Firewatch sobrepasa sus propias expectativas de venta

Firewatch, el juego indie que recientemente ha lanzado el estudio Campo Santo, ha sobrepasado sus propias expectativas de venta, y aseguran así que sus desarrolles continúen haciendo videojuegos.

Campo Santo fue creado en 2013 por un equipo de prominentes figuras del mundo de la programación de videojuegos. Dos de sus creadores, Jake Rodkin y Sean Vanaman, fueron miembros de la plantilla de TellTale Games cuando The Walking Dead vió la luz. Nels Anderson, diseñador del juego Mark of the ninja  y Olly Moss, artista gráfico, estaban también embaucados en el proyecto desde casi el principio.

Firewatch se ha convertido en el primer juego del estudio en ver la luz y, viendo las ventas obtenidas, es normal que los desarrolladores estén pensando en qué vendrá después:

Parece que las cifras exactas aún no se han podido contemplar, pero se calcula que alrededor de 190.000 personas han comprado el juego. Importante recordar que el juego ha sido lanzado únicamente en dos plataformas: Pc y Playstation 4.

Firewatch es un título diferente, que se sale de lo convencional. La historia es bien simple: un hombre con problemas llamado Henry decide aislarse del mundo y toma un trabajo de guarda forestal. El protagonista se comunica con su jefa únicamente mediante un walkie talkie.

Firewatch sobrepasa sus propias expectativas de venta

El walkie talkie será la herramienta esencial para comunicarnos en el juego

Y es aquí donde radica la magia del juego: las respuestas que demos a Delilah (sí, así se llama nuestra superiora) nos permitirá forjar y mejorar la relacion que tenemos con ella. Además, nos encargará diversas tareas, así que tocará sacar el mapa, la brújula y cargar bien las piernas para llegar a donde nos encomiende. La experiencia jugable es increíble, y aunque sí que es verdad que puede perder algo de fuelle, el título nos sumerge hasta tal punto que creemos ser nosotros los protagonistas de salvaguardar el bosque de Wyoming. Si deseas saber más, culpable, no dudes en echarle un ojo a nuestro análisis.