Hackean la cuenta de Peter Molyneux

¿Sabéis cuando os encontráis de sopetón con algo que no te esperas, verdad? Pues algo así ha pasado con Peter Molyneux. El afamado diseñador de videojuegos ha tenido unos problemillas con su cuenta de Twitter, pues han aparecido una serie de tuits en los que decía que se retiraba del mundo de los videojuegos y agradecía a todos sus fans el apoyo prestado durante tanto tiempo dentro de la industria. A los pocos minutos, otro tuit suyo lo ha desmentido, diciendo que su cuenta había sido hackeada. Poco después, todos los tuits fueron borrados (pero aquí los tenemos como prueba A de la acusación).

Screenshot_2016-01-28-22-21-17

Como vemos en los tuits, también nombra la retirada del juego Godus. La verdad es que para ser una broma de un hacker ha estado interesante. Por cierto, el modo en el que avisa de que ha sido un hackeo no tiene desperdicio. El anuncio ha pillado por sorpresa a más de uno, y la gente incluso empezó a teorizar (otros más extremistas directamente le dieron las gracias por su retirada, algo gracioso y paradójico por lo surrealista de la situación). El caso es que el creador de Fable o Dungeon Keeper entre otros títulos ha estado rápido para resolver una situación que podría haber trascendido bastante más.

Ahora que ya ha pasado es cuando vienen las preguntas ¿Quién ha sido? ¿Por qué lo ha hecho? ¿Cómo lo ha hecho? Evidentemente no tenemos ni pajolera idea. Pero hubiera sido gracioso que alguien hubiera probado algo absurdo como contraseña y hubiera acertado. Algo así como: ‘fable3wasbad’ o similar. Y luego el chasco de esa gente que le dio las gracias por la retirada tiene que haber sido interesante también. Vale que el bueno de Pedrito no está en su mejor momento, pero oye, que con la tontería es uno de los creadores más importantes de la industria eh. Y también es cierto que ha tenido sus más y sus menos. Y que ya ha estado envuelto en otras polémicas… En fin, que con el tiempo ya veremos si hubiera sido mejor que esto no hubiera sido una falsa alarma, pero no nos pongamos así, hombre.