Las mejores formas para farmear dinero y experiencia en Sekiro: Shadows Die Twice

Por si os veis desbordados con algún jefe y queréis mejorar a Lobo, os dejamos unas zonas para farmear dinero y experiencia en Sekiro: Shadows Die Twice.

Lo último de From Software puede tornarse en una experiencia muy dura si no sabemos pertrechar bien al pobre Lobo. Por suerte, en GuiltyBit hemos sufrido por vosotros y os traemos las mejores zonas que consideramos para farmear dinero y experiencia en Sekiro: Shadows Die Twice.

Para empezar, os dejamos un vídeo que ha grabado nuestro bello JoseAndCardona con alguna de estas zonas. Os mostrará el método más rápido para matar a los enemigos y el proceso que tenéis que repetir para haceros con buenas sumas de dinero y experiencia.

Aparte de las tres que os muestra en el vídeo, os dejamos con dos mas.

Afueras de Ashina – Inicio del juego

Si acabáis de empezar el juego y ya os veis desbordados, apretad fuerte y seguid hasta derrotar a Gyobu Oniwa, el primer jefe en condiciones que os introduce el programa. Una vez hecho esto podréis emplear el siguiente truco para haceros con grandes sumas de dinero y puntos de aprendizaje.

Viajad al ídolo de la puerta del castillo, en las afueras de Ashina y entrad por la puerta. Una vez ahí, utilizad el gancho para subiros al tejado del siguiente portón, detrás del artillero. Ya en el tejado, girad a la derecha y saltad a la cima de la muralla, estaréis en una explanada bastante amplia.

Aquí poneos en cuclillas todo el rato y avanzad hasta el árbol del centro, siempre yendo hacia el lado de la montaña. Os encontraréis con una de las ratas que tanto odia el Tengu. Dadle una muerte silenciosa con la puñalada shinobi.

Fijaos delante, veréis dos ratas más excavando en las raíces de un árbol. Acercaos sigilosamente por detrás de uno de ellos y matadlo. Acto y seguido, el otro entrará en alerta y os atacará. Vigilad si os echa veneno o si os sale el aviso del Kanji rojo, porque os ejecutará un agarre que os podrá matar de un golpe. La mejor forma de matarlo directamente es con el hacha cargada, valeos de ella para romperle el sombrero que utiliza como protección y ya podréis ejecutarle el punto crítico sin problemas.

Una vez estén las tres ratas derrotadas, mantened pulsado el cuadrado/X para lotear sus cadáveres y saltad al tejado de la muralla que tendréis a la izquierda. Dejaos caer por el otro lado y descansad en el ídolo. Podéis repetir este proceso tantas veces como queráis.

Recompensa: 135 sen + 240 puntos de experiencia.

Objetos: Grageas (común), Medicina tópica (común), dulce de Gachiin (raro), hierro (muy raro).

Aldea Mibu – Farmea hasta que te canses

Aquí podemos emplear dos procedimientos, uno de los cuales está en el vídeo.

El primero consiste en teletransportarnos al ídolo de la Aldea Mibu y después bajad hasta el río. Seguid su cauce hacia al sur, observaréis a un ninja púrpura quieto. La clave consiste en ir agachados a por su espalda y propinarle una puñalada shinobi (También podéis enfrentaros directamente a él pero tardaréis mucho en darle muerte). Tras ello, absorbed su loot y corred de nuevo al ídolo. Descansad y repetid el proceso hasta que os canséis. Si os cuesta pillarle desprevenido, consumid un dulce de Gaiichin para volveros invisibles.

Recompensa: 94 sen + 784 puntos de experiencia.

Objetos: Agente pacificador (común), Dulce de Gokan (raro), Bulto de grasa (muy raro).

El segundo método va para los Rambos que gusten de hacer escabechinas. Desde el mismo ídolo de Aldea Mibu, corred hacia el centro del pueblo y empezad a dar muerte a todo aldeano que veáis pululando por ahí. Aunque son muchos, caen de un golpe y estarán continuamente reapareciendo hasta el infinito. Tened cuidado de que no os agarren de las piernas los que salen de la tierra y nada más, matad a destajo y absorbed el loot que vayan dejando.

Os fijaréis que sueltan mucho el objeto fragmento de cerámica. Farmeando aldeanos durante 30 minutos os llenará los bolsillos de este objeto que podréis vender la unidad a 5 sen. En total, nosotros nos hicimos con 277 fragmentos. Si echáis cuentas, la broma nos sumó a nuestras arcas unos 1.358 sen al venderlos en un oferente.

Recompensa: 9 sen + 84 experiencia (por cada aldeano loteado, incluso si resucita).

Objetos: Fragmento de cerámica (común), Grageas (raro), Magentita (muy raro).

Consejos varios

  • Utiliza las esteras Mibu de riqueza y posesiones para mejorar la cantidad y rareza del loot.
  • Las habilidades «Virtud» y «Virtud Incuestionable» de las Artes del Templo mejoran de forma pasiva la cantidad de loot que sueltan los enemigos al morir.
  • Algunas de las zonas que explicamos se verán alteradas conforme avancéis en la historia. Podéis repetirlas hasta el infinito las primeras veces que lleguéis pero más adelante puede que varíen los enemigos y no sean tan provechosas.
  • Si tenéis una suma grande de dinero en el inventario y no vais a comprar nada en ese momento, es conveniente que lo «gastéis» en monederos que venden los oferentes. De esa forma, aunque tengáis un gasto del 10% al comprarlos, conservaréis el dinero si morís.
  • Cada vez que llenéis una barra de experiencia, conseguiréis un punto para invertir en las artes. Si morís y os quitan experiencia, no temáis, lo que se os cobra será siempre experiencia de la barra y no los puntos.