Guía Nioh, cómo derrotar al yokai Onryoki

El viejo “amigo” de las dos bolas nos espera en el barco. Ahora no es tan joputer como en la demo alfa, pero aun así si nos descuidamos vamos a morir de forma horrible.

Onryoki es un jefe final que no nos pilla por sorpresa en Nioh. Es el jefe final que tantos golpes de bola nos dio en la demo alfa y que más de una vez hizo que nuestra armadura se destrozara. Menos mal que esto lo cambiaron en la demo BETA, pero Onryoki continuaba igual de cabroncete.

El problema de este jefe final es el escenario. En otros jefes finales siempre tenemos más espacio para maniobrar, esquivar y estar alejados de los enemigos, pero con Onryoki eso no ocurre. Estamos dentro de un barco, el boss es grande y encima tiene unas cadenas con dos bolas para tener más alcance.

Para este jefe final yo prefiero utilizar la lanza en su posición alta. Atacar dos veces y después esquivar. Hay quien a lo loco se enfrenta a Onryoki con dos espadas y prefieren la corta distancia. Es una buena táctica, pero hay que estar atento a sus movimientos y cubrirnos. La única pega que le veo es que nos puede romper la guardia, el Ki por los suelos y dejarnos totalmente vendidos durante un tiempo mientras William Adams recupera el aliento. Por eso prefiero utilizar la distancia larga. Encima soy mucho de utilizar arco, armas de fuego o bombas (en el vídeo de la demo alfa utilicé el hacha).

En el vídeo que de más arriba se pasan a Onryoki con dos katanas y utilizando las distancias cortas. Encima no recoge ni el espíritu guardián. Vosotros la primera vez utilizad todo lo que tengáis en vuestro poder. Si os mata Onryoki y volvéis, rápidamente coged el espíritu guardián. No os hagáis los valientes que ya tendréis tiempo de hacerlo cuando tengáis un buen nivel (el del vídeo tiene nivel 10). También podéis utilizar si queréis las diferentes poderes mágicos que tiene William Adams.

Por si queréis más ración de Onryoki, este demonio aparecerá más veces en el juego (Misión 52 y 70, además aparece en el modo Ocaso como jefe intermedio). Lo bueno es que en estos dos enfrentamientos tendremos más espacio para darle mimos a base de lanza. ¿Problemas que nos podemos encontrar? Pues el segundo enfrentamiento tendremos a dos molestos demonios de agua. Sus ataques no nos quitarán mucho vida, pero serán bastante molestos. El estar luchando contra un jefe final y tener dos moscas cojoneras no es bueno. Aprovechad y matad rápido a estos dos demonios y así la arma que llevéis equipada se impregnará de la magia de estos. Es un buen truquillo para utilizar a nuestro favor la aparición de estos demonios.

En cuanto al tercer encuentro, cuidado porque al no tener desde el principio la cadena con bolas Onryoki será mucho más rápido. En el vídeo veréis que para poder derrotar a este boss final el usuario hace aparecer a un ayudante. Gracias a él será más fácil terminar con la vida de Onryoki, pero tendremos que estar atentos y recuperar la vida de nuestro compañero cuando se agote. Es un momento peligroso ya que el Oni nos puede dar un zasca de los buenos y no contarlo.