El mundo de los resucitados es atroz y cruel. Es peligroso ir solo, así que toma esta guía de primeros pasos de Code Vein para arrasar con todos.

La nueva apuesta de Bandai llega pisando fuerte, tal y como podéis comprobar en nuestro análisis de este título. Sin embargo, sobrevivir en este ecosistema tan duro y despiadado puede ser una epopeya para muchos, pero no os preocupéis. Aquí os dejamos con algunos consejos y detalles que harán que vuestros inicios sean pan comido. De veras, esta guía de primeros pasos en Code Vein será como vuestro Santo Grial (la verdad es que no llega a ese extremo, me conformo conque os sea útil).

Presta atención al código de sangre

Es, posiblemente, la primera elección más importante a la hora de jugar a Code Vein. El código de sangre que selecciones dependerá de tu forma de jugar, así como del tipo de armas y dones que prefieras utilizar. Aunque al principio sólo tengamos acceso a tres tipos, conforme avances en la aventura el abanico de opciones se incrementa exponencialmente. Cada uno de ellos modifica los atributos del personaje, así que elige con cautela.

guía de primeros pasos de Code Vein

Personalmente, si quieres reventar rápidamente a los enemigos, puedes empezar con Cazador y después Prometeo. La combinación que puedes conseguir supone desatar un torbellino de golpes fantasmales y veloces capaces de acabar con la vida de cualquier enemigo común en un combo completo.

LEER MÁS:  Code Vein se actualiza con el parche 1.04

Desbloquea dones, ¡y úsalos!

Los dones son las habilidades que iremos consiguiendo a partir de los códigos de sangre, comprándolos con neblina. Estos se dividen en tres tipos:

  • Activos: Son aquellas habilidades capaces de ser utilizadas cuando queramos. Conforman básicamente los golpes especiales, potenciadores de estadísticas y movimientos y magias.
  • Pasivos: Se trata de dones que equipamos en las ranuras con el mismo nombre. De esta forma podremos mejorar estadísticas, resistencias y muchas más cosas.
  • Comunales: Habilidades que sólo pueden ser utilizadas cuando tenemos un compañero concreto. Potencia enormemente nuestras capacidades a costa de un elevado número de icor.

Por experiencia personal, los dones pasivos son más propensos a ser olvidados al equiparlos. No cometas el mismo error de novato que yo. Por otra parte, estas habilidades pueden dominarse. Cuando lo consigues, ese don podrá ser utilizado en otro código de sangre distinto (y compatible). Mi recomendación, por supuesto, es dominar pronto el Ataque Fantasma del código Prometeo, así como las magias de Conjurador. De esta forma podrás hacer una cantidad de daño brutal desde una distancia segura, así como contraatacar fácilmente.

LEER MÁS:  Análisis de Code Vein para PS4. Sangre nueva para un género recurrente

Fija el objetivo antes de realizar un golpe drenaje

Uno de los movimientos más infravalorados por mí es el ataque drenaje. Se trata de un golpe que consume mucha resistencia, además de ser lento en su carga. Por si fuera poco, si no tenemos fijados a un enemigo es muy probable que fallemos el golpe. Sin embargo cuando tenemos al rival entre ceja y ceja el golpe que se va a llevar será brutal.

guía de primeros pasos de Code Vein

¿Cómo realizar este ataque sin tanto peligro? Empieza a cargar el golpe desde lejos, ya que el alcance del mismo es mucho mayor del que te esperas. Deja que el compañero aseste algún ataque, y cuando el enemigo avance hacia ti desata tu ira contra él. Verás como el golpe causa un daño devastador, además de rellenarte icor.

Busca y consigue todos los vestigios que puedas

Los vestigios son memorias de diferentes personajes repartidas por todo el mundo. Se trata de objetos rojizos, señalizados en el mapa, capaces de mostrarte la historia del dueño del código de sangre al que pertenece. Pero también tiene otra función vital, y es la de desbloquear nuevos dones para el mismo.

LEER MÁS:  Análisis de Code Vein para PS4. Sangre nueva para un género recurrente

En cuanto veas un objeto rojo, corre a por él. Vuela. Busca la forma de conseguirlo y dáselo a Ío. Créeme que conforme avances en la historia y el juego los dones que va desbloqueando son poderosísimos.

Así pues, ¿qué mejorar al principio?

Cuando empieces a acumular neblina lo primero que pensarás será “voy a subir de nivel a saco”. ¡Pues no! Aunque aumentarlo es crucial, las estadísticas que mejoran son salud y aguante. Al principio es incluso más beneficioso empezar a desbloquear todos los dones posibles, sobre todo los pasivos, para potenciar al personaje y hacer el camino más fácil. El nivel, en estos momentos, no es un factor diferencial.

Después de eso, coge el arma con la que te sientas más cómodo y mejórala o transfórmala si puedes. De esta forma tendrás una ventaja enorme con respecto a los enemigos. Es la forma más inteligente de gastar la neblina en los compases iniciales, ya que el daño causado es sustancialmente superior.

Finalmente, no mueras. Eso es todo lo que tengo que añadir a esta guía, o mejor dicho, consejos para no morir en Code Vein. Presta atención sobre todo al último. Suerte, y que la sangre te acompañe.