Impresiones de Project Cars 2, una experiencia muy recomendable

En el Level Up de Bandai Namco hemos podido probar varios juegos. Hoy os traemos unas primeras impresiones de Project Cars 2.

La cosa va de la siguiente manera. Primero, abrimos la puerta y nos sentamos. Después, nos abrochamos el cinturón. Metemos la llave en el cláusor y arrancamos. Pisamos embrague, acelerador a fondo… ¡Y a correr! La velocidad ahora está fuerte; primero, con Gran Turismo Sport, y ahora con lo nuevo de Bandai. Efectivamente, toca hacer unas impresiones de Project Cars 2.

Project Cars 2 es, como bien imagináis, la continuación de Project Cars. Dicho juego tuvo muy buena aceptación entre el público y lo colocaron como uno de los mejores simuladores del momento. Prueba de ello es la buena acogida del título en Metacritic, por ejemplo. Esta segunda entrega pretende subir el listón, pero… ¿Cómo lo va a hacer?

Principales novedades

El juego arranca motores con, principalmente, dos novedades muy jugosas. La primera es el sistema Livetrack 3.0. No, no soy Jarvis ni me he transformado en un programa informático. Esta novedad se centra en las condiciones de la pista, así como la influencia de diferentes factores en ella. Por ejemplo, el calor afectará de manera diferente en un lugar de la pista que en otro por la incidencia de los rayos del sol, al igual que el frío o la lluvia. Para recrear de manera correcta los circuitos, Bandai ha contado con 15 pilotos expertos guiando y atesorando.

También se ha incluido una modalidad de juego inédita hasta ahora. Se trata del Rallycross, un híbrido entre rallies y carreras tradicionales. Habrá que seguir derrapando y conduciendo al límite, pero esta vez nos enfrentaremos contra otros pilotos de manera “real”. No se contarán tiempos, sino que hay que demostrar quién manda adelantando.

impresiones de Project Cars 2

Mejoras gráficas y sensaciones al volante

Otro de los apartados que se han manipulado han sido los gráficos. Project Cars 2 escalará hasta los 4K, llegando incluso a los 12K. El nivel de detalle no es bueno: es cojonudo, hablando mal y pronto.

Ahora bien, vamos a lo que realmente importa: las sensaciones. La conducción. ¿Cumple? Sí, y con creces. He podido darle caña como se merece, con silla, pedales y volante… Y vaya experiencia. Muy complicada, pero muy realista. El coche se va al más ínfimo fallo. Pisar el acelerador a fondo puede tener consecuencias muy negativas si no sabemos luego frenar a tiempo. Y las curvas, los derrapes, son complicados de hacer. Nadie dijo que fuese a ser fácil.

Estas han sido mis impresiones de Project Cars 2. El juego está previsto que llegue hacia finales de año a consolas de nueva generación y PC. ¿Vais a correr con algo antes o vais a poder aguantar, conductores?