IndieBit - Ether Vapor Remaster

La verdad es que para los aficionados europeos a los “matamarcianos” (Shmups para abreviar) esta generación no está siendo especialmente digna de recuerdo. Tres títulos en formato físico de Rising Star Games (DeathSmiles, Dodonpachi Resurrection y Akai Katana) junto a Sine Mora y otras revisiones en HD de clásicos en plataformas digitales es el triste bagaje que nos ha dejado el lado más comercial de la industria.

Esta escasez de novedades ha hecho que muchos seguidores de los Shmups veamos en la escena indie la tabla de salvación para seguir disfrutando de uno de nuestros géneros favoritos. Y es que el panorama de Shmups indie para PC sí que goza de muy buena salud, con gran cantidad de títulos tanto occidentales como orientales y a buenísimos precios (o incluso gratis como el tremendo Hydorah del español Locomalito).

Especialmente activos en este sentido son los estudios indie japoneses (conocidos como Doujin). Desde mediados de los 90 a la actualidad existe una larguísima lista de Shoot´em ups doujin para PC que nos es prácticamente desconocida en occidente por su escasísima distribución y la barrera que supone el idioma.

Sin embargo, cada vez surgen más compañías que, conscientes del filón que representan los juegos doujin, se están lanzando a la labor de localizar al inglés estos títulos para su distribución en occidente. Una de estas editoras es Nyu Media, que en menos de un año de actividad ya nos ha hecho unos cuantos regalos a los amantes de los matamarcianos como Stazius, la saga eXceed o más recientemente el juego que hoy nos ocupa: Ether Vapor Remaster.

Desarrollado por Edelweiss, Ether Vapor Remaster es un Shmup poligonal cuyo lanzamiento en Japón se produjo hace exactamente un año y que tenemos a la venta en distribución digital por unos 8€ desde el pasado 29 de junio.

Como podéis imaginar por la coletilla de “remaster” que lleva el título, estamos ante una versión mejorada del juego original que data de 2007. Estas mejoras se centran fundamentalmente en el apartado técnico (soporte para res. 1600×1200, antialiasing, gráficos y sonido mejorados…) aunque también se han añadido algunos “extras” y modos de juego.

Ether Vapor es un producto ecléctico que toma elementos propios de grandes Shooters de la época de 32bits (Radiant Silvergun, Einhander, RayStorm) o Dreamcast (Border Down, Psyvariar 2…) y los mezcla sabiamente dando como resultado un juego que, si bien no llega al nivel de la mayoría de los clásicos en que se basa, eleva el listón de los matamarcianos indie a cotas realmente elevadas.

Sin duda, el elemento que da personalidad propia a Ether Vapor es su enfoque multiperspectiva. A lo largo del juego la posición de la cámara varía en múltiples ocasiones, de manera que se alternan secciones de desarrollo horizontal y vertical con otros ángulos no tan clásicos como tres cuartos o vista desde la parte trasera de la nave (Star Fox, Afterburner…). La perspectiva múltiple se manifiesta también en el uso de diversos planos de profundidad en el desarrollo de la acción, con lo que los enemigos aparecen y nos atacan en ocasiones desde planos distintos al nuestro. En general, los cambios de perspectiva se intercalan de manera natural y fluida y sólo la perspectiva de tres cuartos puede causar alguna pequeña confusión y desorientación.

La historia nos sitúa en medio de una guerra entre las naciones de Chaldea y Lydia. La enorme superioridad tecnológica y militar de Chaldea augura una victoria aplastante de ésta. Sin embargo, repentinamente aparece un misterioso y desconocido joven llamado Luca Earlgray decidido a aplastar al ejército de Chaldea… A partir de aquí se narra un argumento poco original y con giros totalmente previsibles pero que, al menos, demuestra el interés de los programadores por dotar al juego de una “coherencia” más allá de machacar enemigos sin ton ni son como es muy típico en este género. No obstante, si te gusta el “gatillo fácil” esta versión Remaster incluye también un modo para suprimir todo tipo de diálogos y escenas intermedias como si de un Arcade se tratase.

Esta trama transcurre a lo largo de 7 fases que siguen el clásico esquema de subjefe a mitad de nivel y enfrentamiento con enemigo final, el cual acapara el auténtico protagonismo de la fase. Como es típico en este género, no es un juego largo (puede terminarse en unos 35 minutos) pero la inclusión de tablas de puntuación online, la posibilidad de jugar cada nivel ya superado en el modo historia por separado y el extra del modo Boss Rush (en que nos enfrentamos a todos los jefes finales uno tras otro y que se desbloquea al finalizar el juego por primera vez) proporcionarán a los fanáticos de los Shmups largas horas de vicio.

Nuestra nave (llamada EX TIO) dispone de 3 tipos de armas, estando cada una asignada a un botón (como en Radiant Silvergun): Gatling, típico disparo frontal de gran potencia; Winder, ataque expandido con amplio radio de acción pero de escaso poder destructivo; y Lock-On, lasers teledirigidos en plan RayStorm que son el único arma con el podremos atacar a enemigos situados en planos distintos al nuestro. Cada arma dispone además de un ataque especial que ejecutaremos dejando pulsado unos instantes el botón correspondiente.

Es también obligado en un juego de este tipo hablar sobre la dificultad. En Ether Vapor no hay niveles de dificultad propiamente dichos sino que se ha apostado por una dificultad “configurable”. Conforme vayamos jugando partidas y avanzando niveles, el juego nos recompensa con nuevos continues y puntos de escudo disponibles. Así, somos nosotros quienes podemos configurar estos parámetros y así adaptar la partida a nuestras habilidades. No obstante, la curva de dificultad es bastante progresiva y no hará falta ser un experto para alcanzar el cuarto nivel. A partir de aquí el tema se complica bastante, quedando reservada la última fase a los maestros en el arte los reflejos y la esquiva.

Visualmente, Ether Vapor muestra un predomino de tonos luminosos y brillantes junto con una sinfonía de colores vivos que, como se ve en las imágenes, dan lugar a auténticos espectáculos visuales. Estéticamente recuerda bastante a Shooters poligonales de la última etapa de Dreamcast como Psyvariar 2. Sin embargo, a pesar de que en esta versión Remaster se han mejorado notablemente el aspecto gráfico con respecto al original de 2007, los escenarios pecan de vacíos, repetitivos y sin atención al detalle. Igualmente, podría haberse mejorado el acabado de las naves y jefes finales que en algunos casos muestran una falta de polígonos y unas texturas planas que dan bastante el cante. También comentar en el lado negativo que, aunque en general el motor gráfico se mueve a 60 FPS estables, hay puntuales caídas de framerate cuando la pantalla se satura de explosiones y enemigos.

En el apartado sonoro, los chicos de Edelweiss sí que lo bordan y dan una auténtica lección magistral de como debe tratarse este tema en un matamarcianos. Efectos de sonido “made in Japan” y melodías electrónicas con pianos, guitarras e instrumentos de viento sobre bases de percusión que encajan como un guante en el contexto de este género.

En conclusión, Ether Vapor Remaster toma ingredientes ya conocidos y los combina de una forma original para crear un cóctel que, aunque no tiene tan buen sabor como los clásicos consagrados, se disfruta bastante y saciará la sed de los aficionados a los Shoot´em ups ante la preocupante sequía que sufre el género en esta generación. Ether Vapor tiene sus puntos “mejorables” pero logra con creces su objetivo de hacerte sentir en la gloria en medio de un infierno… de proyectiles.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=jVR7Cu0SBt4[/youtube]