A un mes de la próxima llegada de Cthulhu a nuestras casas, os contamos en nuestras impresiones de Call of Cthulhu nuestras primeras horas en Darkwater.

H.P. Lovecraft siempre ha sido una constante inspiración en la cultura popular actual. Desde juegos de mesa pasando por videojuegos y otros con lápiz y papel, todo el panteón de dioses profundos que el autor de Providence creó han sido una presente aunque en el mundo de los videojuegos no siempre ha tenido buenas críticas, a excepción del notable Dark Corners of the Earth de Headfirst. Ahora, la pelota está en el tejado del equipo Focus-Cyanide y hemos podido disfrutar de las primeras horas. Os contamos en nuestras impresiones de Call of Cthulhu si hemos perdido la cordura para bien o para mal.

Call of Cthulhu nos pone en la piel de Edward Pierce, un detective borrachuzo con un pasado traumático que ha perdido las ganas de trabajar. Sin embargo, cuando un desconocido señor entra en su despacho con un terrible cuadro pintado por su hija antes de que su mansión se haya visto engullida en un incendio. Sin saber los verdaderos motivos, nos dirigimos a la misteriosa isla de Darkwater para descubrir la verdad. Pero, ¿seremos capaces de mantener la cordura y soportarla?

Exploración en primera persona

El título desarrollado por Cyanide se muestra completamente en primera persona. A pesar de haber sido presentado como un juego de rol, durante las primeras horas del juego (los cuatro primeros capítulos) nos hemos encontrado con una aventura en el que la exploración lo es todo. Si tiene elementos de rol ya que a medida que vayamos descubriendo nuevos lugares y superando ciertos momentos, así como encontrando objetos por la oscura isla, iremos aumentando nuestras siete aptitudes entre las que se encuentra la Investigación, que nos permitirá descubrir algunos elementos en los escenarios que nos darán más trasfondo del lugar, Fortaleza, que nos permitirá intimidad a las personas o usar la fuerza en algunos lugares determinadas o la Medicina y el Ocultismo, las dos únicas habilidades que no se mejoran de forma normal pero que nos ayudarán a descubrir y sobrevivir en este hostil páramo.

Curiosamente, estas habilidad se reflejan en los muchos diálogos del juego, abriendo nuevas opciones con las que comunicarnos con la gente. Esto consigue que cada vez que juguemos al juego, podamos conseguir avanzar de forma diferente a la anterior, aunque acabemos siguiendo una ruta más o menos parecida.

Durante las primeras horas, he tenido contacto de primera mano con la isla de Darkwater y sus habitantes y, para aquellos que no seamos ajenos a la obra de Lovecraft, sabemos que nada bueno están tramando. A pesar que al principio no tendremos ningún encuentro hostil, no significa que la sensación de opresión al estar en el lugar equivocado no esté presente desde el primer momento que ponemos un pie en el embarcadero del lugar. Los personajes, cada uno de ellos muy bien definido y con una personalidad muy marcada, parecen ser sacados más del libro de rol que de las propias novelas de Lovecraft, un hecho que no le sienta nada mal.

impresiones de call of cthulhu 2

Un lugar hostil y misteriosamente atractivo

Además, los eventos en los que perderemos la locura seguirán presentes y nos harán ver una perspectiva diferente de los hechos del lugar aunque, cuidado, ya sabéis que les pasa a aquellos que pierden su cordura. Y si no lo sabéis, pues nada bueno.

Visualmente, la ambientación está muy bien conseguida. A pesar que la isla es un entorno abierto, enseguida sentimos esa presión de estar en un lugar hostil, algo que también ocurre en los lugares cerrados en los que tendremos que explorar para ir descubriendo cada uno de los misterios del caso. Sin embargo, las animaciones de los personajes resultan en ocasiones demasiado forzadas y robóticas, sacándonos temporalmente de su conseguida ambientación, algo que también tiene parte de “culpa” su ominosa banda sonora.

Sin duda, Call of Cthulhu tiene todas las papeletas para convertirse en el primer título digno de llevar el nombre del dios profundo más famoso de la cultura popular friki. Así que ya sabéis, culpable, si queréis vivir una aventura terrorífica y no tenéis muchos amigos con los que jugar al juego de rol de lápiz y papel, no tenéis más que esperar al 30 de octubre para poder disfrutar de Cthulhu y sus amigos. Iä! Iä! Cthulhu fhtagn!

impresiones de call of cthulhu 3