Dragon Ball Super 49 - Crítica

Un poco tarde, pero aquí estamos como siempre para comentar un nuevo capítulo de Dragon Ball Super, el 49, en concreto, que prometía más de lo que nos ha ofrecido al final. Y es que, otra vez, el ritmo del capítulo vuele a ser muy pero que muy lento.

Entiendo que hay muchos anime que siempre hacen esto. Retrasan al máximo los elementos importantes de la trama para poder tener más enganchados a los espectadores. Sin embargo, este ritmo empieza a asemejarse al de One Piece. Es decir, una cosa por capítulo, y punto. Y ojo, que no me parece mal ese ritmo, que One Piece lleva más de 700 capítulos así. Es que Dragon Ball no es una serie de Echiiro Oda.

draogn ball super 49

Y lo digo porque si echamos un vistazo a lo que en su momento fue la saga de Célula, las cosas quedan bastante claras en apenas un par de capítulos. En el primero llega un muchacho de no sé dónde. En el siguiente se descubre de dónde viene y qué quiere, y en el tercero ya están todos avisados y a punto de empezar a entrenar.

Aquí llevamos tres capítulos para ver unas explicaciones de un Trunks adulto que no terminan de llegar. Y eso que hay elementos muy interesantes en bandeja para darle más chicha al asunto.

Por ejemplo, Trunks niño. ¿Es que nadie piensa en los niños? Bulma y Vegeta se olvidan completamente de su hijo pequeño y no le dan una sola explicación. Es que ni median palabra con él, como si no estuviese. A ver, que se está viendo de mayor, un poco de “por favor” con el pequeño. Que a mi me pasa eso y me muero de medio infarto.

En segundo lugar: los viajes en el tiempo. Bills y Whiss son bastante claros al respecto: ni los dioses pueden hacerlos a la ligera, y aún así, dejan las cosas tan tranquilas como de costumbre… a cambio de una salchicha. A ver, alma de cántaro, da una explicación de por qué están prohibidos, quién los regula… algo que dé pie a lo que hemos visto en Dragon Ball Xenoverse y veremos en Dragon Ball Xenoverse 2, que está a huevo.

draogn ball super 49 bulma

En tercer lugar, el propio Black, ahora conocido como Goku Black. Entiendo que su origen esté en el misterio, me parece perfecto, pero que vengas del futuro porque hay un tío que está destruyéndolo todo y que no hay quien lo pare y que solo digas que es “Goku Black” y que ha dejado la tierra casi sin humanos… me parece cuanto menos ridículo en cuanto a información se supone.

Y ya si hablamos de esto… no sé, podrían haber aprovechado y meter de relleno la parte de Majin Boo del futuro. ¿Habría sido o no interesante ver esas batallas? Yo creo que sí. Al igual que la pelea contra Trunks. De nuevo un intocable Goku con un par de movimientos derrota al hijo de Vegeta sin que éste, además, diga nada ni quiera pararse a pelear él. Extraño.

Y para más inri, el final es lo que debería de haber sido la mitad del capítulo: Goku Black viajando en el tiempo gracias a un anillo. ¿Qué tipo de artefacto es ese? ¿Tiene Black los poderes de un dios o un semidios?

En cuanto a esto, que es lo que más chicha da, me da qué pensar el hecho de que solo tenga un pendiente y que, cuando hay un momento en el que Trunks compara a Goku con Black y ambas figuras se superponen, el segundo tenga el aspecto de un Goku más joven, casi como el que vimos con el Super Saiyan God.

draogn ball super 49 majin boo

Veremos a ver qué pasa en el próximo capítulo en el que Goku y Black se enfrentan (sí, ya) de una forma un tanto extraña. A ver a dónde nos llevan estos derroteros caminos con un tío que viaja en el tiempo sin problemas y sin penurias y que la va a liar bien parda. Eso sí, esperemos que mejore el ritmo, por favor.