Los asistentes al evento notaron algo de input lag en Stadia. Aseguran que en juegos como DooM se nota bastante y dificulta la partida.

Este martes se anunció Stadia, la nueva forma de entender los videojuegos según la buena de Google. Un servicio en streaming que permite jugar desde cualquier dispositivo siempre y cuando sea compatible con Google Chrome. No obstante, la propuesta sigue en el limbo de la utopía y más tras las declaraciones de los asistentes que pudieron notar en sus carnes el input lag en Stadia con algunos de los juegos mostrados.

Tal es el caso de Imran Khan, redactor en Gameinformer, que asegura que su experiencia con DooM no ha sido del todo gratificante. Aunque el juego se mostraba en una calidad gráfica Ultra, resolución constante a 1080p y 60 frames por segundo, se notaba cierto delay en algunas mecánicas del juegovídeo. Cosas, como apuntar con la mirilla tenían un retraso de casi 2 segundos y realizar fatalities en los enemigos para recuperar munición se convertía en una tarea algo engorrosa.

Bien es cierto que la experiencia no era absolutamente nefasta. El redactor la tilda de jugable y prometedora pero eso no quita que se tenga que hacer esfuerzos para acostumbrarse. Desde luego, no es nada ideal para shooters tan frenéticos y juegos de carácter competitivo.

Otros asistentes como Richard Leadbetter de Eurogamer, pudieron degustar Assassin’s Creed Odyssey con peores resultados incluso. Aunque se trate de una experiencia totalmente disfrutable hasta en 30 frames por segundo, aquellos que le echaron mano en la presentación aseguran que, a veces, hasta tardaba 10 segundos en llegar la orden del mando al videojuego.

Está claro que el juego en streaming es el futuro y que Stadia puede ser la brecha que permita dar el paso firme. No obstante, todavía falta mucho que mejorar para que los jugadores obtengan las mismas sensaciones que jugando en sus propios sistemas.