Final Fantasy XV - Análisis PlayStation 4

Final Fantasy XV es un juego que seguramente será capaz de sacar las mejores sensaciones que puedas imaginar. Pero también será capaz de dejarte con una sensación agridulce.

Tras 10 años de desarrollo y muchos cambios en su estructura, Final Fantasy XV por fin está entre nosotros. Y lo hace para sorprendernos y decepcionarnos a la vez. No a partes iguales, por supuesto, pero sí en muchos momentos del juego.

Las sorpresas llegan por el magnífico mundo que han construido. Esa Lucis maravillosa que querrás explorar de cabo a rabo y que, encima, sabemos que va a tener más contenido con actualizaciones gratuitas.

Pero las decepciones también llegan. Y lo hacen precisamente por su nombre: Final Fantasy. Y es que, como fan de la saga, como amante de los JRPG y como jugador de rol en casi todas sus facetas (mesa, vivo, juegos, cartas, dados e interpretación) he sido incapaz de encontrar la esencia de un Final Fantasy más allá de en determinados nombres y algún que otro elemento.

Ojo, eso no lo convierte en un mal juego, para nada, pero creo que es necesario puntualizar y diferenciar estos dos aspectos ya que queramos o no, este juego se llama Final Fantasy XV y no Un viaje de pirados (menos mal).

Un mundo sobresaliente pero…

Empecemos por el principio. Final Fantasy XV posee uno de los mundos más bonitos que te podrás echar a la cara. Es extenso como él mismo y los detalles están cuidados al máximo.

El mundo de Lucis nos va a encandilar no solamente por su grandeza sino por el mimo que tiene a la hora de haberse recreado. Praderas, bosques, páramos, desiertos, lagos, mares, ciudad(es), colinas, montañas… todo en este mundo es impecable en ese aspecto. Tan impecable que acabará sobrecogiéndonos en muchos momentos.

La cantidad de cosas que hay que hacer en este universo de Final Fantasy XV nos pueden dejar algo descolocados, sobre todo al principio. Darnos tanta libertad desde un primer momento sin introducir apenas nada la historia seguramente os deje con el culo torcido.

Ya es vuestra decisión explorar Lucis ahora o luego, pero seguramente querréis hacer esto desde el principio. Sin embargo os voy avisando que ir a todos los rincones del reino os va a ser, cuanto menos, imposible. Sobre todo si algún día queréis pasaros la historia.final-fantasy-xv-crown-update

Por desgracia, no todo es tan bonito en este mapeado que nos ha preparado Square Enix. Cuando juguéis a él, seguramente tendréis la sensación de que falla algo en todo esto. Y es que el mundo está algo vacío.

Ojo, no me refiero a que haya pocos enemigos o pocas personas, sino que la interacción con ellos es bastante nula. Quitando el par de ciudades que hay y las zonas de abastecimiento o tiendas de carretera, la gente que nos encontremos por Lucis parecen fantasmas. No hablan, no interactúan, no nos dicen apenas nada. Solo una o dos hablan entre ellos para dar una falsa sensación de vida.

No serán ni una ni dos las casas abandonadas sin motivo que veremos o las granjas con gente que no hacen ni ruidos. En Final Fantasy XII, por poner un ejemplo cercano, casi cualquier persona de cualquier ciudad o zona hablaba y decía una frase tonta. Aquí no. Son, como digo, fantasmas que están ahí para hacer bulto, y esto estropea el magnífico diseño de un Lucis que podría haber sido genial.

1 2 3