Dragon Ball Súper 59 - Crítica

Después de una semana sin Dragon Ball Super, este domingo podemos volver a continuar las aventuras de nuestro amigo de pelo cambiante aunque, eso sí, con un ritmo algo más lento que en los anteriores.

Con Zamasu en el punto de mira y con Bills, Wiss y Goku de visita de nuevo en el décimo universo, la cosa se pone, cuanto menos, interesante y tensa, aunque, por desgracia, todo ha vuelto a ser algo simplificado en el desarrollo de la trama del episodio.

Con las verdaderas intenciones de Zamasu al descubierto, ahora quedaba por saber cómo le iba a pescar la “gokupandi”, y, sinceramente, para mi ha sido algo decepcionante. El futuro dios verde conoce al dios destructor y a su asistente bastante bien. Supongo que en su propio universo debe de haber algo parecido. Sin embargo, después de maquinar la conquiste del universo, resulta no se da cuenta de que la visita de Bills esconde algo más.

Sé que es una serie de ficción, pero es un poco inaudito que un personaje que es capaz de urdir un plan con el que se salta universos como quien va a casa del vecino, y destruye a los humanos sin castigo alguno, además de conseguir un poderoso aliado y un cuerpo inmortal, no sea capaz de intuir que le están vigilando y de retrasar sus planes un par de días, semanas o incluso meses. Por dios, que es un dios, que tiene todo el tiempo del mundo para matar a su maestro.dragon-ball-super-59-bills

Sin embargo, no espera y, cómo no, la policía interestelar le pilla y le pone un guante de gatito anti asesinatos (admito que esto sí que me ha gustado bastante).

Lo otro que me ha chirriado del capítulo ha sido la seguridad de Bills a la hora de afirmar que el futuro de Trunks está a salvo y que ha cambiado. Ya hemos visto cómo en Dragon Ball el futuro no es una línea continua (como en The Flash) en el que un cambio repercute en el futuro de forma impredecible. Aquí cada línea temporal tiene su propio camino y ya no hay quien lo cambie.

Pero el dios destructor afirma que cuando los dioses se destruyen entre sí, algo sí que cambia. Y seguramente tenga razón… pero no de la forma que él asegura. ¿Será simplemente una treta para evitar que Goku y Vegeta vuelvan a viajar al futuro? ¿Tendrá algo planeado él en cuanto a Zamasu y Goku Blak o sabrá algo que nosotros no sabemos? O quizás la cosa tira por otros derroteros, como que Zamasu ya tenga su cuerpo inmortal en ese momento o que Gowasu tenga un papel más importante de lo que parece. Son bonitas teorías, pero no me si hay alguna posible, la segunda es la que menos tiene pinta de ser.

Sea como sea, la verdad es que me ha gustado, y mucho, ver de nuevo a un dios destructor implacable y decidido a destruir, que es lo que tiene que hacer. Potente, rápido y letal. A ver si recupera un poco de esa esencia que tanto nos gustó al principio de la serie.dragon-ball-super-59-trunsk-vs-trunsk

Ahora solamente queda ver qué pasa en el futuro porque, evidentemente, esto no ha acabado aquí. Nos han dejado varios guiños en el capítulo para ello (y en el avance, por supuesto). El primero , la pequeña pelea entre Trunks y Trunks que, ya puestos, podría habernos dejado cotillearla un poco. Tampoco pasaba nada por ver a los dos chicos dándose de leches, vaya. Al menos, nos vuelve a dejar claro que la intención del futuro salvador de la Tierra es pelear y vencer. Veremos a ver cómo lo hace.

El segundo es en la casa de verano de Zamasu y Black en el futuro (muy bonita, por cierto, y sin nubes en el cielo, no saben nada…), donde los dos tienen una conversación en la que se desvela que Black también pidió un deseo a las Super Dragon Balls y, aunque no queda claro qué fue exactamente, parece que tiene algo que ver con el Super Saiyan Rose.

Con todo esto, más el avance, en el que vemos que de nuevo hay un viaje en el tiempo (lo dicho, como Pedro por su casa), parece que el capítulo 60 de Dragon Ball Super va a encarar una recta final de saga desvelando otro de los secretos que nos queda por saber: quién es verdaderamente Goku Black.

Si esto es así, hay algo que me falla en toda esta saga ya que me da la sensación de que hay cabos sueltos, aunque no se han dejado ver por ningún lado.

Me extraá mucho la ausencia los demás dioses destructores y kaioshin de los universos 7 y 10 en el futuro. Si Bills se ha metido por medio en la línea temporal del presente porque Zamasu mata a Gowasu y se lía a imponer su justicia y a hacer el papel de dios destructor, ¿por qué en el futuro no aparece? ¿Por qué no intenta detener a Zamasu cuando la está liando tan parda en el futuro? ¿Y Xeno? A sabiendas de que se está alterando el orden de los universos ¿tampoco interviene? dragon-ball-super-59-zamasu

Es muy extraño todo esto y me da miedo pensar que hayan “olvidado” dedicarle tiempo a eso más que a que “estén esperando para desvelarlo”. Y por todo esto es por lo que pienso que, si realmente la saga de Goku Black está llegando a su recta final, con los enfrentamientos definitivos, me da a mi que hay algo que va a fallar y faltar.

Pero vamos, de que va a haber fusiones, de esto estoy segurísimo. Hasta la semana que viene.