Paradox anuncia y da la fecha de Pillars of Eternity para Playstation 4 y Xbox One

Los amantes del rol clásico occidental están de enhorabuena porque Paradox Interactive ha dado la fecha de Pillars of Eternity para Playstation 4 y Xbox One. Encima con una edición propia.

Paradox Interactive ha anunciado Pillars of Eternity para Playstation 4 y Xbox One. La edición se llamará Pillars of Eternity: Complete Edition y llegará el 29 de agosto de este mismo año. Incluirá no solo el juego base, sino también las dos expansiones de The White March. Eso sí, aún no se sabe a qué precio estará disponible.

Como apunta el blog oficial de Playstation, el juego llegará con algunos cambios para que se adapte a las plataformas. Habrá cambios en el combate, una interfaz simplificada y unos menús más sencillos adaptados a los mandos. Y menos mal, que a ver quién es el listo que se traga 100 horas de rol denso con menús del tamaño de la biblia con un mando.

El proyecto de Kickstarter salió por primera vez hace 2 años exclusivamente en PC. Esta es la primera vez que da el salto a consolas. Y a buen seguro que los amantes del rol occidental clásico lo agradecerán. Pillars of Eternity cosechó, de hecho, excelentes críticas de la prensa, el público y se hizo con un buen montón de premios en su día.

Rol a la vieja usanza

pillars of eternity para playstation 4 y xbox one

El título se inspira directamente en obras como Baldur’s Gate y Planescape: Torment. Así que las premisas son bien sencillas. Es un juego en el que hay que leer (muchísimo), hay buena historia, un buen número de personajes, y podremos tomar diferentes caminos incluso en los combates.

Es, quizá, el juego que mejor recoge la esencia del rol clásico occidental. Y, por supuesto, una grandísima apuesta para todos aquellos amantes del género que no lo disfrutaron en un PC. Este mismo año, por otro lado, vio la luz Torment: Tides of Numenera, una obra con un corte similar. Eso sumado al anuncio de la segunda parte del propio Pillars of Eternity nos asegura un buen montón de horas entre menús y textos a los que nos gusta imbuirnos en estos mundos tan cercanos a los dados.