Guilty Staff

 

Y de beber, videojuegos. Dirigiendo @GuiltyBit desde que era un pequeño píxel en mi cabeza.

Juego a casi todo pero no me gusta casi nada. Si consideras que los juegos son algo más que mero entretenimiento, te gustará leerme. "I'm making a note here: HUGE SUCCESS".

Adoro los videojuegos y la escritura, por eso estoy aquí. No concibo este mundillo sin las obras de Kojima y Miyazaki, son mis pastores y nada me falta con ellos. En mis ratos libres soy sociólogo, escribo poesía y mantengo profundas conversaciones con mi gato.

Cuando mi madre me parió me dio una GameBoy de las gordas para que me callara y de ahí nació mi pasión por esto. La vida es lo que pasa mientras espero Kingdom Hearts III.

Me apasiona escribir sobre las cosas que me gustan. Disfruto de la música, las series, el cine, los videojuegos y la literatura. Una parte de mí vive en un RPG de 16 bits.

Por algún motivo me metí en Periodismo y allí sigo. Escribo sobre videojuegos porque si de algo hay que morir, al menos que sea pasándolo de puta madre. Si te gusta cómo escribo, vete al médico

Estudiante de Ingeniería Informática y PC Gamer desde que me alcanza la memoria (que no es poco). "Todo el día pegado al PC no es bueno" decían mis padres, pues desde aquí os traeré todas las novedades para el PC de gamer a gamer.

No tengo ni idea de videojuegos porque no pronuncio bien sus nombres en inglés y me marqué un Cuphead de campeonato en la gamescom. Ah, y según un papel de mi pared, también soy informático.

Soy ese ruido que se escucha en el sótano de la redacción. Si dejas cabezas de pescado procura ponerlas todas en el cubo que luego me toca limpiar a mi. Metroidvanias, Metroid y Monster Hunter son las cosas que me hacen seguir manteniendo la esperanza en el mundo del juegovideo.

Viciado desde 1992 y hasta que mi cuerpo aguante. Estudiante de periodismo y escritor en proyecto. Buscando sacar provecho de esta obsesión insana por las maquinitas, los píxeles y los mandos llegué a Guiltybit, y eso...aquí estoy.

Friki de GuiltyBit. Coordinador, redactor, director del podcast y fan incondicional de Sonic, todo al mismo nivel. ¡Ah! Y maestro absoluto del látigo, por supuesto.

La culpa de todo es del Konami's Soccer de MSX, también del Knightmare, Nemesis II y Elevator Action. Fui un niño rata de la época porque rompí algún joystick de Atari. Actualmente vivo con una PlayStation. Dicen que llevo toda la pinta de estar hecho con Paint. También tengo cine y series nivel usuario.

Soy estudiante de último curso del grado en Lengua y Literatura Alemanas. Además del alemán estudio varios idiomas como el inglés, el japonés y el coreano. También estudio ilustración y fotografía como hobby. Amo los videojuegos y la tecnología casi tanto como amo a las letras.

Gozando de los videojuegos y la cultura geek desde que tengo uso de razón. Escribo aquí bajo el influjo del látigo culpable, el iofruta de mi jefe y las ñardfaces más terroríficas que os podéis imaginar. Todo lo demás es pura fantasía que no existe fuera de vuestras cabezas.

Web/Graphic Designer. Software Developer. LeagueOfLegends, HearthStone & StreetFighter Player. Bayern & Arsenal follower. Escribo en @GuiltyBit #SoyCulpable

Esta soy yo. Saifogeo. O Sai, para los amigos. En principio venía aquí por los husbandos, pero me quedé porque hace bueno.

Técnico audiovisual amante de los videojuegos

Desde que tengo memoria soy nintendero, amante de la fiesta y amiibo de mis amiibos. Algún día dominaré el mundo sobre un hipopótamo (posiblemente un Hippowdon) y blandiendo la Espada Maestra, así que ya podéis rendirme pleitesía muggles.

Desde que tengo memoria ya había una videoconsola en casa y desde entonces no he dejado nunca de jugar. Aficionado también a Magic, Rol, Warhammer, juegos de mesa y cosillas por el estilo. Amante de los chistes sin gracia.

Juego descoordinado, por lo que solo puedo escribir. Esa película es buena si yo lo digo.

Estudiante de Periodismo

Estudio juntaletrismo crítico videojueguil. Lo que viene siendo Periodismo para ser crítico de videojuegos pero sin enterarse de nada. Estoy aquí porque me dejan soltar bilis y creerme importante a partes iguales.