Ya sea en la Tierra o en Marte, un buen secreto dentro de un juego entra siempre bien. Y como muestra, os hablamos de este curioso easter egg de Destiny 2.

Si hay algo que siempre contienen los títulos de Bungie,es secretos a mansalva. Bueno, secretos y duraciones de campañas discutibles para el género que es Destiny. Pero lo último que ha sido descubierto en la secuela de la aclamada IP de los creadores de Halo es bastante simple. Aunque lo simple no tiene por qué ser sinónimo de malo (lo contrario que mis análisis). Pero primero ved en movimiento este easter egg de Destiny 2 y luego os explicamos como va la cosa.

Si alguno no ha comprendido al señor Philly Lurk se hace un resumen de la jugada ahora mismito. Para desbloquear este pequeño secreto tendremos que estar en la Granja. Una vez allí, toca marcarse un poco de hardcore parkour sobre los tejados de los edificios y cables de alta tensión (muy seguro todo). Tras llegar a lo alto de la noria, tendremos que correr cual roedor en ella hasta que el personaje empiece a brillar con un tono azul. A continuación, seguimos correteando un poco más por los terrenos altos no aptos para Padawans que se han pasado al Lado Oscuro. Tras esto, tenemos que correr hacia el fuego del campamento y activarlo. Esto activará una serie de balizas luminosas que tendremos que alcanzar. Tras completar el recorrido, podremos pegar brincos por la Granja como si fueramos cabras galácticas.

Un easter egg como ya se ha dicho simple, pero cuco al fin y al cabo. Y no, hasta donde hay constancia funciona únicamente dentro de la Granja. Pero bueno, así disfrutamos de algo antes de empezar las clases de nuevo. Y hablando de clases, echad un vistazo a la guía que tenemos sobre las de Destiny 2.