IndieBit - Shantae: Risky’s Revenge - Director’s Cut

Para alegría y alboroto de los jugones más afectados de Retro Síndrome, parece que el “renacer” de los géneros y mecánicas tradicionales al que asistimos en los últimos años no se va a quedar tan solo en una moda pasajera. Muestra del auge cada vez mayor de esta corriente es que rara es la semana en que entre las noticias o reportajes de la web no se cuela alguno de estos títulazos Neoretro. Así, si en la última entrega de esta sección os hablamos de Kero Blaster y poco antes analizábamos Shovel Knight, el último exponente de esta fiebre por lo clásico es Shantae: Risky’s Revenge – Director’s Cut, desarrollado por Wayforward Technologies (autores del también nostálgico Duck Tales Remastered) y disponible en Steam para PC desde el pasado 15 de julio.

IndieBit shantae

Como se deduce de su coletilla, Shantae: Risky’s Revenge – Director’s Cut no es un juego nuevo, sino un port con leves mejoras del título lanzado en octubre de 2010 para el servicio DSiWare y que también apareció al año siguiente para iOS. A su vez, este Risky’s Revenge es la secuela de Shantae a secas, primer juego de la franquicia publicado en 2002 para Game Boy Color y que tenéis disponible en la Consola Virtual de 3DS por si queréis iniciaros en la saga como es debido.

Una vez hechas las preceptivas presentaciones, podríamos calificar esta nueva versión Director’s Cut como un “aperitivo”, o como un regalo de Wayforward para los fans de la medio genio a fin de hacerles un poco más amena la espera de los dos proyectos relacionados con la franquicia que se encuentran en desarrollo: Shantae and the Pirate’s Curse, continuación directa del juego que hoy nos ocupa y que saldrá para 3DS supuestamente en este mismo año; y Shantae: Half-Genie Hero, destinado a las consolas “mayores” y que ha sido financiado a través de una campaña en Kickstarter.

Al igual que su predecesor, Shantae: Risky’s Revenge es un side-scroller 2D de estilo metroidvaniado; es decir, no hay fases que se suceden una tras otra sino que desde un punto central (Scuttle Town) tenemos acceso a diversas áreas a las que tendremos que volver en varias ocasiones. Las claves jugables son, por tanto, las habituales en este género: plataformas, acción, exploración y algún que otro puzle.

shantae_2

Salvo pequeños detalles, como los menús de las tiendas, las ilustraciones en HD de los personajes en los diálogos o un nuevo modo de juego llamado Magic Mode, para lo bueno y para lo malo el juego es exactamente el mismo que el lanzado hace cuatro años. En este sentido, una de las primeras cosas que llaman la atención es lo bien que luce visualmente a pesar de no haber recibido remasterización alguna. Sin duda, estamos ante un grandísimo exponente de esa maravillosa capacidad de las portátiles de Nintendo para mostrar personajes y entornos bidimensionales sumamente encantadores, coloridos e inmunes al paso del tiempo. Todo un acierto, en mi opinión, haber dejado el pixelado apartado gráfico tal cual.

Jugablemente tampoco hay cambios. Para acabar con los enemigos (la mayoría de corte creepy) Shantae puede utilizar su larga melena púrpura a modo de látigo así como diversos hechizos mágicos (rayos, bolas de fuego, esferas giratorias…). No obstante, el aspecto más llamativo del título en este apartado (y en el que se fundamente su esencia metroidvaniana) son las transformaciones que vamos consiguiendo conforme avanzamos en la aventura. Gracias a sus poderes de semi genio, y tras unos movimientos de danza del vientre, Shantae podrá convertirse en mono, elefante o sirena, cada uno de ellos con sus habilidades características que serán fundamentales para acceder a zonas de los escenarios en principio inaccesibles y encontrar múltiples tesoros y objetos ocultos.

Estéticamente precioso y jugablemente delicioso sí, pero desgraciadamente Shantae: Risky’s Revenge también tiene cosas mejorables. El mapa no cuenta con muchas localizaciones distintas y las mazmorras que hay en cada zona son demasiado parecidas entre sí. Tampoco hay rastro de esa elevada dificultad que suele acompañar a las obras clásicas, aunque para algunos esto será más bien una bendición.

La consecuencia de mezclar un mapeado reducido con una dificultad poco exigente es obvia: en unas cuatro horas cualquier jugador medianamente experimentado estará viendo el final del juego. Una duración que se antoja algo escasa comparada con la mayoría de obras del género, ya sean clásicos del pasado o éxitos retro-indie actuales.

El tema de la dificultad puede solventarse un poco en esta versión Director’s Cut gracias al antes mencionado Magic Mode, desbloqueable al terminar el juego por primera vez y en el que Shantae, aparte de llevar un nuevo traje en plan “faraona”, ve reducida su defensa a la mitad. Sin embargo, se podría haber aprovechado también la ocasión para añadir nuevos emplazamientos o transformaciones que hubieran alargado un poco más la “brevedad” de la experiencia original.

shantae_6

Estamos, en resumen, ante un juego que sigue siendo magnífico cuatro años después de su lanzamiento, y que lo seguirá siendo así pasen cuarenta. Los que no pudieron disfrutarlo en su momento, encontrarán un juegazo clásico con todas las de la ley que, aunque no esté a la altura de los más grandes del género, compensa sus carencias gracias a la simpatía y el buen humor que derrocha la historia y al carisma de la protagonista, todo un icono de los juegos portátiles. En cambio, si ya habías acompañado a la semi genio en sus viajes por Sequin Land en tu DSi o 3DS… es difícil darte alicientes para adquirir esta versión más allá de poder jugarlo en pantalla grande y con un buen mando en las manos.

No obstante, tal cual hemos dicho al principio, hemos de tomar Shantae: Risky’s Revenge – Director’s Cut como un detalle de Wayforward con la comunidad y como una buena oportunidad para muchos de descubrir el fantástico y colorido mundo de esta mágica heroína. Así pues, pasaremos un poco por alto el excesivo conservadurismo del port y la falta de novedades para quedarnos con lo bueno: Shantae está de vuelta, y este Risky’s Revenge – Director’s Cut es tan solo el entrante de los dos platos fuertes que nos esperan próximamente con The Pirate’s Curse y Half-Genie Hero.

shantae_5