juego porro

El juego porro: concepto, tipos y su necesidad en la actualidad

Seguro que todos tenemos ese juego al que siempre volvemos para perder el tiempo sin un objetivo. Es lo que se denomina el juego porro.

Sí, es un concepto un tanto extravagante pero creo que es interesante intentar darle forma en un texto. El juego porro es lo que denominamos a esos títulos que no nos aportan nada especial realmente, pero que nos comen horas como ningún otro. Cada persona tiene su género o juego al que suele volver de forma reiterada. No hay  una explicación lógica pero nos hace sentir bien sin importar que el marcador supere las 1000 horas perdidas.

Counter Strike 1.6 fue el «juego porro» para muchos de nosotros. Cuántas tardes perdidas en el cibercafé.

¿Por qué se le llama juego porro y no algo más normal?

La verdad, no es que tenga mucha chicha el origen del término. Sin más, el ideólogo del mismo es Víctor Martínez (@chiconuclear), uno de los redactores más peculiares de Anait. Lo suele acuñar con frecuencia en los podcasts de Reload, de la misma web. Tiende a referirse a aquellos juegos que no son la obra maestra del momento pero que te pueden hacer pasar una buena tarde sin muchas pretensiones.

El término fue deformándose conforme se fue haciendo más famoso. Ahora, su definición alude más al juego que te esté robando más horas en esta época de tu vida y que no sea la panacea. Puede ser un multijugador catalogado más como servicio que como juego (League of Legends), la clásica obra «nanag» o arte malo, que es considerada mediocre para la mayoría pero que a ti te tiene enganchado 24 horas 7 días a la semana o, sencillamente, ese juego que te compras por 4 duros para entretenerte un fin de semana sin esperarte nada espectacular y que acabará en la estantería cogiendo polvo el resto de sus días.

El jugador dedicado suele dedicarle tiempo a varios juegos a la vez. Por ende, es normal tener de prioridad el juego chip (término de cosecha propia, referido a títulos que te generan un impacto previo importante y los juegas con muchísimo hype) y luego dejar otro para tiempos muertos o cuando te asalta la desgana. Ahí es donde cobra importancia la figura del juego porro. Por poneros mi caso de ejemplo, mi juego chip del momento es Cloudpunk mientras que mi juego porro es Age Of Empires: Definitive Edition. Este último es casi como un ritual dedicarle media hora todos los días después de comer para asentar el mediodía como dios manda.

Muchas veces somos cabezotas y perdemos los nervios por jugar siempre al mismo juego aunque estemos bloqueados. El juego porro viene bien para desconectar, descansar y bajar la toxicidad.

El juego porro se sustenta en las sensaciones, la rutina o la necesidad de ocupar el tiempo para despejar la cabeza

Ante todo hay que dejar claro una cosa. No está mal invertir el tiempo así ni por ello alguien va ser menos «gamer» o peor persona por ello. Sí, se que es una gilipollez recalcar algo así pero ya sabemos como funciona el elitismo en esta comunidad y es mejor no dar todo por sentado. Dicho esto, la interpretación del juego porro puede variar muchísimo según la persona.

Aunque haya determinados perfiles de videojuego que se adecuen más a ser un juego porro, eso no quita que el AAA adorado por todos pueda adquirir la condición. Es más, para mí un juego porro fue The Last Of Us. Me entretuvo un par de tardes, me dejó un buen sabor de boca pero lo usé para ocupar mi tiempo muerto cuando no tenía juegos que realmente me interesaban jugar en ese momento. En cambio, un juego chip para mí fue Warriors Orochi 4, el cual me tuvo enganchado un montón de tiempo y me hacía chiribitas los ojos. Sí, lo usual suele ser al revés. Una persona normal se compra un musou para echarse las jajas una hora y tirar el juego a la cesta de seminuevos de Game al día siguiente.

También podemos equipararlo a la relación social que existe entre The Last of Us: Parte II y Ghost of Tsushima. El primero suele considerarse como una obra maestra, de arte e incluso un juego cisma para el medio, mientras que el segundo se devora como si fuese una bolsa de doritos dada su construcción de mundo abierto tan arcaica y nada inspirada. El mismo Chiconuclear catalogaba de juego porro a Ghost of Tsushima, diciendo que lo mejor con él es apagar el cerebro y darle para embelesarse con los paisajes y poco más.

juego porro
Otra de mis experiencias consiste en el descubrimiento de Bullet Witch. Lo tenía ahí apartado y, hasta que un día mi cerebro decidió catalogarlo como el juego porro del momento, no me di cuenta de la joya que tenía conmigo.

El buen hacer del juego porro: descubrir nuevas joyas

Ante todo hay que entender que el juego porro es una actitud ante los videojuegos. Yo la considero como positiva, puesto que así valoramos un juego que nos produce poco interés como una opción plausible para ocupar nuestro tiempo muerto. De otra forma, directamente ni le guiñaríamos el ojo a muchos títulos que no nos pareciesen interesantes en primera instancia.

Un buen mecanismo para esto son los servicios de suscripción que nos dan juegos a toneladas. Sí, hablo pensando en cosas como Xbox Game Pass de Microsoft pero sin olvidar a los juegos que recibimos por la suscripción de PS Plus, Twitch Prime o la salvajada de títulos que regalan cada cierto tiempo en Epic Game Store. Ahí tenemos grandes bases de juegos donde echar el guante para encontrar nuestro juego porro particular en caso de que estemos aburridos y no tengamos otra cosa a mano.

Además de que es una gran forma de descubrir nuevos juegos o géneros. Y también de refutar el axioma de que para formarte una opinión, tienes que jugar a las cosas como es debido. Los prejuicios están demasiado a la orden del día por culpa de tanto youtuber que se cree que su palabra es la de Dios y que hay que seguir a pies juntillas todo lo que dicen, opinan y juegan. Así que ya sabéis, si no sabéis qué hacer una tarde, echar un vistazo a la estantería o a vuestra biblioteca digital. Posiblemente os topéis con algo que os pique la curiosidad y descubráis así, un juego podréis atesorar en vuestra memoria.