Firma Invitada #1: Nacho Requena Molina

Imagina que tienes una tarta bien grande y jugosa encima de la mesa. A tu lado, varios amigos a los que les tienes que cortar una porción. Tú, con toda la buena intención, coges el cuchillo y te dispones a cortar el delicioso manjar en trozos proporcionales. Sin embargo, en el último momento dices que “trozos equitativos para cada uno ni hablar”, sino que “para mí el más grande”, para “mis tres amigos favoritos” tres cachos grandes -pero más chicos que el mío, faltaría más-, y para el resto de “amigos” las migajas. Esta tarta, y sus trozos, es el sector de los videojuegos.

¿Abrir una web nueva? Estáis como una puta cabra, en serio. Pero os apoyo, porque yo también estuve en ese lugar e instante, y me gusta ayudar en lo que sea posible a que un sueño se cumpla. Siempre que mandan un correo, como ahora los chavales de GuiltyBit, para ver si les puedo ayudar, por supuesto que digo que sí, aquí me tienen siempre que el tiempo me lo permita –no ayudo a los hijos de puta, no, a ésos no.

¿Por qué ayudar si en principio también es una web que me puede hacer la competencia? Porque no creo en la competencia negativa tal como está el sector, sino en la positiva. ¿Cuándo os va a entrar en la jodida cabeza que ese lector también puede consultar más páginas webs? Hay que darle contenido –y de calidad-, para hacerlo seguidor de nuestro website. Si lo que vas a hacer es fusilar la última nota de prensa teledirigida por la industria mal vamos, porque eso (que se llama publicidad) sí que sabemos hacerlo todos. En cambio, si me ofreces reportajes, conferencias y críticas de calidad, pues entonces te leeré, al igual que leeré esas webs que me aporten contenido relevante y que también entraré –qué pasa, ¿tenéis capado el firefox o chrome y sólo podéis entrar en una web diaria como fanboys?

Si se siguen estas pautas tendrás una porción (aunque sea pequeña) del pastel que he destacado anteriormente. Ese trozo representará a unos usuarios que te leen, que interactúan contigo y que provocan que tú, ese redactor, continúe su labor con una sonrisa: no hay nada más bonito que el reconocimiento por parte de otro. Porque no debemos olvidar que aquí no se busca vivir de los videojuegos –ojo, que si se vive pues de puta madre-, aquí de lo que se trata es de cumplir ese sueño que todos los jugadores tenemos alguna vez: hablar sobre videojuegos con gente que le gusta los videojuegos.

Así que, después de esto, ¿creéis que veo competencia en alguien que quiere montar una web para escribir sobre su afición, su sueño y, posiblemente, su vida? No seamos tontos, sería también torpedear ese sueño que yo, y otros muchos, ya hemos cumplido. Así que, chavales, todo lo que os digan por el oído izquierdo os entra y por el derecho os sale –y dad las gracias porque os han limpiado la cera-. Hablad de videojuegos tanto como os salga de la punta del membrillo, y cuando alguien entre –especialmente a los envidiosos, que los hay a pares- recordad decirle: “Pasen y vean, porque esto es Guiltybit”.