GuiltyArtículo - El verano empieza cuando Gabe lo dice

Para un jugador de PC habitual o meramente casual, hay un término que no se le escapa bajo ninguna circunstancia. Una palabra que hasta muchos consoleros acérrimos, escuchan con asombro, estupor y algo de envidia. Steam se ha convertido con el paso de los años en algo más que una plataforma de juegos digital, se ha transformado en casi el propio juego en PC, para bien o para mal.

Esta semana han empezado las rebajas veraniegas en la plataforma de Valve, un evento que año tras año, regresa con más fuerza, y que arrastra al usuario de compatibles como una ola. Y no solo al propio usuario, si no a toda la industria.

Las ofertas se acumulan en cada uno de los diferentes servicios, como pueden ser Amazon o Origin, pero aunque en ocasiones son mejores económicamente, todo el mundo espera con ansia el pistoletazo de salida de las rebajas en Steam. Y si no es solo por el precio, ¿por qué triunfa esta campaña sobre todas las demás?

Para mi es porque en Valve saben como vender. Es como un plato de comida, el sabor puede que sea peor que el de la competencia, pero la manera de presentarlo lo hace simplemente impecable e insuperable. No es una mera sucesión de cifras con porcentajes de descuento y el precio con el antes y el después, es el cómo lo hacen. Todos los años, inventan nuevas formas de que los usuarios disfruten del evento como si fuese algo más que una sección de oportunidades de unos grandes almacenes.

En esta ocasión, han sido dos las grandes novedades. Por un lado tenemos las rebajas flash, que se renuevan cada 8 horas, pero la más interesante, al menos para el que escribe, es la elección de la comunidad. Tienes una votación entre tres juegos y el ganador de la misma será el juego rebajado durante las siguientes horas.

Aunque a mi lo que siempre más me ha gustado, por encima de las diferentes maneras de interactuar, es esa pequeña ansiedad que tienes cada día de las rebajas para que lleguen ya las siete de la tarde y que se renueven los juegos principales de la oferta del día. Siempre llegaba a casa con ganas de encender el PC y saber cuales eran. A veces te gustaban, a veces no, pero siempre estabas emocionado con la llegada de ese momento.

Pero el bueno de Gabe y sus secuaces se las saben todas, y por si acaso no pudieses acceder a un ordenador para consultar tu cuenta y el catalogo en venta, se les ocurrió la genial idea de crear unas aplicaciones móviles, para que no tengas la más mínima escusa para no participar de las rebajas.

Quizás lo que nunca ha terminado de gustarme es la manera en la que están confeccionados los packs de juegos, especialmente los de las diferentes desarrolladoras. Siempre he creído que son una buena manera de empezar en esta plataforma ya que tienes una gran cantidad de títulos a un precio bastante reducido, pero el que no puedas regalar en muchos casos los juegos que ya tienes o el que no puedas quitarlos del pack para que te resulte un poco más económico, es para mi, un lastre que en Valve deberían modificar ya.

Tanto con sus diferentes ventajas, su indudable impacto en la comunidad o sus defectos, que también están ahí, no hay que negar que Steam se ha convertido en algo más importante que una mera sucesión de rebajas, es el estandarte del mundo del PC. Creo que Gabe Newell y sus subordinados han sabido como enfocar el mundo de los juegos descargables, han conseguido que el público vea con naturalidad el evidente tránsito que se está produciendo entre el formato físico y el formato digital. Han conseguido que el jugador disfrute de las compras como si fuesen un gran acontecimiento, que el público vea en Steam el modelo a seguir, algo que poco a poco la industria está viendo también. Origin es el mejor ejemplo, pero han llegado tarde.

Steam ha logrado que el jugador de consola vea como debe ser una plataforma online y no lo que es la PlayStation Store o el Bazar de Xbox Live! Han marcado las pautas de lo que debe ser el futuro del formato digital y lo hacen con algo más que ofertas , lo hacen con gestos, con fuegos artificiales, con trucos de ilusionista si queréis, pero seamos francos, nos encanta cuando llegan en verano o en invierno. Yo desde luego voy a disfrutar de estos días, eso si, con la cabeza en el suelo y la cartera en el bolsillo.