Gears of War 4 - Análisis Xbox One

La saga Gears of War ha sido un referente para usuarios de Xbox. Su primera parte maravilló allá por 2006, y sus continuaciones acentuaron un estilo de juego que ya es marca de la casa. Tras el amargo trago que supuso Judgment, Gears of War 4 llega a Xbox One con la intención de rememorar la gloria pasada en la nueva generación. Veamos si lo consigue.

Este humilde redactor debe confesar que nunca ha sido un ferviente seguidor de la saga “rebanalocust”, encontrando cierto tedio en la ejecución de cada entrega. Es por eso quizá, que Gears of War 4 me ha sorprendido tanto. No instalé el juego con ganas y ahora estoy alistado en el ejército de los Fenix. Por algo será.

Gears of War 4 es un juego que va de menos a más. Al principio me daba la razón: “una vez más, aquí estamos”. Las misiones se suceden, y la sensación es la misma. Pero cuando me quiero dar cuenta, no suelto el mando. Gears of War 4 engancha. Es un compendio de lo mejor de la saga.

gears-of-war-4-analisis-2

El culpable de mis sensaciones iniciales es el propio juego, y sus misiones a modo de tutorial. Escenas cargadas de belicismo vacío, sin alma y sin ningún aliciente para que nos interesemos por quién estamos manejando. La frustración nos invade, pero esa sensación ser disipa en cuanto nos mimetizamos por el retoño de Marcus Fénix. Si, el mítico protagonista. Una vez somos partícipes de su historia, la trama comienza a ser realmente interesante. No desgranaré el motivo de sus desventuras, pero no defraudarán a aquellos que esperan una experiencia Gears of War a la vieja usanza.

Gears of War 4 gana al espectador por la acción pura. Por poner un ejemplo, en el primer escenario debemos asaltar una ciudad. Una vez salgamos, debemos proteger una aldea para posteriormente acabar huyendo en moto a toda velocidad mientras reventamos los motores de un avión. La historia (que no deja de ser una mera excusa) se desenvuelve ante nuestros ojos sin apenas tiempo a plantearnos qué está pasando.

gears-of-war-4-analisis

Como buen Gears of War, el catálogo de armas más grandes que tú está a la orden del día: el mítico Lancer con su motosierra cortatrapecios, las granadas para cerrar los nidos de Locust, lanzagranadas de diversa potencia… todo a tu disposición para dar finiquito a los enemigos. Hay una gran diferencia de dificultad entre DeeBees y Locusts, siendo los primeros muy predecibles (pero letales en el caso del DR-1) y los segundos implacables (la experiencia, imagino). Obviamente, a mayor dificultad, más difícil lo pondrán, mostrando unas interesantes estrategias de ataque y flanqueo en los niveles más elevados.

El en plano multijugador, hablaré del modo Versus y el Horda 3.0. El primero es lo mismo de siempre, y no por ello es algo malo. Es un modo de juego que se experimenta genial a 60 fps, con las nuevas animaciones de movimiento y una conexión estable (probado bajo fibra óptica 300/30). El modo Horda 3.0 es para mi gusto el más interesante. La novedad con respecto a ediciones anteriores es que esta vez contamos con un aliado llamado “El Fabricante“, el cual podemos transportar alrededor del mapa y mediante el que podremos crear medidas ofensivas y defensivas. Para poder usarlo más tiempo, debemos recoger los créditos de cada enemigos caído y canjearlos por objetos para batir a las 50 hordas que nos aguardan. Este modo, a diferencia del Versus, se disfruta a 30 fps.

gears-of-war-4-analisis-4

Gráficamente, Gears of War es una delicia. Es digno de mención el esfuerzo que siempre se ha realizado en esta saga para llevar la potencia gráfica a cotas inimaginables, y esta cuarta parte no iba a ser menos: efectos de luz y sombras trabajados, escenarios diversos, fondos difuminados que reflejan una guerra que no acaba… Y si, la campaña funciona igual que el modo Horda 3.0, a 30 fps, pero ello no influye en la suavidad de las animaciones de los personajes. Gráficamente, Gears of War 4 lo vuelve a hacer. Y lo mismo podemos decir del apartado sonoro, con la epicidad por bandera en cada batalla y cinemática. El resto del tiempo apenas nos acompañará una melodía de fondo, dejando a las confrontaciones el momento para lucirse.

En definitiva, Gears of War 4 ha cambiado de plataforma pero no de idea, siendo fiel a sus inicios. Es un juego que no defraudará a sus fans más acérrimos, pues tiene todo lo que les gusta. Además, ha mejorado en aquellos aspectos que podían echar para atrás a los indecisos, quedando una propuesta dinámica, incansable, fluida y divertida. Gears of War 4 no defraudará ni a propios ni a extraños. Los Fenix vuelven a ganar la batalla.

Máquinas de guerra
Una campaña llena de acciónModo Versus funcionando a 60 FPSModo Horda 3.0 renovado y con el añadido de El FabricanteGráficamente es sublime
Aunque fluida, no se entiende una campaña a 30 fpsPersisten algunos problemas en el controlLa detección de objetivos tiende a ser injusta con el jugadorSe echa en falta más carga musical fuera de las batallas
9Nota Final
Jugabilidad9.5
Gráficos10
Sonido9
Historia6
Diversión9.5
Puntuación de los lectores 9 Votos
5.7