Fire Emblem Fates: Estirpe - Análisis Nintendo 3DS

Mucho tiempo llevaba yo esperando este Fire Emblem Fates. Todo él en sí. Los tres juegos. El conjunto. Los tres cerditos que montan la casa. Y, sinceramente, esta primera parte de la historia, Fire Emblem Fates: Estirpe, me ha gustado bastante, aunque tiene su par de sombras que creo que es conveniente comentar.

Pero que no os engañe este comienzo un poco deprimente (he de reconocer que podría haber empezado con globos y serpentina), porque si os gustan los juegos de rol tácticos, estáis ante uno de los mejores que os podéis echar a la cara.

Fire Emblem Fates bebe de su predecesor, Fire Emblem: Awakening, y lo eleva un nivel por encima de éste para darle un toque nuevo a un estilo conocido. Y consigue llamar la atención.

Una historia en tres partes

Evidentemente, no puedo dejar de comentar qué es exactamente este Fire Emblem Fates: Estirpe. Se trata de una parte del juego. No es un Pokémon Azul en el que cambian los personajes, no os equivoquéis. Es la tercera parte de una historia que depende exclusivamente de una decisión que tomaremos en un momento determinado de la trama.

Tendremos que elegir con qué familia y qué país ir en la guerra que se avecina, Hoshido, nuestra familia “real” o Nohr, nuestra familia “vivencial”, por así decirlo. En Estirpe, la trama transcurre en el primero de los casos.

Hay que reconocer que los primeros compases de la historia son algo rápidos y puede parecer que no tienen demasiado ton ni son. Esto se debe principalmente a que tienen que contar el prólogo de la historia en muy poco tiempo para que podamos dedicarnos a lo que nos interesan, la vía que hemos elegido.

Y esto se puede ver una vez que hemos avanzando en la trama tras la elección. Las cosas se vuelven algo más pausadas y la historia se va desarrollando poco a poco y con más sentido. Eso sí, no os esperéis una trama llena de giros argumentales espectaculares ya que, en este sentido, no hay tantos como en Awakening. Pero ojo, esto no quita que haya momentos muy interesantes.

Muchas de las formas en que veremos esta historia es a base de vídeos, y hay que reconocer que el apartado que nos muestra el juego está a la altura de su predecesor ¡y le incorporan los pies! Sin embargo y por desgracia, nos vamos a encontrar que esos vídeos que nos muestran la historia se ven como si nos los hubiésemos bajado de internet en mala calidad. Pero solo ocurre con los vídeos. El resto, lo que está hecho con el motor del juego, se ve genial.

Lo que sí que me molesta es que nos siguen tratando como tontos de remate en muchos puntos del juego. Me refiero a ese típico momento en el que es obvio (y más que obvio) que alguien nos está ocultando algo y el protagonista (Corrin, por defecto), se hace el “longui” diciendo “uy, qué habrá querido decir… bueno, ya me lo dirá”.

¡Vamos a ver, tío! Que estamos en guerra, está muriendo gente. Si hasta mi sobrino de tres años sabe que algo se está cociendo con ese personaje… Por no decir que los diseños revelan más que cualquier frase. No hace falta ser muy listo para ver quién es el “malo” de la historia, la pilles por donde la pilles.

Pero bueno, esto no nos pilla de primeras. Casi cualquier Fire Emblem que se preste tiene este esquema… y a estas alturas, no lo vamos a cambiar. Eso sí, se podrían haber currado algo más el tema de los “hijos”, porque vaya tela.

Un buen sitio por donde empezar

No puedo hacer otra cosa más que repetirme con casi todos los analistas de este Fire Emblem Fates: Estirpe, y decir que es el mejor punto de partida para un novato en esta saga, o alguien que la comenzó en Fire Emblem: Awakening.

Estirpe nos traslada al estilo de juego de la anterior entrega, es decir, más sencillo, más pausado, con las paradas que necesitemos para subir de nivel, subir la afinidad y mejorar nuestros objetos. Aunque ojo con la dificultad. Tampoco es que sea un reto imposible de solventar, pero sí he de reconocer que en nivel “difícil”, las cosas son más complicadas que en Awakening.

La historia de Hoshido es más bonita, más light, más de cuento, por así decirlo, aunque llega un momento en el que la cruda realidad se nos planta encima, y sin ser una masacre, sí que vamos a ver momentos duros de verdad. Este Hoshido es, básicamente, la luz del juego. Disfrútalo, porque cuando empieces Conquista, no vas a ver más que oscuridad.

Sin embargo, no todo va a ser reciclado en este sentido ya que Fire Emblem Fates: Estirpe introduce muchas novedades relacionadas con el mundo oriental. Las clases son nuevas con respecto a Awakening y las armas también ven modificado su pequeño triángulo y su sistema.

Nuevas incorporaciones, como las porras, los espíritus, los fastos, las nanigatas o los shurikens. Pero, sobre todo, lo que implica usarlos y las alteraciones que producen en los enemigos que permiten darle un nuevo toque a la estrategia.

Algunas armas (y muchas habilidades) nos van a permitir reducir las estadísticas del personaje enfrentado para hacer más fácil su derrota con otras unidades. Y esto se nota mucho en las unidades de apoyo. Además, algunas de estas armas también nos darán bufos a nosotros tras usarlas.

Ahora también alteran mucho más el comportamiento en combate de nuestras unidades, haciendo que recibamos más o menos daño y que sea más probable que nos hagan ataques dobles o críticos.

Además de esto, también vamos a tener un importante aliciente a la hora de comprar armas porque, si bien son muy variadas entre ellas, también nos compensa mejorarlas en la herrería. Allí podremos mejorar armas, en apariencia sencilla, pero que cuando se suben de nivel, lo petan bastante. Merece la pena coger un arma débil pero con mucho acierto y subirle el daño hasta convertilo en algo similar a un arma de mayor nivel pero con menos acierto. Lo agradeceréis.

Las habilidades cobran ahora también mucha importancia. Son mucho más potentes, variadas y, sobre todo, accesibles. No hace falta subir todas las unidades a los niveles máximos, ya que podremos comprarlas en determinadas circunstancias e incluso podremos compartirlas con nuestras parejas o mejores amigos y amigas.

Ya vimos en Fire Emblem: Awakening algo de esto con las habilidades, pero si quieres sobrevivir en Fire Emblem Fates: Estirpe, ve preparando un manual, porque te va a hacer falta combinar bien las habilidades y los potenciadores.

Todo esto confiere al sistema de juego una profundidad que mejora lo que ya era de por sí bastante bueno y consigue que haya horas y horas de diversión, no solo con la trama, sino con los desvíos y las misiones alternativas.

Eso sí, ya se podrían haber estirado con el mapa porque es un caos verlo tal y como está ahora. El mapamundi del Fire Emblem: Awakening, era muchísimo mejor.

Más allá de la lucha

Pero sin duda alguna, una de las grandes novedades de esta juego es la inclusión de elementos externos a la batalla que nos van a dar muchas horas de juego. Se trata del palacio y los minijuegos que nos vamos a encontrar en él.

En Fire Emblem: Awakening, el tema de las parejas era bastante importante, y entre batalla y batalla, podíamos acceder a nuestra armería a hacer determinadas paradas y charlar con la gente, pero no dejaba de ser un simple menú. Ahora tendremos nuestro palacio, que tendremos que mejorar, construir y defender de ataques de otros jugadores.

Aquí se desarrollará la mayor parte del “extra-juego” de Fire Emblem Fates y es, a la vez, lo más loado y lo más criticado.

fire emblem fates estirpe 5

Lo primero porque da mucho juego. Cada castillo tendrá sus recursos que podremos recolectar y darle a todo aquel que nos visite. Igualmente, cuando vayamos a castillos de otros, también podremos recolectar lo que nos den al más puro estilo Animal Crossing (cuánto daño… pero cuánto daño).

Con esto podremos comprar accesorios o mejorar nuestras unidades con un “rancho” que es digno de preparar. Yo me he reído muchísimo con las conversaciones en la cantina, por no decir las de las termas, sobre todo cuando un personaje masculino entra “sin querer” en la hora de las chicas.

Nuestro dragón Lilith, la mejora de las armerías, elementos defensivos, lotería, coliseo… todo está repleto de cosas para hacer a la vez que conversamos con nuestros aliados y mejoramos los vínculos. Incluso en nuestros aposentos. Y aquí es donde está la polémica, porque se ha eliminado el minijuego de las caricias.

fire emblem fates estirpe 2

Este minijuego sí que parece un poco sacado de contexto, pero al quitarlo, lo han dejado aún peor. Cuando estás en tus aposentos, puedes invitar a alguien a venir. Se supone que charláis de cosas, pero, sinceramente, las conversaciones que acaban en “lo hemos pasado muy bien, no sabía que eras tan hábil con eso” o “la próxima vez te enjabonaré yo la espalda a ti”, dan pie a muchos chistes.

Y es que esta censura es bastante incomprensible. Ya es jodido que te capen un juego, pero que lo hagan encima mal, pues fastidia y mucho. Otro punto negativo es el doblaje. Menos mal que no hablan todo el tiempo pero… tampoco costaba nada dejar el original.

Pero aún hay mucho más

Lo bueno de este Fire Emblem Fates: Estirpe, es que se trata de un juego independiente. No te hace falta, por así decirlo, Fire Emblem Fates: Conquista, para terminarlo todo. Sin embargo sí que es una pieza clave ver la otra parte de la historia. Sobre todo de cara a Fire Emblem: Fates: Revelaciones, que saldrá el próximo 9 de junio con la tercera vía, aún bloqueada.

A mi el juego me ha encantado. He disfrutado de principio a fin del juego. Me he reído, he sufrido para mantenerlos todos vivos, he hecho estrategias que no pensaba que se pudiesen hacer, he combatido contra mucha gente en el modo Mi Castillo y he engendrado un porrón de hijos.

Y lo mejor es que aún me quedan cosas por ver de este Fire Emblem Fates: Estirpe. Bueno, eso y que ahora empiezo Fire Emblem Fates: Conquista que promete ser muchísimo más duro que este “inicio” del viaje. Vamos, que estoy acojonado no, lo siguiente.

Ya os comentaré si esta segunda parte está al alcance de todos o solo de los más “pro” de Fire Emblem. Por lo pronto, este os lo recomiendo a todos y a cada uno de vosotros.

Fire Emblem Fates: Estirpe - Análisis Nintendo 3DS
LAS CLAVESJugabilidad equilibrada y apta para novatos y veteranosMuchos personajes para elegirEl modo MI Castillo. Es casi un juego entero por sí solo
ALTERNATIVASComo mismo estilo - Fire Emblem: Awakening o Fire Emblem Fates: ConquistaComo TRPG para sobremesa - Valkyria Chronicles RemasterComo TRPG para portátil - Stella Glow
8.6BUEN COMIENZO
Apartado Artístico8.6
Jugabilidad9
Historia7.9
Estrategia/Dificultad9
Puntuación de los lectores 2 Votos
9.0