Hasta los botones de... consolas nuevas cada dos por tres

Pobres peceros que se ven forzados a cambiar de gráfica cada cuatro años para poder disfrutar de los juegos mientras las consolas tienen ciclos de vida de ocho años o más… Oh, wait… Hasta los botones estamos ya de que los fabricantes de maquinitas, sean coches o teléfonos móviles, reduzcan cada vez más la vigencia de sus productos. Y no, no voy a hablar de obsolescencia programada o falta de calidad en la fabricación para ganar dinero a través de las reparaciones. Lo que vamos a discutir es el poco disimulo de las marcas a la hora de querernos sacar los dineros. Que sí, que siempre acabamos hablando de lo mismo, pero es que no nos dan una buena noticia.

No os asustéis que no hay ninguna confirmación oficial, sólo son rumores, pero si se ha filtrado que Sony está trabajando en una nueva versión de la PS4 algo tiene que haber detrás. Que no es que yo sea un iluso, es completamente normal que Sony siempre esté desarrollando prototipos y haciendo pruebas, pero mosquea que el “nombre en clave” que se esté usando sea el de PS4.5. No hace falta tener demasiados estudios para ver que es algo que está a medio camino entre el modelo actual y la próxima generación. Y todos sabemos que las anteriores PlayStation han recibido mejoras después de estar unos años a la venta, ya sea con modelos más pequeños o con más capacidad de almacenamiento.

El problema es cuando lo que empieza a planear sobre nuestras cabezas es un posible cambio en el hardware principal de la consola. Sobre todo porque un cambio así plantea muchas dudas, además de que tenemos un caso reciente que invita al pesimismo: el de Nintendo 3DS y New 3DS. A simple vista es el mismo aparato con mejores especificaciones, con más pijadas o con cuatro cambios estéticos, pero va a ser compatible con todos tus juegos del modelo anterior. Y los juegos que se desarrollen para los nuevos componentes, ¿serán compatibles con mi vieja máquina? Puede que sí, puede que no. Puede que en un par de años tengas un bonito ladrillo y debas comprarte el modelo nuevo para estar al día.

Y los que se decidan a comprar esa hipotética nueva consola (y volverse a gastar el dinero para estar a la última), ¿qué tendrán que hacer con la vieja? Porque no hablamos de una máquina con su propia lista de juegos exclusivos, sino de un producto obsoleto. En un mundo ideal, Sony ofrecería esta actualización como un añadido que se pudiera instalar o reemplazando unos componentes por otros. Incluso, tirando mucho de optimismo, podría comprar las consolas de los interesados para que les saliera más barato comprar la nueva. Pero no. En el caso de que se convirtiera en realidad y te interesará hacerte con una de estas Ps4.5 o PS4K, seguramente tendrás que malvender tu PS4, básicamente porque nadie va a querer una consola que ha sido substituida por una mejor que, repito, le permite jugar a los juegos que ya tiene de la vieja.

¿Y qué justificación tendría Sony para lanzar este nuevo modelo según los rumores? Mejorar la experiencia de los juegos de realidad virtual o poder ofrecer de forma nativa juegos en resolución 4K. Si es para darle más prestaciones a la VR, que me perdonen, pero huele a que a día de hoy la PS VR va mal y se ve peor. Y si es por los 4K, que me expliquen como pueden convertir una máquina que a duras penas consigue funcionar a 1080p y 60fps en un superordenador capaz de renderizar a ese nivel de calidad sin pasar de los 600 €. Sea por lo que sea, esta generación tiene unos errores de concepto enormes y una falta de rumbo preocupante.

Y para los que ya estén afilando el comentario fanboy de turno, no os penséis que en Microsoft no están llevando a cabo proyectos similares. Para empezar, han rebajado el precio de la Xbox One en su versión de 500Gb a 299 € durante esta semana. Teniendo en cuenta la política habitual de la compañía, ese precio dejará de ser una oferta puntual para ser el precio normal de venta en los próximos meses. ¿Es sólo una manera de aumentar las ventas o la vía más rápida para agotar stocks de cara a un nuevo lanzamiento? Al menos, si le han contado a alguien sus planes, han conseguido que mantengan la boca cerrada con respecto a sus intenciones.

Pero, ¿qué conclusión saco yo de todo esto? Que la next gen nació un paso por detrás de lo que debería, pero su status de producto “asequible” para el entretenimiento condicionó sus especificaciones técnicas. Dos años después parece que no se les puede sacar más jugo y los juegos siguen funcionando a una resolución y un framerate inferiores a lo prometido. No creo que hacer pasar por caja otra vez a los usuarios sea una buena idea, por mucha realidad virtual que nos quieran añadir al paquete.