Una nueva aventura donde el mar se abre ante nosotros es la protagonista de nuestras impresiones de Pillars of Eternity II: Deadfire.

Habría llamado loco a quien me hubiese dicho hace años que estaría hablando de juegos de rol occidentales. Pero me alegra poder estar disfrutando de una nueva época dorada de este género, que se había quedado estancado hace muchos años. Pillars of Eternity llegó gracias a un kickstarter y, junto a Divinity: Original Sin y Wasteland 2 fue protagonista de este renacer. Hoy os traemos las impresiones de Pillars of Eternity II: Deadfire y os podemos adelantar que estamos ante uno de los grandes de 2018.

Esta nueva entrega tiene como objetivo mejorar todas aquellas aristas que alejaron al anterior juego de la perfección. Tenemos una historia más interesante donde tendremos que enfrentarnos a Eothas, el dios de la luz y el renacimiento. Creído muerto, consigue tomar el cuerpo sin vida de un gólem descansando en el interior de Caed Nua. Al despertar, destroza nuestra fortaleza y nos deja al borde de la muerte. De esta forma, comenzaremos una aventura en la que tendremos que recuperar nuestro alma. Pero no todo es tan fácil, puede que este viaje hunda a la humanidad y a los dioses en el caos.

impresiones de pillars of eternity ii deadfire 2

Choque cultural en el mar

Parece ser que Obsidian Entertainment ha decidido tomar cartas en el asunto y trazar un argumento mucho más interesante. Pero no se quedará en una mejor historia para el jugador. Por lo que hemos podido ver en esta beta, las razas y tradiciones culturales se ve desde el primer momento. En esta versión desembarcaremos en Tikawara, una de las islas a las que podremos llegar en nuestro viaje. En ella vemos una cultura más arraigada. Una tribu que cree en sus propios rituales y que su sacerdotisa muestra dudas sobre si es la forma más correcta de contentar a su gente y a sus dioses.

Esta variedad cultural consigue crear un mundo más rico y realista comparado con el de la primera entrega. Si bien teníamos diferentes creencias, no mostraban un choque tan fuerte como el que podemos ver en Tikawara. De esta forma, Obsidian parece haber conseguido crear un mundo mucho más realista.

impresiones de pillars of eternity ii deadfire 4

El combate parece haber sufrido una mejoría que parece verse en cuanto a la velocidad y a la inteligencia artificial de los compañeros. Cuando entramos en combate (o vemos un enemigo en pantalla) el juego se pausará. Tendremos tiempo necesario para dar órdenes personales a cada uno de los miembros del equipo. Los magos especialmente actuarán por su propia cuenta en beneficio del grupo. En algún combate, mi clérigo ha conseguido salvar a uno de los personando usando un conjuro que le permite enviarlo a otro plano, pudiendo resolver el combate favorablemente.

Ay, ¿quién maneja mi barca, quién?

Además, los combates parecen ser más rápidos y da la sensación de no depender tanto de la suerte. Cierto es que en algún combate he tenido que cargar la partida para evitar que algunos muriesen. En mayor medida, parece que nuestras habilidades harán que el combate tenga un buen final o acabe en nuestra derrota.

Una de las principales novedades de Deadfire es, como no, el mar. En esta ocasión, tendremos un inmenso archipiélago que explorar con nuestro barco. Un barco que podremos modificar a nuestra voluntad y contratar a nuevos miembros de la tripulación para que todo funcione correctamente. Que la aventura nos ponga en el mar significa que tendremos una mayor variedad de escenarios. También los personajes a los que tener en cuenta. El barco causará, nnos obligará a gestionar las raciones, el agua y los materiales para mantener nuestro navío salvo.

impresiones de pillars of eternity ii deadfire 3

También tendremos combates navales que se resolverán como una aventura de texto. En esta pantalla, daremos órdenes a nuestro barco y atacar al contrario. Cierto es que he echado en falta una mejor explicación que seguramente aparecerá en un punto anterior de la aventura.

Visualmente, Deadfire es muy similar a su primera parte. Sin embargo, los escenarios están mucho más detallados y los personajes son mucho más diferentes y variados. Además, el espectáculo visual de los hechizos y el juego de luces que causan en los distintos escenarios hacen que esta nueva entrega brille.

[amazon_link asins=’B073SCS51V,B01DZOF034,1506706762′ template=’ProductCarousel’ store=’guil0f-21′ marketplace=’ES’ link_id=’a4d2f7d0-0a9e-11e8-ba8b-418fb8ea79ef’]

Por ahora, no puedo hacer más que rejugar una y otra vez este pequeño fragmento del juego que, según los creadores, es tan sólo un 5% del juego. Porque no puedo dejar de pensar en que todavía quedan dos meses para poder perderme en las aguas del Archipiélago Deadfire y poder dar un veredicto definitivo. Pero puedo asegurar que Pillars of Eternity II: Deadfire va a llegar pisando fuerte con una aventura única en el género.