A George R.R. Martin le ha molado Ant-Man

Cómo mola cuando un famoso entre los famosos demuestra que es tan frikazo como tú o como yo. George R.R. Martin, creador de la saga de novelas en las que se ha inspirado la cadena HBO para hacer la serie Juego de Tronos, ya ha ido al cine a ver la peli Marvel que cierra la Fase 2, Ant-Man, y parece que le ha molado bastante, si nos atenemos a las declaraciones que ha vertido en su siempre interesante blog personal.

Creo que Ant-Man tiene un balance apropiado en su historia, sus personajes, su humor y su acción. Un par de críticos la califican como la mejor película Marvel de la historia. Yo no llegaría tan lejos, pero está por ahí, quizás tan solo detrás de la segunda del Spider-Man de Sam Raimi y Tobey Maguire, aquella con Doc Ock.

Me han gustado la mayoría de películas Marvel, sigo siendo un fanboy de Marvel de corazón (¡Excelsior!), pero me ha gustado más esta que la primera de Vengadores, y mucho más que la segunda; también más que cualquiera de Thor y que la segunda y la tercera de Iron Man, y puede que un poquito más que la primera (aunque esa me gustó un montón también).

Ant-Man

A pesar de que el Hombre Hormiga le ha molado en conjunto, el escritor tiene una espinita clavada, y si de él dependiera, seguro que ya se había cargado un montón de villanos Marvel. Al fin y al cabo, matar personajes es uno de sus hobbys predilectos.

A pesar de que Yellowjacket nos deja un villano bastante decente, estoy cansado del tropo de las películas Marvel, donde el malo tiene los mismos poderes que el héroe. Hulk luchó contra Abominación, que no es sino un Hulk malo. Spider-Man lucha contra Venom, que no es sino un Spider-Man malo. Iron Man lucha contra Iron Monger (Quincallero), un Iron Man malo. Quiero más filmes donde el héroe y el villano tengan poderes salvajemente diferenciados. Eso hace que la acción sea mucho más interesante.

En fin culpables, nos quitamos el sombrero ante el escritor, un tipo de lo más singular, y al que todos estaríamos encantados de tener como amigo. Eso sí, señor Martin, menos cine y más escribir, que tiene usted a los lectores en ascuas.