Halo: The Master Chief Collection - Análisis Xbox One

 

Halo: The Master Chief Collection - Análisis Xbox One

Hay muchísimos aspectos que podríamos debatir, para bien o para mal, acerca de la gestión de las máquinas Xbox desde que Microsoft decidió introducirse de lleno en el mercado de las consolas de sobremesa, pero una cosa es innegable; halló el gran filón en su primer intento. Ninguna otra compañía puede jactarse de haber encontrado la gallina de los huevos de oro a la primera, pero los de Redmond, no sabemos si por suerte o por el gran poder que ejerce toda su pesada maquinaria de marketing, encontró en Halo: Combat Evolved un clásico instantáneo, y un pilar donde reposar el éxito de sus consolas venideras.

Evidentemente, la compañía norteamericana no dejó morir a la gallina, y aunque pasó de la mano de Bungie a la de 343 Industries, esta siguió produciendo huevos, lenta pero inexorablemente, con una inteligencia y una calma de la que deberían aprender todas esas compañías que nos quieren hacer comulgar con un título anual, a costa de sacrificar su esencia. Halo se convirtió, creo que por méritos propios, en el buque insignia de cada Xbox que ha llegado al mercado, y cada entrega ha sido recibida con más ganas que la anterior.

Parece que Halo 5 hará lo propio en Xbox One, pero mientras tanto, y para amenizar la espera -y por qué no decirlo, para remontar la nave-, Microsoft se ha sacado de la manga Halo: The Master Chief Collection, otro gran movimiento de la empresa desde el punto de vista mercantil, que se pone al servicio de los millones de fans de Halo a lo largo y ancho del globo, conformando un producto memorable que pondrá en movimiento muchas de esas máquinas que están apiladas en los centros comerciales.

Regreso al futuro

La colección Master Chief es fan service en estado puro. De hecho, creo que no tiene otro proposito en mente que contentar y satisfacer las expectativas de los seguidores de toda la vida de las andanzas del Jefe Maestro, que encuentran buena cualquier excusa para regresar al siglo XXVI. En Halo: TMCC podremos encontrar todas las entregas numeradas que han visto la luz hasta el día de hoy, envueltas en una remasterización encomiable, y además incluyendo jugosos extras como Nightfall, la serie de actores reales producida por Ridley Scott, o un acceso asegurado a la beta de Halo 5: Guardians. Con estos mimbres, si eres acérrimo de la saga, ya habrás salido corriendo a la tienda más cercana para hacerte con una de estas ediciones.

Evidentemente no todo van a ser flores y halagos para el pack, básicamente porque aunque Microsoft ha puesto muchísimo mimo a la hora de devolvernos a un remozado Jefe, han cometido algunos errores que, aunque perdonables, restan brillantez al conjunto.

Fallos gráficos a parte, es de ser muy cutre que el que el modo multijugador nos lo hayan metido “fuera de disco” a través de una actualización de 15 Gigas, así como tampoco es muy sencillo de entender que la compañía haya desaprovechado la ocasión de congraciarse con el público castellano, y volvemos a encontrarnos con un Halo 2 sin localizar, y con un subtitulado bastante deficiente. Pero vamos por partes, y repasemos un poco qué es lo que ofrece la colección en cada uno de los cuatro títulos incluídos.

Halo: Combat Evolved

El juego que lo empezó todo, la pieza que encumbró a John 117 al estatus de icono de los videojuegos, a la altura de Mario, Sonic o Rayman. Técnicamente es el eslabón más débil de la cadena, pero a pesar de sus trece años de antigüedad, sigue siendo un shooter como la copa de un pino.

El antipasilleo en estado puro, el juego adolece de mecánicas jugables algo simplonas para lo que estamos acostumbrados hoy, pero lo suple con una historia muy interesante y cinematográfica, quizás la más completa de las cuatro.

Para la ocasión se han cogido las bases sembradas en la edición Annyversary que pudimos jugar hace un par de temporadas, y se ha vitaminado a niveles de resolución y tasa de cuadros.

halo4

 

Mantiene su doblaje al castellano -algo añejo ya- y aunque remasteriza también sus pistas sonoras, estas también suenan algo vetustas. Es el menos “next gen”, sin duda, pero es tan rejugable como el resto de títulos incluídos en el recopilatorio.

Halo 2

Sin ningún género de dudas, es la estrella de la Master Chief Collection, y el prolegómeno más cercano a lo que será Halo 5. El remozado gráfico es realmente alucinante, y cualquier parecido al original, en este aspecto, será pura coincidencia. 343 se lo ha currado, y los fans lo agradecerán eternamente. Volver a vivir la historia de amor/odio entre el Inquisidor y el Jefe con este nuevo look es simplemente acojonante, y las nuevas cinemáticas que han introducido son, no más ni menos, una película de animación de alto standing. Halo 2 dice adiós a las escenas hechas con el motor del juego y a cambio nos regala unas pequeñas obras de arte que le dan una perspectiva totalmente diferente al juego. Bravísimo.

Eso sí, una vez que te hayas hecho al deslumbrante apartado gráfico, la historia será la misma, para lo bueno y para lo malo. Microsoft ha tirado por la borda la posibilidad de hacer las paces con todos aquellos indignados con el doblaje de Halo 2, ya que finalmente ha llegado en inglés, y con unos subtítulos muy caóticos -hay frases en inglés y el ingame está sin subtitular-, que espero que sean normalizados en algún parche venidero. Además, para ser honestos, el juego petardea de vez en cuando, aunque de manera muy leve y discontínua, pero ahí está.

Halo 3

Puede que la adaptación de la tercera parte de la saga sea la que nos deja un peor sabor de boca, principalmente por las habituales bajadas de fps que encontraremos en el juego. Aunque en ningún momento la experiencia se torna injugable, sí que notamos que las mieles de los 60 fps caen bastante a lo largo de la aventura.

A parte de eso, el remozado gráfico puede que sea también el más flojo, a pesar de que recibe nuevos y efectistas juegos de luces.

Cortana Halo Interior

Eso sí, sigue siendo un pedazo de juego lo mires por donde lo mires, y quizás el más completo de los cuatro desde el punto de vista de la variedad de las misiones y el sistema de combate. El balance entre fases motorizadas y escaramuzas de combate es ideal, y se nota que fue el punto y final de Bungie dentro de la saga numerada, por el cariño que le imbuyeron.

Halo 4

Imagina que ves una chica guapísima en chandal, ¿vale? Pues ahora coge a esa chica, maquíllala un poquito para resaltar sus bellos rasgos y ponle un vestido muy bonito. ¿Lo tienes? Pues esa es la diferencia que hay entre el Halo 4 original y el remasterizado.

Se nota que es el primer hijo de 343, y que han querido hacerle destacar por encima de los otros tres juegos, y es que Halo 4 MCC podría pasar perfectamente por un juego de nueva generación.

Jugablemente sigue siendo el rarito de la saga, no solo por el rollito Cortana de la historia, sino porque a la hora de combatir es todo más directo y frenético que en los otros tres juegos, y por el sistema de habilidades que se introduce. Aún así, es un muy buen Halo, que sienta las bases de lo que nos vendrá en la nueva trilogía y respalda a 343 como la sucesora ideal de Bungie.

Hola Online, adiós vida

A pesar de los problemas iniciales que ha tenido el debut del online del juego, debido a la excesiva demora en la sala de espera, hay que reconocer que la desarrolladora del juego se ha esforzado sobremanera por ofrecer uno de los matchmakings más sólidos y efectivos que podemos ver en los videojuegos que coexisten ahora mismo. Desde mi punto de vista bastante mejor que el de Destiny -por mucho que al experimentado le quites las mejoras de nivel, sigue habiendo echado más horas que el novato, y este es carne de cañón- y también mejora el matchmaking de Titanfall, por nombrar un par de referentes en el actual panorama de los shooters con componente multijugador.

Además, la recopilación se puede jactar de ser el online más grande que hemos visto nunca. La inclusión de más de cien mapas y un gritón de listas de juego de ayer, hoy y siempre colaboran para ello. Las horas de juego que pasaréis dentro del online del juego llegarán a contarse por miles, y aún así tendréis la sensación de que sois unos malditos n00bs a comparación de otros jugadores que pueblan la fauna del juego.

De los, agárrate, 4500 puntos de Logros del juego, más de la mitad los deberéis arrancar de las garras del modo online, en el que hay que variar de estilo de juego según sea un mapa de, por ejemplo, Combat Evolved, o  uno de Halo 4. Para la ocasión se han rehecho seis mapas de Halo 2, y aunque están muy bien, se echa en falta el que no se hayan animado con, al menos, un par de mapas de cada entrega, que habría sido lo más lógico.

Si además de un gran jugador online, te consideras un gran arquitecto, pasarás otro buen montón de horas en La Forja, que no es sino el editor de personajes del juego. No le he dedicado mucho tiempo porque ni es lo mío ni me interesa, pero parece que tiene un número de posibilidades lo suficientemente alta como para satisfacer a los hacedores más exigentes, aunque eso deberán juzgarlo los manitas.

Gráficos: 90

Sonidos: 80

Jugabilidad: 95

Modos de juego: 95

Total: 90