Por fin se revelan las primeras imágenes de Guardianes de la Galaxia de Telltale

El nuevo juego de Telltale Games está basado en los Guardianes de la Galaxia. Ha sido en la PAX East de Boston que se han revelado las primeras imágenes del título.

La espera ha merecido la pena. El pasado mes de diciembre Telltale Games confirmó que su próximo gran juego iba a ser Guardianes de la Galaxia (que encima estrena película este verano). Hoy por fin se ha dejado ver en unas cuantas imágenes… Ya era hora.

El juego ha podido ser visto en unas cuantas capturas de pantalla, sí, pero ni Marvel ni Telltale han confirmado la fecha de salida del juego. Por así decirlo, nos han dejado un poco con la miel en los labios: está muy bien ver contenido in-game, pero también molaría saber cuándo se podría catar. Aparentemente será esta primavera, así que no tardaremos demasiado en verlo.

Guardianes de la Galaxia Telltale imagenes Guardianes de la Galaxia Telltale imagenes Guardianes de la Galaxia Telltale imagenes

Guardianes de la Galaxia: The Telltale Series es una nueva historia alejada de lo convencional, pero que cuenta con sus personajes más característicos: Star-Lord, Gamora, Drax, Groot y Rocket. Los héroes descubrirán un artefacto de inmenso poder y cada uno lo desea para sus propias ambiciones y objetivos. Sin embargo, también lo ansía una enemiga que resulta ser la última de su especie, y nada ni nadie la hará cambiar de opinión… Bueno sí, nuestros guardianes (a la fuerza), pero me habéis entendido.

Como suele ser habitual en los juegos de Telltale, será un título de sistema de respuestas, es decir, que el jugador deberá elegir una opción u otra durante la aventura, lo que hará cambiar el rumbo de la historia. Sin embargo, al final los juegos suelen acabar de manera similar y las decisiones no acaban de tener ese peso que se espera.

La fiebre por estos personajes no hace sino subir con el paso del tiempo. Pronto se estrenará la nueva película en los cines, y encima, han decidido saltar a los videojuegos con esta entrega. Ya se sabe: si algo funciona, ¿por qué no estirar el chicle al máximo?