Farming Simulator 15 - Análisis PlayStation 4

Un año más, el simulador de granjero Farming Simulator vuelve para ofrecernos la experiencia definitiva en lo que a ser un trabajador del campo “virtual” se refiere, ahora en consola (en PC está disponible desde el año pasado). Farming Simulator 15 añade más camiones, vehículos en general y herramientas que su precuela, pero manteniendo todo lo que le hizo tan popular en Steam. ¿Estás preparado para llevar a tu granja a lo más alto, culpable?

Simulador puro y duro

El mundo de la simulación en lo que a videojuegos se refiere es muy, muy amplio. Tenemos desde los archiconocidos simuladores de vuelo hasta la vertiente cómica del género, como un simulador de cabra (cabra loca en este caso). Suelen ser títulos que solo atraen a cierto tipo de público, bien por hobby al tema del que trata el juego, o bien por curiosidad sobre el mismo. Sin embargo, la saga Farming Simulator tiene un “noseque queseyo” que acaba picándote a poco/nada que te guste o sepas de agricultura.

Al mirar capturas de Farming Simulator 15 pensé que el juego trataba solo de conducir camiones de trabajo en el campo y como mucho sembrar y poco más, pero para nada es así. En Farming Simulator 15 debemos administrar nuestra propia granja e intentar conseguir unos recursos económicos regulares para poder mantener nuestro imperio y hacerlo sostenible. Para ello tendremos dos tipos de terreno en los que trabajar, uno nórdico y otro el típico americano. Con nuestra flota de vehículos y herramientas (de marcas que existen de verdad, como New Holland, Lizard o Liebherr) sembraremos nuestro terreno, abonaremos el campo, lo cuidaremos para evitar las plagas y lo recogeremos para venderlo. Tendremos a nuestra disposición varios comerciales dispuestos a comprarnos nuestros productos. Cada uno nos dará un precio tanto por lotes más pequeños como por más grandes, algo que dependerá también de la estación del año en la que nos encontremos y la demanda de ese tipo de producto en concreto. Hay que estar atento a la demanda que exista en ese momento  e intentar sembrar lo que pidan los clientes si queremos ganar pasta y evitar pedir un préstamo para poder subsistir (que pagaremos mensualmente, intereses incluidos).

FS1

Pero no solo de la siembra vendrán nuestros ingresos. Nuestra granja tiene más recursos económicos, como la tala de árboles para vender la madera (ya sea en troncos o serrín) o los productos que nos da nuestro ganado animal, como la lana de las ovejas o la leche de las vacas. Todo este trabajo que os he comentado lo podemos realizar solos o contratar a un granjero externo para que nos ayude, aunque debemos pagarle religiosamente su  nómina.

Si contratar personal que controla la CPU nos parece algo frío, siempre podremos recurrir al flamante modo multijugador. Farming Simulator 15 se puede jugar hasta con 5 amigos a la vez, colaborando los unos con los otros a la hora de sacar adelante a tiempo las cosechas o incluso ofrecer nuestra mano de obra a cambio de dinero a otro granjero.

Técnicamente deficiente

La principal tara que le podemos sacar a Farming Simulator 15 es su pésimo acabado técnico en general. Gráficamente es directamente un juego de PlayStation 2 vitaminado, con texturas bastante malas y repetitivas. Además que hay que sumar las toscas animaciones de la gente que aparece por los escenarios y la mala “simulación” del funcionamiento de alguno de los vehículos. No puede ser que un cacharro que pese 3 toneladas frene en seco en el momento en que nosotros pulsamos el botón, y así bastantes ejemplos más tanto en vehículos como en herramientas.

La música directamente brilla por su ausencia. Solo tendremos una melodía de fondo que cambia según la estación del año en la que nos encontremos, lo que algunas veces hasta molesta con tanta repetición

FS3

Conviértete en el “Granjuelo” definitivo

Farming Simulator 15 cuenta con la  virtud de ser ETERNO. El juego no tiene un “objetivo que perseguir” más allá de cumplir las misiones que se nos plantean (que finiquitamos en 10 min. como máximo cada una), por lo que nuestra granja y nuestros recursos serán tan grandes como nosotros queramos.

La versión de consolas (que es la que analizamos) tiene un hándicap MUY importante respecto con la versión de PC. Y es que que la comunidad de Farming Simulator en PC es bastante grande, y los usuarios realizan mods que mejoran físicas, gráficos e incluso añaden nuevos vehículos a los ya disponibles, algunos incluso históricos. Por desgracia, no son accesibles a las versiones de consola.

A poco que te guste la temática, en Farming Simulator 15 encontrarás un juego que te dará horas y horas de entretenimiento. También está la posibilidad de que desconozcas este noble oficio y te pique la curiosidad sobre sus labores y como se desarrollan, a lo que yo mismo he de decir que he aprendido bastante.

Lo tenéis disponible para PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360, Xbox One y PC.

Farming Simulator 15 - Análisis PlayStation 4
A poco que te atraiga el tema, Farming Simulator 15 te ofrecerá una simulación bastante aceptable de este noble oficio de granjero. Es una lástima el acabado técnico, jurásico a estas alturas, pero por lo demás, muy fiel al mundo en el que se basa.
Las entregas de otros años, sobre todo 2013 si jugáis en PCLa saga Harvest MoonPor decir algo, Animal Crossing
Las licencias de herramientas/vehículosEl modo multijugadorDura lo que nosotros queramos que nos dure
5ACEPTABLE
GRÁFICOS4
SONIDO2
JUGABILIDAD6
MODOS DE JUEGO8
Puntuación de los lectores 1 Voto
7.0