Apadrina a un ricachón con Marcus "Notch" Persson

La vida puede ser muy dura, y eso lo descubrimos cada vez que intentamos abrir el bote de aceitunas y se nos resiste o cuando intentas encontrar ese juego para tu consola que metiste en una caja que no le correspondía y ahora no te acuerdas de cuál era. Pero lo de Notch llega a otro nivel.

El creador de Minecraft, más conocido como Notch, Marcuss Person o, de vez en cuando, proyecto de persona humana, parece que no lo está pasando precisamente bien, y el dinero que tiene, o la pasta gansa, mejor dicho, no le ayuda en nada. Ni la mansión de 70 millones que se compró, ni los viajes por el mundo, ni las juergas, ni, por supuesto, la comida que se está pimplando, porque sigue igual. Lo ha dicho en una serie de tuits (qué mejor medio para hacer reflexiones filosóficas, por supuesto), en los que afirma lo siguiente:

Vamos, que el tener tanta pasta hace que pierdas los objetivos y no tengas razones para seguir intentado cosas, además de, por supuesto, que las interacciones humanas se vuelven algo imposibles. Incluso en Ibiza, donde el muchacho pasó unas vacaciones, se lo pasó mal porque se sintió muy aislado. Animalito.

notch-beverly-hills-mansion

Normal que se deprima… con estas vistas

Tampoco ha tenido suerte con sus empleados, a los que vendió vilmente a Microsoft por la friolera de 2500 millones, no lo olvidemos. Ahora, todos le odian.

Y si por algún motivo te pensabas que el dinero atrae a las chicas, estás muy equivocado. El propio Notch comenta que estuvo con una, pero no pudo con su estilo de vida, y se fue con una persona normal. No entendemos a qué se refiere por normal ni por “estilo de vida”, pero lo dejaremos a vuestra imaginación:

Desde aquí os animamos a que contactéis con Notch y le apadrineis para ayudarle a superar el mal trago de pasar de ser un don nadie a tener pasta para los restos, sacándole de paseo y mostrándole la vida que se puede tener gastándose 50 céntimos para comer en cualquier súper, o viendo puestas de sol con un paquete de pipas y una botella de agua del grifo para compartir. Seguro que os lo agradece eternamente y lo pone en Twitter.