Elite: Dangerous - Análisis Xbox One
ISR4ebdGlOk

Cuando pedimos que un juego sea largo y nos prometen multitudes de horas a las que jugar y jugar, seguramente nadie cumple mejor que Elite: Dangerous. De la mano de Frontier Developments y tras pasar por PC e iOS, finalmente este gran simulador espacial MMO llega a nuestras Xbox One.

A veces uno se para a reflexionar sobre la vida y se da cuenta sobre la inmensidad del universo y lo insignificantes que somos (eso si no nos damos con los morros contra una farola), pues Elite: Dangerous consigue hacernos sentir esa misma sensación, ya que la galaxia que tenemos para explorar en este juego contiene más de 400.000.000.000 de sistemas solares… Y no, no me he quedado dormido encima de la tecla del cero.

Elite: Dangerous - Análisis Xbox One

Filosofía barata a parte, el juego que tenemos entre manos nos mete de lleno en el año 3301, en un universo en el cual nuestro objetivo es ser el puto amo el mejor piloto de la galaxia en nuestras especializaciones, que pueden ser cosas como: Explorador (que incluso puedes poner nombre a planetas que descubras), minero en las zonas de asteroides, atacar cargueros cual pirata, un cazarrecompensas que va a por los anteriores, comerciante o ser el ‘mandao’ de alguna de las tres facciones que existen en el juego.

Ahora es cuando saco la vara de zurrar para Elite: Dangerous, ya sé que apenas he tardado tres párrafos en sacarla pero allí voy: El aprendizaje es durísimo. Cuando uno empieza a jugar desde cero a un juego de este calibre espera que todo al principio sea sencillo y que poco a poco nos metan todos los conceptos hasta que ya podemos salir volando del nido (o de la base espacial) tranquilamente… Pues no, existen unos pocos tutoriales en los que te explican unos cuantos conceptos básicos, sobretodo centrados en el combate, y venga, te sueltan en mitad de la nada en ese vasto universo.

Realmente el juego a parte de los tutoriales que hay, en ciertas ocasiones te redireccionan a vídeos de Youtube donde se amplia la información que necesitas saber, pero ay culpable, están todos en inglés, como todo en este juego. Eso no ayuda a crear facilidades para que un usuario novato en este tipo de juegos aprenda como funciona Elite: Dangerous, ya que encima todo está lleno de palabras muy técnicas que hará que saquemos humillo de la cocorota (y de los ojos, porque a veces tela con el minúsculo tamaño de la fuente). En resumen, que se tardan muchísimas horas en entender como va el juego y que es mejor buscar ayuda externa para aprender a jugar mínimamente.

Elite: Dangerous - Análisis Xbox One

Hay que reconocer que lo de simulador lo lleva muy bien, que tiene sistemas muy originales y realistas pero que por otra parte se pueden convertir en pesados y repetitivo. Voy a poner un ejemplo de todo lo que hay que hacer para viajar de una estación espacial a otra, que es en gran medida de lo que se basa el juego:

Despegas poco a poco, sales por la puerta de la estación sin chocarte contra nada, recoges el tren de aterrizaje, aceleras, te alejas de la zona de la estación, abres el mapa de la galaxia, seleccionas un sistema estelar (y la estación de destino), viajas automáticamente hasta la estrella de ese sistema, después viajas manualmente a velocidad de crucero hasta llegar a la zona de la estación calculando bien la velocidad que llevas para no pasarte de largo, frenar cuando toque, acercarte a velocidad normal hasta la estación, pedir que te dejen estacionar, buscar la entrada de la estación (ojo que eso se puede atragantar), buscar el número de plaza en el que te dicen que debes aparcar, desplegar el tren de aterrizaje y finalmente estacionar, que eso también puede conllevar un buen rato como cuando tenías la famosa ‘L’ verde en la luna trasera del coche… No digo que eso no mole, pero cuando te toca hacer eso una y otra vez, uno puede salir un poco quemado.

Elite: Dangerous - Análisis Xbox One

Sin embargo eso queda compensado por todo lo que Elite: Dangerous te permite hacer, con unos combates bastante buenos una vez dominado el sistema de juego, casi infinitos lugares que descubrir y una cantidad ingente de misiones que no te las acabas ni ‘patrás’. Todo eso equivale a una eternidad de horas apalancado en el sofá surcando el espacio disfrutando de cada uno de los rinconcitos que nos traen los chicos de Frontier Developments.

Hasta aquí parece que aún no vemos clara la necesidad de que este juego sea Online, pero como ventajas podemos ver cosas tan curiosas como que los productos que se venden en los mercados cambien de precio en función de lo que compren y vendan otros jugadores, también hay 3 facciones que crecerán en función de los culpables que les ayuden o hagan sus recados y lógicamente, también tendremos la oportunidad de combatir con y contra otros jugadores.

Para los usuarios que lo hayan jugado en ya en PC y quieran volver a jugar en Xbox One, que sepan que a parte de un gran reajuste de los controles para adaptarlo más que decentemente a los controles del mando de la consola de Microsoft, también hay una serie de nuevos modos llamados Close Quarter Combat que nada tiene que ver con la saga Metal Gear: Se trata de tres modos de juego de hasta 8 personas a la vez, el clásico Deathmatch, el Team Deathmatch y el Capture de flag, que no requieren mucha explicación.

Sin embargo los tres modos CQC son independientes de tu partida normal de Elite Dangerous, ningún modo se ve afectado por el otro.

Elite: Dangerous - Análisis Xbox One

Por si fuera poco, esta experiencia nos llega en 1080p, para que podamos disfrutar de cada estrella, cada planeta y cada detalle con una calidad gráfica deliciosa, como por ejemplo los sistemas de luces que vemos en función de donde esté ubicada la estrella del sistema. Además no todo lo que vemos es a través del cristal de nuestra nave,  ya que mientras pulsamos controles varios de la nave nuestro piloto moverá palanquitas y tocará botoncillos para dar el pego, y oye, y tanto que lo da.

El sonido de la nave también responde correctamente a lo que sucede, coches, disparos y cambios de velocidad harán que nuestra experiencia como simulador sea aún mas inmersiva.

 

Elite: Dangerous - Análisis Xbox One
Elite: Dangerous es un juego muy exigente que pide muchas horas de práctica, no apto para personas con poca paciencia y/o con un nivel de ingles bajo. Sin embargo, una vez pasada esa prueba de fuego el juego sabe agradecerte con creces toda la paciencia invertida y te abre las puertas de una galaxia con un sinfin de posibilidades y lugares que explorar libremente.
Una galaxia entera inacabableDifícil aprendizajeTodo en inglés
El Elite original, para los más clásicosCuando salga, Star CitizenSin olvidar a No Man's Sky, cuando salga también
7.8Galáctico
Jugabilidad6.5
Gráficos8
Sonido7.6
Modos de juego9.1
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0