Con Detroit ya en el horizonte han empezado a surgir acusaciones sobre el entorno de trabajo de Quantic Dream, el cual aseguran que es una pesadilla por culpa de los altos cargos de dentro.

Cuando uno piensa en los estudios de videojuegos suele imaginárselos como una factoría de sueños, cual fábrica de chocolate de Willy Wonka. Sin embargo, la realidad es bastante distinta en lo general. No solamente encontramos lugares donde se suele trabajar deprisa y con mucha carga de trabajo, sino incluso jefes que más que Wonka parecen ser el Diablo en persona. Por desgracia, parece que el entorno de trabajo de Quantic Dream reúne todas estas malas prácticas.

El periódico francés Le Monde ha publicado este fin de semana un artículo sobre el estudio. En él, recogen más de 600 fotografías con comentarios racistas, racistas y homófobos, publicadas originalmente por las páginas Canard PC y Mediapart. Así, aseguran que dichas imágenes eran enviadas entre los empleados de la empresa. Al parecer, uno de los empleados descubrió que una foto suya figuraba entre ellas. Debido a esta situación, empezaron a surgir varias quejas sobre el trato a los trabajadores del estudio.

A parte de estas acusaciones, también figuran quejas específicas sobre el comportamiento del director del estudio, David Cage. Así, varios exempleados aseguran que el director era difícil de tratar debido a su prepotencia y a su aire de superioridad. Por si fuera esto poco, también hay quejas sobre Guillaume Fundamière, el productor ejecutivo. En su caso, los testimonios citan que intenta ligar con las empleadas de Quantic Dream, incluso obligándolas a besarle.

Ante esta situación, el estudio ha lanzado un comunicado oficial desmintiendo todo lo dicho por Le Monde. Además, tanto Cage como Fundamière han asegurado que todas las acusaciones son falsas. De hecho, el primero se apoya en su trabajo con Ellen Page o con Jesse Williams para tachar todo lo dicho de falacias.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of