E3 Previa – Opinión Culpable

Anastasio Gijón

La verdad es que este 2014 me está haciendo cabrear bastante con la industria, un rodillo que se aprovecha de nuestro amor por el videojuego para decirnos una cosa y luego hacer lo que les da la gana. Hace un par de «etreses» me prometieron que alucinaría como nunca con un título que aunaría los mejores gráficos jamás vistos y un sistema de juego basado en el hackeo que nos permitiría ser los amos de la ciudad.

El año pasado me prometieron un par de consolas de nueva generación todopoderosas, innovadoras y llenas de juegos acojonantes, y un periférico, Kinect, que renacía para cumplir de una vez  por todas las promesas que su predecesor no pudo, o no quiso satisfacer. Hoy, a diez días del E3 2014, tengo Watch Dogs, un vago espejismo de aquel vídeo de presentación, tengo dos consolas que se alimentan de ports e indies, y tengo un periférico al que han matado antes de poder decir aquí estoy.

¿De verdad quieres que te diga qué espero de esta feria? Pues bien, espero que no me tomen por tonto una vez más. Soy culpable, no gilipollas…

Como muchos de mis compañeros casi que sé más bien lo que quiero que lo que no quiero de este E3 porque solo quiero una cosa: que me enseñen porqué hay una nueva generación hoy por hoy ya que para mi, actualmente, la única consola que me planteo realmente comprar es Wii U.

Así pues no quiero más añadidos a las consolas, no quiero más refritos, no quiero más HD, no quiero más excusas: quiero juegos, juegos y más juegos. Quiero ver por fin mi Kingdom Hearts III, quiero saber más de Final Fantasy XV, quiero llorar con las imágenes del nuevo Zelda, un Final Fantasy Tactics para mi 3DS , un plataformas que me vuelva a retar o que me den por fin una fecha para X.

Soy fácil de contentar, pero es que ellos lo ponen muy difícil.

dark sorcerer