Lo malo de perderse en la jungla es que no hay ferreterías donde comprar ni cobertura para ver tutoriales, así que nada mejor que tener una guía de fabricación de armas para Green Hell.

Como ya comentamos en su análisis, nuestro principal objetivo en este título de Creepy Jar es sobrevivir. A todo lo que supone una amenaza en el Amazonas, que son muchas cosas. El problema es que no tenemos nada para ayudarnos. Pero como somos más buenos que el queso fundido, aquí os traemos una guía de fabricación de armas para Green Hell con todo lo necesario para poder aguantar en la jungla.

Para empezar, creo que lo ideal es saber identificar los materiales principales con los que fabricar nuestras armas y herramientas. La mayoría los encontraremos tirados por el suelo sin demasiada complicación, así que no deberíais tener problemas de recursos. Los principales son estos siete que veis a continuación:

Palos, piedras y cuerdas son vuestros nuevos mejores amigos. Huesos y obsidianas ofrecen versiones superiores y más resistentes de las mismas armas, pero mientras mantengáis a vuestro alcance un palo, una piedra y una liana, todo es posible. Más adelante en el juego es posible hasta forjar metal para fabricar nuestras armas, pero el proceso casi que da para una nueva guía entera. Por ahora, nos centraremos en las herramientas que podremos fabricar en casi cualquier punto de la selva.

LEER MÁS:  Anunciados los requisitos para PC de Control

Armas (y herramientas) básicas

Empezaremos primero a ver como fabricarnos las armas de una mano, que además nos servirán como herramientas para conseguir nuestros recursos. Aunque hay un cuchillo básico, podremos crear otros más resistentes. Lo mismo nos pasará con las hachas. Veamos cómo hacerlo.

  • Cuchillo de piedra: Más fácil imposible, dos piedras y listos para cortar.

guía de fabricación de armas para Green Hell cuchillo piedra

  • Pico de piedra: Si el cuchillo anterior lo atamos con una liana a un palo, tenemos un pico perfecto para abrir cocos (o cráneos).
  • Hacha de piedra sencilla: Como hacha low cost casi de usar y tirar nos bastará con un palo y una piedra.
  • Hacha de piedra: Si ya nos interesa un hacha un poco más versátil y duradera, tendremos que añadir algún elemento a la fabricación.
  • Hacha de hueso y de obsidiana: cambiando las piedras por obsidiana o por huesos, tendremos diferentes variantes del hacha.
  • Antorcha simple: Para conseguir iluminar nuestro camino, aunque no sea muy recomendable, bastará con una cuerda y un palo. Eso sí, hay que acercarla a un fuego para que sirva de algo.
LEER MÁS:  Análisis de Neo Cab para Nintendo Switch

Armas de dos manos y largo alcance

Todos los utensilios anteriores pueden ser utilizados como armas, tanto para pegar cuerpo a cuerpo como para ser arrojados contra cualquier habitante de la jungla. El problema es que no están pensados para ello y su efectividad es bastante reducida en comparación con las lanzas y el arco que aprenderemos a fabricar a continuación.

  • Arco y flechas: Un palo largo y una cuerda serán suficientes para tener un arco rudimentario. Un par de plumas y un palo pequeño harán las veces de flecha.

guía de fabricación de armas para Green Hell arcoflecha

  • Lanzas: Podemos fabricar varios tipos de lanzas que serán el arma más efectiva para acabar con los peligros más grandes de la selva. Con palos, con piedras o con huesos, tendremos un arma con el que matar casi sin ser vistos.

Y hasta aquí tenemos la guía de fabricación de armas para Green Hell con la que os convertiréis en unas verdaderas máquinas de matar lagartos y otros animales por la jungla amazónica. Aunque no quisiera acabar sin recordaros que una de las principales necesidades que tendréis en la selva es el fuego. Así que os dejo una última imagen para que veáis como hacer un encendedor rústico que os sacará de más de un apuro.

LEER MÁS:  Análisis de SuperHOT para Nintendo Switch

guía de fabricación de armas para Green Hell fuego

Sí, exacto, un palo pequeño y uno normal. Pero lo más importante es que necesitaréis alguna fibra seca con la que prender la primera llama. Para eso nada mejor que un nido, una hoja de palmera seca o algún que otro tipo de planta del cual extraer las fibras. Con un poco de práctica seréis los amos del fuego.