Impresiones de la beta de Call of Duty: Black Ops IIII, esperanza de mejora

Llegó el momento de probar por primera vez Call of Duty: Black Ops IIII (cuánto rechina ese 4 así). Le hemos dado fuerte a la beta y os contamos nuestras primeras impresiones.

Acercarme a una hoja en blanco para plasmar mis impresiones de la beta de Call of Duty: Black Ops IIII ha sido un ejercicio más complicado de lo esperado. He sido, y soy, un completo admirador de la saga. Sobre todo desde que Modern Warfare asombrara al mundo en la generación anterior. También he sido testigo, como muchos de vosotros, de los palos de ciego que ha dado Activision con algunas de sus entregas.

Ghosts o Infinity Warfare se acercaron al pozo. Los saltos y jetpacks desviaron a la franquicia del objetivo. De no ser por el remaster de Modern Warfare no me hubiera acercado prácticamente a IW. Por ese motivo mi entusiasmo no tuvo fin cuando se anunció una vuelta a los orígenes con WWII. Un Call of Duty moderno con la mecánica antigua. Adiós a las carreras por las paredes. Hola a una jugabilidad pausada. Qué poco me ha durado la alegría.

Voy a ser sincero. Las primeras partidas a la beta de Black Ops IIII me dieron una impresión muy negativa. Activision tiene entre ceja y ceja metido que la evolución de su shooter tiene que pasar inexorablemente por asemejarse a Overwatch o Fortnite. Ya en WWII había ciertos elementos que daban esa impresión, pero había más del ADN clásico de CoD que de lo nuevo. En la próxima entrega cambian las tornas. Se ven mucho los parches procedentes de otros lugares.

Afortunadamente, a medida que vas subiendo de rango, de la forma habitual de la saga, el pensamiento negativo da paso a una cierto optimismo. Black Ops IIII apuesta por acelerar lo que ya era un gameplay frenético. Tengo que admitir que, quizá por edad, lo mío es cada vez más la pausa, pero si algo tiene CoD es que cualquiera puede hacer unos números decentes con dedicarle un mínimo de tiempo. Me terminé acostumbrando al ritmo rápido. Acostumbrarme, no apasionarme.

Fuera de gustos personales, hay que admitir que a Call of Duty le hace falta una pequeña renovación. Aunque nunca puede traicionar a su estilo. No solo por los millones de jugadores domésticos, sino por los cientos o miles de profesionales que encararán una nueva temporada competitiva. CoD podrá añadir o quitar modos de juegos. Traerá novedades y girará la tuerca de los elementos ya existentes, pero no puede cambiar la mecánica jugable. Son entregas anuales, pero la base tiene que ser la misma siempre. En juego hay mucho en el terreno de los esports.

Esta renovación de la que hablaba es justamente lo que ha acometido Treyarch. Los desarrolladores han adaptado con un resultado óptimo una mecánica más actual en los clásicos engranajes de CoD. No viene a inventar la rueda, ni mucho menos. Son las primeras piedras del camino de futuro. A mí me ha dejado algo confuso, pero no ha borrado la ilusión. El próximo fin de semana estaré de nuevo dándole a la beta y cocinando a fuego lento todas las novedades.

La más destacada es sin duda la eliminación de la curación automática. Ahora tendremos que sanarnos en medio del campo de batalla. Para ello, Treyarch ha hecho un cambio drástico en el veterano mapeado de botones del juego. Los botones superiores, en el caso de PlayStation L1 y R1, ya no lanzarán el equipo arrojadizo, granadas de fragmentación, humo o cegadoras. Ahora el botón izquierdo está orientado a utilizar una jeringuilla de curación y el derecho se usa para activar una de las habilidades del especialista elegido. No obstante, en la práctica, no hay un gran cambio. La mayor parte de duelos terminarán con la muerte de uno de los jugadores, por lo que en lugar de curarse automáticamente, habrá que dar a un botón.

Otra de las novedades con respecto a WWII es la vuelta de estos especialistas. Ya vistos en Black Ops III. De hecho, varios de ellos regresan desde entonces. Habrá habilidades nuevas también, entre ellas un perrete que irá arrasando todo lo que vea por su paso, lo que inevitablemente nos lleva a aquellos tiempos del World at War y la jauría de canes como racha.

Los modos de juego seleccionados por los responsables de la beta han sido el típico duelo por equipos (con baja confirmada entrando a última hora), Buscar y Destruir y un debutante, Control. Quizá sea el modo más divertido, aunque solo sea por aplaudir el olor a nuevo. Control es una mezcla de Dominio, Punto Caliente y Buscar y Destruir. Los dos equipos se turnarán para defender un objetivo. Hay respawn pero hasta cierto punto: lo suficiente para no dejar la partida a las primeras de cambio, pero habrá que estar pendiente de las vidas. Estas vidas son por equipo, no por jugador, así que la estrategia de cómo perderlas será parte importante. ¿Huele a competitivo? Veremos.

Beta privada de Call of Duty: Black Ops IIII

Conclusiones de las impresiones de la beta de Call of Duty: Black Ops IIII

Sobre el funcionamiento de los servidores, poco más hay que añadir a la palabra beta. No ha sido desde luego la mejor prueba a la que he jugado. Black Ops IIII se ha mostrado muy impreciso en sus primeros días. Los fps se han resentido mucho y han existido multitud de errores en los respawn: nacer al lado del enemigo una y otra vez (hasta cuatro veces en el mismo lugar) no es lo que esperamos de CoD. Ha fallado también el recuento de bajas, de repente se sumaba una baja de otro o no te aparecía la tuya. Ha sido una beta bastante imprecisa. Gracias al señor Activision, Treyarch ha engordado su carpeta de errores y se encuentra manos a la obra para mejorarlos.

En definitiva, la beta de Call of Duty: Black Ops IIII deja una impresión de ir de menos a más. Venir de WWII cuesta, pero no habrá que agotar muchas horas para al alcanzar un nivel básico. El ritmo de las partidas es muy rápido si lo comparamos con el CoD de 2017, y aunque no hay saltos imposibles, en ocasiones, con esa rapidez y las habilidades de los especialistas, parece poder hacerse piruetas complicadas. Habrá nuevos capítulos de esta beta y con ellos habrá que hacerse una idea más cercana de lo que será el juego. Por el momento, solo nos queda seguir con la esperanza de encontrarnos un magnífico título cuando aparezca en las tiendas.

No Hay Más Artículos