Tollinas como panes, destilería visual, épica animesca. La beta de Jump Force se ha servido como una primera toma de contacto bastante satisfactoria.

¿Quién nunca ha fantaseado con jugar con sus personajes de anime favoritos en un juego de lucha? Con la beta de Jump Force pudimos eso y mucho más.

Reconocedlo, culpables, los crossovers nos vuelven locos y la popularidad que cosechó la serie J-Stars en Nintendo DS habla por sí sola.

Ver pelear a Luffy contra Barbanegra es algo chachi pero verle lanzar una ráfaga gomu gomu a la cara de Naruto se torna en algo glorioso. Sin embargo, los últimos exponentes de la Jump en el terreno consoleril han salido un poco rana, caso del J-Stars Victory VS (Spike Chunsoft, 2014) acontecido en Playstation 3, PS Vita y PS4 cuya premisa era un tanto confusa y estéril.

One Piece, Naruto, Dragon Ball, Bleach… Conocidos de las franquicias más famosas de la Shone Jump se dan cita en este manido crossover

No en vano, de los errores se aprende y parece que Spike Chunsoft se ha cargado bien las pilas para esta nueva entrega. Con un tono muchísimo más serio y volcado en la épica, Namco Bandai se está volcando duro con el juegovideo y su beta cerrada nos lo ha dejado claro. No hay más que ver   su estilo artístico 3D y su banda sonora. Esta ha sido realizada nada más y nada menos que por la orquesta sinfónica de Hungría. Ahí es nada.

Mejorando, que es gerundio

Dentro de la beta, comenzamos escogiendo un avatar. Este varía entre 6 opciones, todos con una habilidad diferente y diseños inspirados en atuendo y cosméticos de los diferentes personajes del título. Una vez escogido el “cosplayer” entraremos a un lobby que nos permite hacernos a la idea de cómo serán los modos del juego final.

En la prueba solo tenemos disponible el Duelo Online aunque en su interior nos permite también batirnos contra la máquina por si no queremos saltar directamente al ruedo sin versarnos en sus controles.

Y qué decir de estos. Siguen un esquema que recuerda a un cóctel de mecánicas entre Naruto Ultimate Ninja Storm (CC2, 2008) y Dragon Ball Budokai Tenkaichi (Spike Chunsoft, 2005). Tenemos los clásicos 2 botones de ataque ligero y fuerte que podemos combinar para dar rienda suelta a combos preciosos. También botones para protegernos, hacer fintas, contraataques e incluso huir si nos están dando estopa (siempre que nuestro círculo azul inferior esté lleno). Podemos hacer acometidas para abarcar grandes masas de terreno en un segundo y cómo no, 3 ataques especiales realizables según nuestro nivel de barras de energía.

Las frases que se dedican antes de empezar el combate reflejan bien las personalidades de la obra original a la cual pertenece cada personaje

Estas técnicas se realizan pulsando R2 + botón de la cuadrícula principal y son perfectamente combinables con ataques normales. Los hay de todo tipo, desde ráfagas destructoras, ataques de contra, ondas expansivas e incluso ataques en carrera.

A su vez existe el comando R2 + X que desata la técnica definitiva que se puede ejecutar una vez hayamos conseguido llenar la mitad de la barra especial, una que rodea el portrait de nuestro personaje activo.

Con esta barra también podemos desatar transformaciones de toda índole. Una vez alcance su estado completo, pulsando el botón R3 haremos que nuestro personaje se rodee de un aura que aumenta sus estadísticas (caso común) o se transforme llevando además a que cambien sus técnicas (caso de los Sayans, Naruto o Seiya).

Lo interesante es que estas se mantienen durante todo el duelo, aunque perdamos/ganemos una ronda, nuestros personajes seguirán transformados con sus ventajas intactas. Algo que parece que podría desequilibrar el juego  pero dada la dificultad de conseguir una de estas transformaciones no nos parece se rompan demasiado las contiendas.

En la variedad está la virtud

¿Y cómo se las gastan los personajes? Pues mirad, la beta ha sido bastante generosa en cuanto a roster se refiere. Pudimos probar a Naruto, Sasuke, Goku, Vegeta, Freezer, Luffy, Zoro, Barbanegra, Seiya, Yusuke, Toguro, Gon, Hisoka, Ichigo, Rukia sin olvidar al avatar que escogemos al iniciar la beta.

En tónicas generales cada personaje se siente único a los mandos. Detalles como su peso, extensión de combos, naturaleza de ataques especiales… Hacen que no tengamos esa sensación de manejar un maniquí clonado como es costumbre en esta clase de juegos. Si bien es cierto que la profundidad de los combates no es tal como la de un juego de Arc System Works, su premisa es más compleja de lo que en un principio podría parecer.

El objetivo es mermar la vida del rival. Pero ojo, culpables. Dicha barra de salud es única para el contrincante y se comparte entre sus luchadores. Sí, digo en plural porque los combates se desarrollan en formato 3 VS 3 donde lo que importa es la susodicha, no el estado individual de cada personaje para alcanzar la victoria.

A nivel gráfico impresiona. Los efectos especiales de las técnicas definitivas o las transformaciones alcanzan nuevas cotas en el género crossover de la Jump.

Saber gestionar bien a los 3 luchadores es vital. Si pulsamos el botón L2 haremos que uno de los personajes de reserva salga realizando una técnica de asistencia. Sin embargo, dando un toquecillo ligero cambiaremos de personaje y este entrará respondiendo a nuestro último input introducido. Todo esto a la par que el personaje que controlábamos seguirá pegando hasta desaparecer de la pantalla. Esta mecánica tan curiosa da pie a jugosos combos de equipo que, dominándolos, pueden decidir las tornas de los duelos.

Sí, todo esto así descrito igual es mucho que asimilar. Pero tranquilos. El juego es muy accesible y creemos que la idea de “fácil de aprender pero complejo de dominar” se le viste bien.

Por último decir que de optimización anda “así asá”. Al juego se le nota que le falta mucho que pulir aunque es lo común a sentir en una beta. Sin embargo, ciertos tirones y rascadas, sobre todo en el lobby, podían hacerse molestos.

En temas de conexión se las gastó bien y se nos hizo fácil encontrar contendientes online y los combates marcharon bien fluidos, aunque eso sí, los tiempos de carga previos a los combates se hacían un tanto eternos.

Conclusiones de la beta de Jump Force

Y… Esto es todo lo que podemos contaros de la beta, culpables. Sabed que el juego se pondrá a la venta en febrero del año venidero para Playstation 4, Xbox One y Steam.

A nosotros con la beta nos ha convencido y con creces. Y deseosos quedamos de que llegue la fecha para hacer nuestro trío de épicos de la Shonen Jump. ¿Y vosotros?