No hemos dejado de hablar de fútbol en todo el año. Liga, Champions, Mundial… Ahora es el turno de disputar uno de los partidos que más nos gustan: las previas e impresiones de PES 2019, serio candidato a juego deportivo del año.

A muchos os sonará exagerada la introducción. Hemos tenido años completos dominados por la serie FIFA de EA Sports. Sin embargo, si habéis leído nuestro análisis del juego anterior, os podéis imaginar que nuestras impresiones de PES 2019 no pueden ser más que buenas. Excelentes.

Estamos viviendo un nuevo vuelco de la situación. Pro Evolution Soccer fue el rey indiscutible del mundo del balón en la época de la PlayStation original y de su sucesora. Lo fue hasta que EA Sports se puso las pilas y decidió renovar su juego, adaptándolo a lo que pedían los jugadores por aquel entonces. Pasó a dominar por completo el espectro futbolístico.

Lo mismo está ocurriendo en la actualidad. PES 2018 ya era un magnífico título, digno del trono futbolero que hasta hace bien poco ocupaba FIFA. Ya para el que firma este artículo era mejor juego. Electronic Arts lo va a tener en chino para desplazar a Konami. Es un Juego de Tronos balompédico con ventaja para la compañía nipona. Le pese a quien le pese. Y no lo vea quien no quiera verlo.

Cuando caiga en mis manos alguna beta de FIFA 19 podré hacerme una idea más general de lo que va a traer de novedades. Pero basta de comparaciones entre ambos juegos. Vamos a centrarnos en el de Konami. EA sabrá qué tiene que hacer con el suyo. Tiene la Champions, eso sí. ¿Cambiará su fórmula jugable? Ya lo veremos.

Pro Evolution Soccer sí que supo renovarse. Ganándose unos merecidos palos, decidió cambiar el motor de juego y colocar el FOX Engine del ínclito Hideo Kojima. Hay mucho que decir sobre este señor, pero a pesar de su adoptada extravagancia, sabe lo que hace. Aunque el resultado en PES 2014 no fue para tirar cohetes desde luego.

El guantazo fue de tales proporciones que todavía se escucha. Como los zascas en Twitter. Fue una jugada muy arriesgada que sirvió para situar la primera piedra en la construcción de un maravilloso gameplay. Pero también generó desconfianza en la maldita masa que no ve más allá de sus propias narices. Ellos se lo pierden.

Las sucesivas ediciones anuales fueron cincelando el aspecto jugable hasta llegar a PES 2018. El juego en el que se logró una equilibrada jugabilidad, atada a un sobrio sistema gráfico. Muy cuidado en algunos aspectos y descuidado en otros.

El foco en generar el fútbol más real posible sobre el tapete virtual tenía que tener por fuerza algo negativo. Lo más evidente a simple vista es la pérdida de licencias. Cada vez son menos las que incluye el juego de Konami. También se notaba que detrás de un gran trabajo en reconstruir el rostro de los futbolistas, el movimiento facial no acompañaba y el resto del apartado técnico no era tan lúcido como el transcurrir de un partido en el terreno de juego.

Es bastante probable que esa haya sido siempre la idea de Konami. Primero tocaba pulir y generar un gameplay magistral para luego pintarlo con alegres colores. Es lo que llega al jugador en cuanto juega los primeros minutos a PES 2019.

Todo es reconocible de primeras. Se ha reducido un poco la velocidad del partido, pero su esencia es la que logró marcar un golazo por la escuadra el año pasado. Era el turno de retocar el apartado gráfico y situarlo uno (o dos) escalones por encima.

Lo más destacado de la beta de PES 2019 es el cambio implementado en la iluminación del juego. Ha maravillado a propios y extraños. Uno que es futbolero al cien por cien probó el juego mientras veía un partido del Mundial de Rusia en otro dispositivo. Con un encuentro real al lado del videojuego se puede afirmar que el trabajo realizado por el equipo de desarrollo pasa a simple vista como un partido real.licencias de konami para pes 2019 equipos

También se han incluido nuevas animaciones en los futbolistas. Sobre todo en los más conocidos. Ahora en su deambular por el césped sabremos de un solo vistazo quién es. Se han importado los gestos y movimientos más representativos de las estrellas más famosas. No solo de las actuales, sino que también entran en el pack las leyendas.

Sobre el terreno de juego, además de disminuir la velocidad, las nuevas animaciones hacen que haya que adaptarse mínimamente a ellas. Aunque lo logrado es de un enorme peso: si quedaba alguna rémora en el movimiento del futbolista virtual, PES 2019 la elimina por completo.

El nuevo sistema de iluminación permite crear una bella estampa deportiva. No solo en los días soleados, sino también en otras franjas horarias o en las ocasiones en el que el sol se esconde para dejar paso a la lluvia o a la nieve. Porque por fin podemos presenciar los blancos copos caer en un estadio de PES. El balón obtiene nuevos obstáculos para rodar limpiamente sobre el verde, e incluso los jugadores se escurren si pasan por una banda nevada.

Impresiones de PES 2019, Borussia

Una vez más no podemos dejar de destacar la física del balón. Los desarrolladores han logrado refinar y mejorar lo que ya nos parecía fantástico. Los diferentes toques, giros o cabriolas que puede realizar una pelota al ser golpeada o golpearse con algún elemento estarán presentes en el juego. Asombroso.

Es verdad que todavía estábamos ante una beta. Sin embargo, podía pasar realmente por una demo del juego final sin problemas. Falta por ver todos los modos de juego incluidos, como el nuevo MyClub, y valorarlo en detalle. El camino más duro se ha hecho. Ahora solo falta adornarlo lo suficiente para que toda esa masa quiera al menos probarlo.

Sería injusto que el título de fútbol con todo para ser el mejor de la generación sea desgustado tan solo por los que ya sabemos que va a ser así. Fuera los prejuicios. Acercaos a PES 2019. No os va a decepcionar si os gusta el fútbol y no estáis obsesionados con las licencias. Tenéis PES 2018 para haceros una idea. Aunque por lo “poco” mostrado hasta el momento, la nueva versión va a superar todas las previsiones.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of