El exdirector de Diablo III se va de Blizzard para dedicarse a la escritura

Nunca es agradable escribir sobre personas que dejan sus puestos de trabajo, y más si se trata de gente ligada a Blizzard. Hablamos concretamente de Jay Wilson, nombre que seguramente no os diga mucho o nada, pero si os decimos que se trataba del director de Diablo III pues gana bastante peso su figura.

Tras 10 años trabajando con los creadores de títulos como Overwatch o Starcraft, tal y como podemos leer en Polygon, Wilson explica que el motivo de su partida es retomar el camino que seguía antes de meterse en el mundo de los videojuegos, es decir, la escritura, sendero del cual admite que siempre ha querido volver a recorrer.

No obstante, su trabajo en Diablo III protagonizó un episodio bastante amargo en 2012, y es que durante una etapa de quejas de los jugadores sobre el título, Wilson acabó estallando y respondió a uno de los diseñadores del juego, David Brevik, llamándole perdedor. Posteriormente, Wilson se disculpó tanto con Brevik como con el resto de jugadores de los foros de Battle.net.

jay wilson exdirector diablo blizzard escritura

A pesar de dejar actualmente Blizzard, Wilson abandonó su trabajo en Diablo III ya en 2013, dejando tras de sí un comunicado de despedida:

Estoy orgulloso de Diablo III y a pesar de nuestras diferencias, a veces echo de menos a la comunidad que se ha formado alrededor de él. Siento que he tenido muchos errores en la gestión de esa relación, pero mi intención fue siempre proporcionar una gran experiencia de juego y ser tan abierto y receptivo como fuera posible, mientras que siguiera siendo fiel a la visión que tiene el equipo de Diablo para el juego.

Además de los 7 años que dedicó en dirigir Diablo III, Wilson también aportó su grano de arena en otro proyecto de Blizzard, como fue World of Warcraft: Warlords of Draenor. A parte, su anterior empleo fue en Relic Entertainment como diseñador en Warhammer 40.000: Dawn of War y Company of Heroes, por lo que no deja atrás un currículum precisamente desapercibido.