Gamestop también piensa que el lanzamiento de las nuevas consolas está cerca

Parece que no solo AMD (y nosotros) piensa que las nuevas consolas están a la vuelta de la esquina, ya que Gamestop también opina que las más que rumoreadas versiones, adaptaciones o proyectos de las grandes compañías, ya tienen un cronómetro con la cuenta atrás muy clara.

Lo ha dicho, no Pepe, el dependiente de la tienda de al lado de tu casa (al que nunca ves, por cierto), sino Tony Bartel, uno de los máximos responsables de cadena en Texas, durante una reunión.

El muchacho afirma que, en relación a la supuesta nueva PlayStation 4k, la negada Xbox NeXt y la más que confirmada NX, al menos el lanzamiento de algunas de estas consolas parece inminente.

Ya todos estamos hartos de los rumores de Nintendo NX, la cual debería de presentarse este mismo mes según uno de ellos. Y la verdad es que parece muy probable que la nueva consola de Nintendo se vea este mismo año por las tiendas.

gamestop rumor nuevas consolas

Sin embargo, Bartel no hace referencia solo a ella, sino que habla en plural y, aunque no es que las mencione directamente, sí que hace referencia a los rumores que destapó el Wall Street Journal sobre una nueva PlayStation 4 más potente que llegaría antes de octubre (justo para el lanzamiento de PlayStation VR) y a los que surgieron tras el curriculum de un trabajador que afirmaba haber estado en el desarrollo de Xbox neXt. Esto se negó en un principio pero os recordamos que Microsoft ha registrado dos nuevos modelos de Xbox One…

De hecho, una de las preguntas que le hicieron en el turno correspondiente fue si se refería a Nintendo NX y, claro está, el muchacho dijo que “cómo no, sabemos más de lo que podemos decir“, o lo que vendría a decir el presentador del Un, Dos, Tres: “hasta aquí puedo leer.

Es evidente que a GameStop le viene de perlas que las compañías saquen nuevas consolas, no cada 7 u 8 años, sino cada dos o tres, porque esto hace que ellos vean más dólares, euros, yenes o lo que sea con lo que pagues. Así pues, esta pequeña “medida de presión” a las grandes compañías para que hagan sus anuncios ya, vuelve a dejar en entredicho los “no” que todas las compañías han soltado por activa y por pasiva.