Crítica de Dragon Ball Super 130

Cuando todo el pescado parecía vendido, llegó Dragon Ball Super 130 y nos pegó una hostia en la cara. Con una de las mejores animaciones del anime, este episodio sorprende por algo más.

Por fin hemos visto la gran pelea. Ese momento que muchos esperábamos y queríamos ver. A Goku metiéndole de hostias a Jiren. Dragon Ball Super 130 ha cumplido con todo lo que se le pedía. Es más. Ha conseguido sorprendernos con un final completamente inesperado… pero no exento de polémica.

Aún así, bajo mi punto de vista, un episodio mucho más interesante que el de las semanas anteriores. Y, desde luego, que deja muy claro que el final de esta etapa de Dragon Ball va a quedar muy pero que muy abierto.

Una grandísima pelea

Empecemos por el principio. Podemos decir casi sin temor a equivocarnos que la animación de este combate apenas tiene rival. Los movimientos, la definición, la velocidad. Realmente ha sido una pelea espectacular y que ha tenido momentos brillantes.

Sin embargo, esto no la convierte en la mejor pelea de Dragon Ball. Ni muchísimo menos. Le ha faltado mostrar algo más allá de furia, de ganas y de espectacularidad. No hemos visto una estrategia interesante, ni un golpe espectacular (salvando el momento chulesco de Goku). En definitiva, ha sido una pelea muy buena pero con muy poco carisma.

dragon ball super 130 goku vs jiren

Esto no es otra cosa que el continuar con lo que está pasándole al anime desde que comenzó. Dejando de lazo la saga de Zamasu (que es la más entretenida de todas), el resto de episodios de Dragon Ball Super ha sido un sin fin de “falta de ideas”.

Esta pelea con Jiren ha sido más de lo mismo. Y la sensación aumenta si la comparamos con la espectacular batalla de Goku contra Kefla. ¿Quién no recuerda ese Kame a bocajarro? Pues ahora preguntaos lo mismo con la de hoy. ¿Con qué momento os quedaríai?

Exacto. No hay ninguno que destaque. Pero, respito, eso no quita que no sea una muy buena pelea. Pero una estrategia, un “algo más” que no sean solo hostias y “por mis santas narices” no habría estado nada, pero nada mal.

La forma perfecta del Ultra Instinto

Hay una cosa que me ha dejado bastante tocado en este episodio. Y ojo, que entramos en terreno de spoilers. Cuando Goku le pasa por encima a Jiren y este se cabrea, hace un power up. Hasta aquí todo normal. Incluso el hecho de que parezca un majin dopado (cosa a la que se le podría haber sacado mucho jugo) lo dejaremos en segundo plano.

A lo que me quiero referir a ese momento en el que Jiren parece que es capaz de alcanzar también el Ultra Instinto. Los pasos son los mismo que los que sigue Goku. Primero se ve obligado a extralimitarse. Luego, le rodea ese área tan característica que hemos visto en Goku, pero en roja. Sin embargo, ninguno de los dioses dice nada de que sea Ultra Instinto cuando lo ve. Solo hablan de una subida de poder.

Pero es que, si lo vemos, al menos en el anime, es bastante evidente que se trata de algo parecido, si no lo mismo. Quizás no es el Ultra Instinto perfecto que tiene ya Goku y por eso acaba derrotado. Eso fue lo que le pasó al saiyan la primera vez que luchó contra el guerrero del universo 11.

Pero por la forma, el aura, la fuerza de Jiren y, en definitiva, lo que se ve, puede ser perfectamente el mismo estado que el de Goku. ¿Quién dice que un guerrero que ha superado a los dioses no puede dominar ese estado al que solo un dios puede llegar? Pues… creo que nadie.

La pregunta es por qué ninguno de los dioses lo ve como lo veo yo.

Las incongruencias del capítulo

Hay dos momentos que me han dejado tocado en este episodio. El momento en el que Jiren se enfada y acomete contra las gradas, y el final, por supuesto.

El primero de los momentos porque, directamente, no me lo esperaba. Es una reacción de Jiren que no habría visto venir por ningún costado y ningún lado. ¿Qué pretendía conseguir intentando cargarse a esa gente? Allí hay ahora mismo seis dioses de la destrucción, además de todos los ángeles y sus propios colegas de universo. ¿En qué pensaba? Me ha parecido una sobrada bastante bestia.

Pero lo que más me ha rayado es que Zenos no hace ni dice nada. Ni él ni el Gran Sacerdote. Ninguno de los dos (tres) se inmunta lo más mínimo cuando es Goku el que tiene que desviar el golpe. Qué queréis que os diga. Para mi era descalificación. Y sinceramente, no creo que pase en el manga.

dragon ball super 130 freezer y a17

El segundo de los momentos ha sido el final. He de reconocer que me esperaba cualquier cosa… menos ver a A17 de nuevo en escena. Si hasta Zenos lo eliminó de su panel. ¿Se han equivocado el Rey del Todo y el Gran Sacerdote? Lo de Freezer estaba más que cantado, pero lo de A17… para nada.

Entiendo que es un androide que no emite energía como el resto de los humanos y seres vivos. Pero aún así, deberían de haberlo notado de alguna forma.

Espero que lo expliquen en algún momento, aunque viendo lo que queda de serie (un episodio) lo dudo mucho.

Conclusiones de Dragon Ball Super 130

Aún con estos pequeños fallos, e de decir que el episodio me ha gustado. Me ha sorprendido, me ha mantenido muy entretenido y me ha mostrado una animación junto con una banda sonora brutales.

No es un episodio más de Dragon Ball Super. Ha sido un gran episodio. Sin embargo, por desgracia, solo pasará a la historia del anime por ser en el que Goku lucha con su Ultra Instinto al completo. No por la pelea en sí.

No hay un momento crack como el combate con Freezer (con el que veo muchas similitudes). Tampoco hay cambios de estrategia ni nuevas técnicas como en la de Célula (ahora peleas tú, ahora yo, ahora saco un saiyan 1.5 con defectos…). Y por supuesto no ha habido nuevas formas que nos den una alegría como las fusiones de Buu. Sí, el Ultra Instinto mola. Pero no todo lo que yo pensaba que molaría.

Así pues, me voy contendo, pero sigo quedándome con la batalla de Kefla. ¿Qué le vamos a hacer?

No Hay Más Artículos