Evolve - Análisis Xbox One

Ya tenemos al fin el nuevo trabajo de Turtle Rock en las tiendas después que llevara tiempo mostrándose en diferentes eventos y tras dos pruebas de rendimiento en consolas y ordenadores. Evolve trae a nuestra pantalla una mezcla de estilos de shooter curiosa. Su desarrollo mezcla juego en primera persona con otro en tercera, dependiendo de qué rol queramos utilizar, lo que hace que sea una obra digna de mención solo por eso.

Evolve, eso sí, es un juego orientado casi al cien por cien al entorno multijugador. Bien es cierto que se puede jugar solo en las diferentes opciones que encontraremos en su menú, pero su experiencia es tan limitada que apenas se querrá jugar sin nadie alrededor.

En Evolve hay dos maneras de jugar bien diferenciadas. La estructura básica del juego es un cuatro contra uno en el que se prescinde en un principio de la inteligencia artificial, por lo que cuatro jugadores humanos se enfrentarán a uno, que hará las veces de monstruo a cazar. Un sistema novedoso que puede que muy pronto se convierta casi en un estándar a seguir por otras obras. Los cazadores tendrán que unir sus fuerzas y trabajar en equipo para lograr vencer al monstruo, que tendrá mucha más fuerza que ellos y que como encuentre a un grupo fraccionado tendrá todas las de ganar.

Por ello, el juego en solitario se hace muy anodino, ya que la principal gracia del asunto es colaborar en línea con los colegas y los cazadores controlados por la CPU son bastante más limitados. La única opción divertida en el modo un jugador es elegir el monstruo y acabar con los cazadores.

Pero en cuanto nos reunimos con varios amigos la cosa cambia para bien. El carácter multijugador del juego florece por sus cuatro costados (nunca mejor dicho) y si se logra ser un equipo, el meterse en los complicados escenarios de Evolve merece mucho la pena. En el grupo de cazadores encontraremos cuatro clases muy diferentes: Asalto, Trampero, Médico y Apoyo.

Todas ellas tienen varios personajes (tres) para seleccionar, aunque de primeras estarán bloqueados. Jugando con los cuatro “héroes” nos encontramos con un shooter en primera persona en el que habrá que formar un equipo sólido para acabar con el monstruo. Repetimos mucho lo de formar equipo ya que será esencial para derrotar al enemigo, sobre todo si este controla bien la situación.

Cada personaje en cada clase será único y contará con sus diferentes armas y objetos para usar contra el monstruo, pero no habrá una selección de armas completa como si fuera otro tipo de shooter. Cada uno tiene sus habilidades y no son intercambiables, por lo que toca jugar con cada uno y averiguar con cuál nos manejamos mejor.

La clase Asalto es en Evolve la fuerza bruta, el personaje que más daño hace al enemigo. El Trampero, por otro lado, tiene un enorme papel en cada partida, pues se encarga de encerrar al monstruo y ponerle trampas, para así lograr que los compañeros puedan cercarle. Sobre el médico no creo que haga demasiada falta una descripción completa: cura a los heridos y además crea en el monstruo puntos débiles que los compañeros podrán atacar. La clase Apoyo da ayuda a todos sus compañeros duplicando de cierta manera las características de estos.

Si, en cambio, nuestra meta es ser la bestia del juego, Evolve cambia toda su concepción. El juego pasa a tener un vista en tercera persona y recibimos la misión de salir con vida de la partida y cargarnos a los cazadores. Para ello, lo primero que hay que hacer es evolucionar y conseguir así más fuerza.

Se consigue evolucionar alimentándose se la fauna local que se encuentra por el camino. Son en total (de inicio) tres los monstruos disponibles: Goliath, Wraith y Kraken. Cada uno de ellos, lógicamente, tienen diferentes habilidades y una manera de atacar y movimientos distintos. Unos embisten desde el suelo, con una fuerza increíble, y otros atacan desde el aire.

Asimismo, el sigilo también es uno de los sistemas que tendrá el monstruo para atacar y moverse por el mapeado. Andando en sigilo se puede abalanzar directamente hacia una presa que le proporcione alimento o moverse sin llamar la atención de las aves locales, que, de no ser así, avisarán con escándalo a los cazadores.

evolve kraken

Evolve cuenta en total con cuatro modos de juego: Caza, Nido, Rescate y Defensa. En el primero de ellos los cazadores tienen que ir a por el monstruo antes de que este destruya los relés de energía, con lo que se acabaría la partida a favor de la bestia. Se trata sin duda del modo estrella del juego y el que seguro que acabará siendo el más popular.

En Nido el monstruo tendrá que defender seis huevos que se reparten por el mapeado, mientras que los cazadores tienen la misión de destruirlos. En el tercer modo, los cazadores tienen que salvar de una muerte segura a los colonos que van bajando en tandas, mientras que el monstruo es la amenaza de estos. En Defensa, el jugador que controle al monstruo tendrá que arrasar varias estaciones de energía, apareciendo en el lugar con la máxima evolución que pueda alcanzar.

A nivel técnico, el trabajo de Turtle Rock se puede calificar como impecable, aunque lejos del sobresaliente. Es impecable porque el juego funciona como la seda en cuanto a nivel gráfico. No parece tener bugs que arruinen la experiencia (parece mentira tener que decir esto, pero viendo los últimos casos nos vemos casi obligados a ello) y todo funciona casi como un reloj; salvo cuando llegamos a jugar online, donde Evolve adolece de un mal común también últimamente: los excesivos tiempos de carga y búsqueda de rivales.

Las betas han servido para pulir los detalles técnicos más notorios (como los gráficos), pero parece que no han valido para engrasar bien la maquinaria de entrada al juego. Algo que se torna como un grave defecto cuando la piedra angular del título es precisamente el multijugador, y una entrada lenta hará que pronto pulsemos el botón de salir. Esto al menos puede tener solución en próximos parches.

Evolve Interior 1

Lo que tiene menos arreglo, a nuestro parecer, es el sistema de juego, en el cual poco se puede hacer ya. Evolve es altamente divertido cuando entramos con nuestros amigos a jugar y nos organizamos en condiciones, pero se hace imposible en el momento que ingresamos a una partida aleatoria y nuestros compañeros se dedican a hacer el idiota por su cuenta en plan Call of Duty. Así no funciona. Y así lo único que se consigue es que el juego acabe demasiado pronto en el olvido.

Evolve - Análisis Xbox One
Evolve tiene potencia y es una idea fresca en esta industria tan cargada de shooters, pero tiene el problema de ser repetitivo (la ‘campaña’ apenas dura varios cientos de minutos) y, como decimos, está hecho más para la reunión de colegas, que para jugar diariamente con jugadores random. En la lejanía recuerda algo, ojo con esto no os lo toméis tampoco a pie de la letra, a un Rock Band o Just Dance. Son buenos juegos, pero ambientados a ciertos grupos. Just Dance es un juego que brilla en la época navideña y luego no se vuelve a saber de él, puesto que es el rey indiscutible de las fiestas con consolas. Sin embargo, Evolve tiene todavía un camino muy largo para convencer que su propuesta es estable y que no se quedará en un juego “musical” más, que solo es usado en determinados momentos.
Salir de caza con colegas es más que fabuloso, como dirían los muñecos de LEGO.Conocer muy, muy bien los escenarios.¡Monstruo el último!
Es prácticamente único en sus características, pero en juegos de acción tienes otros shooters como Destiny o Far Cry 4. En este último el modo cooperativo es altamente recomendable.¿Rock Band? Que no, que no. Que es broma.Por supuerto, Left 4 Dead, cualquiera de los dos.
7.5Siempre Multi
Gráficos8
Sonido7
Jugabilidad8
Multijugador7.7
Puntuación de los lectores 4 Votos
3.1