impresiones de Peaky Blinders Mastermind

Impresiones de Peaky Blinders Mastermind para PC

Los Shelby se pasan al formato videolúdico con una aventura de  estrategia. Te contamos cómo va con nuestras impresiones de Peaky Blinders Mastermind.

Peaky Blinders es una serie que cosecha un gran éxito y ha sido parida nada más y nada menos que por la BBC. La dirección y guion corren a cargo de Steven Knight, quien ya hizo delicias con la serie Taboo en exclusiva para HBO. Hablamos pues de una serie muy cuidada en lo audiovisual, con un estudio del plano y del enfoque que quita el hipo, además de una trama que te deja más estupefacto que una anfetamina a las 8 de la mañana. No es de extrañar que dada su calidad y éxito tan notorios, alguien se haya fijado en ella para trasladarla al medio del videojuego. Así pues asistimos a una trasmutación de su universo de la Gran Bretaña de los años 20 para dar vida a una aventura de sigilo y estrategia que apunta ideas muy interesantes. Ideas que te desglosamos ahora con nuestras impresiones de Peaky Blinders Mastermind para PC.

El estilo artístico es bastante acertado para el tono del videojuego y además, han representado a la perfección a los protagonistas de la serie.

La banda más temida y sólida de todo Birmingham

Tommy y Arthur acaban de volver de la guerra para comprobar que el negocio sigue tal y como lo habían dejado. Su tía Polly se ha encargado del mismo mientras estaban fuera y todo marcha bien, sin embargo, siempre hay algún que otro contratiempo que hay que cortar de raíz. Bandas rivales que les tocan los cataplines, clientes que no pagan lo que habían acordado, lo típico, vaya. Es por ende que nos toca calzarnos las botas de Tommy Shelby para solucionar los problemas con su ingenio.

En la serie, este personaje muestra una agudeza increíble para las negociaciones y la estrategia, que permite a su familia ganar mucha influencia en las calles. Los chicos de FuturLab han querido trasladar esas sensaciones de una forma un tanto discutible. El juego lo podemos resumir como un Zelda: Majora’s Mask en miniatura por su forma de interpretar el paso del tiempo. En cada escenario tenemos un tiempo límite para ser completado. Lo normal es que no nos dé tiempo del tirón hacer todas las tareas y pesquisas, sin embargo, la mecánica esencial reside en poder avanzar y retroceder el tiempo a nuestro antojo.

Así que, haciendo un curioso paralelismo a cuando Tommy consulta su reloj de bolsillo en la serie, tendremos que ir probando acciones hasta dar con la que más tiempo nos ahorre. Una vez localizada, retrocedemos el tiempo para que esta quede «programada» en el personaje que la ejecutó y así, al reanudar el tiempo, este la haga de forma automática mientras operamos con otro personaje. Por ejemplo, podemos activar una palanca que abre una puerta con Tommy durante unos 5 segundos, una vez hecho esto, retrocedemos 7 segundos y pasamos a controlar a Ada, quien podrá pasar por la puerta abierta en ese intervalo de tiempo que Tommy opera con la palanca.

Activar palancas, persuadir personas, arrastrar carros… No es que haya poca cosa con la que interactuar en los escenarios.

Puzzles y gestión del tiempo en una aventura un tanto extraña

Así pues, lo que a primera imagen parecía un Commandos, es en realidad un juego de resolución de rompecabezas donde la gestión del tiempo es fundamental. Cierto es que cada personaje tiene sus propias funciones. Por ejemplo, Tommy puede persuadir a otros NPC para que podamos controlarlos durante unos segundos. Ada puede entretener a guardias para que podamos pasar por aquellas zonas que vigilen. Finn, al ser el menor de los Shelby, puede meterse por sitios donde otros no cabrían. Y así un largo etcétera, por lo que interactuar en el momento preciso con ellos también es capital.

De hecho, cada personaje tiene sus propios objetivos a cumplir en cada uno de los escenarios. En esta versión del juego que hemos podido probar, jugamos los 3 primeros escenarios. Aunque no hemos podido asistir a ningún enfrentamiento directo, sabemos que Arthur, por ejemplo, sí que puede combatir contra los guardias. Por lo que la filosofía de los puzzles va a permear también a los combates, siendo necesario noquear o matar a enemigos en el momento preciso que toque.

Y es que los enemigos juegan el papel que veríamos en juegos como Commandos 2: Men of Courage o Desperados III. Es decir, que si nos ven en misiones de infiltración, habremos perdido directamente o saltará una desgracia de alarma. Claro está, para tener un control visual más competente de la situación, el juego se muestra desde una perspectiva cenital que nos permite observarlo todo sin fisuras.

impresiones de Peaky Blinders Mastermind
Curiosamente, el juego es mucho más asequible con mando que con teclado y ratón gracias al control del tiempo con los gatillos.

No es el tipo de juego que yo hubiera escogido para Peaky Blinders

A ver, el juego, como premisa, está genial, pero no creo que sea la idea más idónea para el universo de esta banda. Es original por su forma de gestionar el tiempo, separándose así de los RTS tácticos convencionales, pero también es confuso por momentos. Sin embargo, creo que Tommy y su banda brillarían más en un juego como El Padrino o los Mafia. Aún a todo, las bonanzas audiovisuales de la serie se han trasladado con eficacia a este título. La banda sonora es una maravilla y las escenas, con ese estilo tan de acuarela, son puro placer visual.

Puede que en lo puramente técnico el juego sea ahora mismo un acuario sin parches. No se puede jugar a más de 30 FPS en PC, presentan algunas inconsistencias gráficas, como dientes de sierra, fallos con las sombras y ciertos modelos acusan una falta de detalle preocupante.

Aún quedan unos meses para que el título salga al mercado. Seguramente, en lo que atañe a lo técnico, habrá mejorado un montón para entonces. Pero eso, culpables, si os gusta los juegos de lógica y gestión, es un bocado interesante. También si sois muy fans de la serie. No obstante, creo que a Peaky Blinders le haría más justicia otro género.