Hoy, 8 de marzo, no puedo jugar a Horizon. Ya que se me ha estropeado el plan me ha dado por pensar, y dejar por escrito lo que he pensado.

¿Y si un día Link fuera el príncipe al que hay que salvar? ¿Y si Zelda se enfrentara a mil peligros para rescatarle? Pues no estaría tan mal, ¿no? También nos molaría ver un “Super Peach” en el que la princesa recorriera mil mundos coleccionando estrellas o lunas en busca de su amado fontanero. Pero no como el título que vimos en 2005 para la Nintendo DS, en el que la jugabilidad de la princesa dependía de sus estados de ánimo, como si quisiéramos dejar claro que la mujer se deja llevar mucho más por las emociones. Hoy, 8 de marzo, no puedo jugar a Horizon . Así que toca pensar.

Antes de nada, tengo que aclarar que este artículo se centra en el papel de las mujeres como protagonistas en los videojuegos, como personajes digitales. No voy a entrar en la situación de las mujeres como desarrolladoras, jugadoras, artistas o periodistas, ese tema daría para doscientos artículos más. Para leer un poco sobre ese tema podéis echarle un ojo al artículo de mi compañera María, aquí mismo.

No hace falta decir que aún queda mucho camino por andar, que el videojuego sigue siendo profundamente machista. Sin embargo, empezamos a ver algunos signos de que la mujer cobra cada vez más protagonismo en este mundo. Por desgracia, ante este avance, siguen apareciendo reacciones de la comunidad que parecen sacadas de la Edad Media. Comentarios y críticas tan profundamente machistas que duelen en el alma.Hoy, 8 de marzo, no puedo jugar a Horizon

Heroína o héroe, da igual

Inevitablemente, se me viene a la cabeza un ejemplo muy reciente. Cuando el mundo del videojuego le dio la bienvenida a Aloy como protagonista del increíble Horizon: Zero Dawn nos quedó claro que aún hay mucho por hacer. Surgieron clanes prehistóricos de esas cavernas que llamamos foros proclamando su ranciedad a los cuatro vientos. No fueron pocos los comentarios de hombres indignados con que la protagonista de Horizon fuera una mujer. Pero tranquilos, que ellos tenían sus argumentos. Argumentaban diciendo que “no se sentían identificados con Aloy”.

¿Qué pasa? ¿Con Kratos si os sentís identificados? ¿Sois capaces de levantar toneladas de peso sin esfuerzo? ¿Asesináis dioses como quien sale a comprar el pan? Tal vez os sintáis más identificados con Dante, de Devil May Cry, y sabéis hacer surf sobre un misil. Obviamente, este argumento de sentirse identificados o no con Aloy es una soberana idiotez. Una excusa barata para enmascarar el rechazo a un personaje por el simple hecho de ser mujer.

También hubo polémica con Assassin´s Creed: Unity. Polémica en la que la propia Ubisoft quedó retratada al explicar por qué no había incluido personajes femeninos en el juego. Según la compañía, era “complicado” crear una asesina mujer y sus animaciones de movimiento. ¿De que nos vamos a extrañar? Si ya en 2012, en Assassin´s Creed: Liberation, Ubisoft recicló los movimientos de Connor para usarlos en su protagonista femenina, Aveline.Hoy, 8 de marzo, no puedo jugar a Horizon

Pero lo más chocante de todo esto, por desgracia, no es la mala praxis de Ubisoft. Las oleadas de comentarios que se dieron en algunos foros a raíz de lo ocurrido en AC: Unity fueron, simplemente asquerosas. Os dejo por aquí algunos ejemplos de ello.

Antes de nada, quiero aclarar que no censuro los nombres de usuario por proteger a estos personajes ni mucho menos. De hecho, da igual, ya que se esconden en el anonimato. Lo hago simplemente porque lo importante de todo esto es el mensaje tan lamentable que se da. No son pocos los que se escudan en la excusa de “Ya tenéis personajes femeninos, como Lara Croft”. Esto me lleva a pensar en la visión clásica de la mujer en los videojuegos, y la protagonista de Tomb Raider es uno de los más claros ejemplos de ello.

Como siempre, el problema viene de largo

Es cierto que las mujeres han aparecido siempre en el videojuego, pero hasta los últimos años, salvo raras excepciones, eran vistas como objetos sexuales o personajes indefensos. Tenemos un ejemplo muy hiriente en el famoso Streets of Rage de 1991. En este juego de peleas callejeras el grueso de los enemigos que aparecían eran hombres, de todas las formas y colores. Sin embargo, los pocos modelos femeninos que aparecían eran mujeres hipersexualizadas, con vestimentas que remarcan sus caracteres sexuales y armadas con látigos. Pero no es que este juego sea un ejemplo aislado, es cuestión de repasar los títulos de la época para encontrarnos un sinfín de ejemplos.

Ahora vámonos a Tomb Raider y Lara Croft, la que ha sido la mujer más visible del mundo del videojuego durante más de una década. Es cierto que esta intrépida cazarrecompensas ha protagonizado una longeva saga, que se adentra en lo que se considera un “mundo de hombres”, un mundo de aventura y acción. En ese sentido hay que romper una lanza a su favor. ¿Pero es todo así de bonito? No, claramente no. Por desgracia Lara Croft es recordada por muchos por sus exagerados caracteres sexuales más que por sus aventuras. Muchos la conocerán y comentarán su físico sin ni siquiera ser capaces de recordar los títulos de sus diferentes juegos.

Está claro que habrá jugadores que vayan más allá de eso. Que de verdad sean fans de sus aventuras, pero es innegable que su apariencia hace que sea recordada por muchos que ni siquiera son aficionados a los videojuegos, y eso es realmente triste. Por suerte, en los últimos títulos de la saga esto ha ido cambiando.Hoy, 8 de marzo, no puedo jugar a Horizon

Los juegos de lucha son otro de los grandes exponentes del machismo en este mundo. ¿Cuántos personajes vemos en los títulos de este género con ropas que enseñan más que tapan? ¿Cuántas mujeres hay en estos juegos con unos atributos sexuales tan absurdamente exagerados? Por ejemplo, en Soul Calibur la gran mayoría de las mujeres cumplen estos estereotipos. Aunque me duela reconocerlo es así, a pesar de ser mi juego de lucha favorito debo tachar sus errores.

Ivy es el ejemplo más claro de ello. Más desnuda que vestida y con un físico casi imposible sin operaciones estéticas, este personaje es la sexualización materializada. Y no es la única, Taki o Setsuka son otros ejemplos clarísimos.

Hay brillos de esperanza

Sin embargo, junto a esta decepcionante escena, nos encontramos ciertos detalles que nos dan esperanza. El ejemplo más clásico podría ser Samus, de Metroid. Una cazarrecompensas espacial, enfundada en una armadura de combate, repartiendo caña a diestro y siniestro. Y lo que es más importante, sin ser sexualizada en ningún momento. En The Last Of Us tenemos a una protagonista con carácter propio, decidida y valiente. Una adolescente tan capaz como su compañero de aventuras. En Horizon Zero Dawn Aloy se luce como una de las heroínas más impresionantes de la historia, y si, soy capaz de identificarme tanto con ella como con Kratos o Link, porque no nos importa su sexo, sino los valores e ideales que nos transmite.

Hoy, 8 de marzo no puedo jugar a Horizon porque Aloy se ha puesto en huelga. Hoy nadie combatirá a las máquinas. Es un buen día para darse cuenta del importante papel de las mujeres en nuestra sociedad, incluso en los videojuegos. No me queda más que felicitar a todas mis compañeras de GuiltyBit, a las mujeres que, de una forma u otra, trabajan en el mundo del videojuego, y a todas las mujeres, porque hoy es su día.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of