Fireforge quiebra tras el desarrollo de Ghostbusters

Fireforge, estudio de desarrollo que llevó a cabo el videojuego de Ghostbusters se va a la quiebra. Los responsables de la última adaptación al videojuego de la última adaptación al cine de la saga de excéntricos y excéntricas cazafantasmas no podrán seguir adelante. El estudio llevaría -según Kotaku– liquidando sus activos a lo largo y ancho de julio para intentar hacer frente a una deuda de 12 millones de dólares.

El juego en sí es el gran responsable de que Fireforge se haya ido a la mierda quiebra. Y hay razones suficientes para ello… Con un lanzamiento planeado para el mismo día del estreno de la película -12 de julio-  y dando como resultado un título que no destacaba en absolutamente nada, ni para bien ni para mal, el nada ambicioso juego pasó con más pena que gloria por las tiendas y plataformas de venta. Una posible razón para su cuestionable calidad es, según un empleado que supuestamente trabajó en él, que el juego se desarrolló en tan sólo 8 meses.

Fireforge quiebra tras el desarrollo de Ghostbusters

El caso es que Ghostbusters fue lanzado el pasado 12 de julio y tres días después Fireforge anunció su quiebra. ¿Coincidencia? No lo creo.

Pero Fireforge no es un estudio de un sólo título, no creáis. El equipo tiene un pasado, no demasiado brillante en realidad, pero pasado al fin y al cabo. Más allá de una apresurada adaptación de la licencia de moda, Fireforge tuvo varias intentonas por lanzar otros juegos en años anteriores. Dos MOBAS empezaron su desarrollo y dos MOBAS fueron cancelados a mitad de producción. Y, todo sea dicho, con cierta polémica sobre en qué se emplearon los fondos destinados a cada juego…

Fireforge quiebra tras el desarrollo de Ghostbusters

Controversias y proyectos fallidos aparte, el tema es que el estudio dice adiós al panorama profesional. Con una trayectoria similar a la de su último juego, El estudio fundado por un ex-Blizzard llegó sin hacer demasiado ruido y así es como se ha ido. Esperemos que sus trabajadores puedan ser reubicados más pronto que tarde. O no, tampoco se pierde uno demasiado si nos paramos a pensarlo…