Intimando con Xbox One

Los majuelos de Microsoft nos invitaron el otro día a la suite (y vaya suite) del hotel Reina Victoria de Madrid para que tuviéramos unos momentos de intimidad y amor con Xbox One. En el evento estaban presentes Ryse, Forza 5, Dead Rising 3 y Killer Instinct. Y tras dos arduas horas de probar a fondo esos juegos, y tras gorronear toda la comida y bebida posible, las sensaciones que se me quedaron fueron francamente buenas.

IntimandoXbox (1)

El primer juego que probé fue Forza 5, y fue la demo más sosa de todas las que había. Era una carrera de apenas dos minutos de duración y ya está. El control, eso sí, era muy bueno y bastante realista a la hora de acelarar, frenar, tomar las curvas, etc. Gráficamente, el juego era toda una delicia, explotaba las nuevas posibilidades que ofrece la nueva generación de una gran forma para ser un comienzo. Las texturas, los efectos, las partículas, todo estaba muy detallado, aunque sí es cierto que se echaban en falta más coches en carrera, ya que solo eran seis. Poco más puedo deciros, ya que, como digo, la demo era muy muy corta.

Por otro lado estaba Ryse, al que estuve enganchadísimo. El modo de juego que estaba era una especie de modo Horda, solo que con un anfiteatro romano de fondo. En él teníamos que hacer frente a multitud de hordas de bárbaros armados con un escudo, nuestra gladius y varias lanzas pretorianas que encontrábamos por el campo de batalla. De nuevo, los gráficos fue lo que más me impactó en un comienzo, ya que es algo que dista mucho de todo lo que haya visto. Durante toda la partida no dejaba de caer una especie de confeti por toda la arena, mientras que con cada muerte se iba dejando un rastro de sangre en el suelo. Brutal.

ryse-hijo-roma2

Pero tranquilos, que Ryse no es solo fachada. Detrás de un aspecto técnico y artístico muy cuidado nos encontramos con un gran hack n slash como pocos se han visto esta generación: divertido a raudales, desafiante, variado.  La primera pega, que a priori la achaco a que es una demo, es que los movimientos de bloqueo son muy automáticos. Da igual de dónde te venga el golpe, que lo paras de la misma manera. Espero que eso lo pulan de cara al lanzamiento. El segundo fallo, y el más gordo que pude ver, es el que ya se conocía, y es que a la hora de hacer “fatalities” en forma de QTE da igual que botón pulses, que el juego los ejecuta igual. Eso puede echar para atrás a posibles jugadores y harían bien en cambiarlo.

El tercero en discordia era Dead Rising 3. De nuevo volvemos a los gráficos, aunque he de decir que es de los que menos me impresionó a nivel de texturas y definición. Cuando lo vi, estuve a punto de empezar a echar pestes sobre eso. Y digo estaba porque al poco tiempo de andar me vi rodeado por, literalmente, miles de zombies, cada uno con su propio movimiento. Entiendo que la potencia necesaria para poner a miles de personajes en pantalla va en detrimento del nivel de detalle. No obstante, aun habiendo sacrificado parte de esos detalles, artísticamente el juego era espectacular.

Por otro lado, como viene siendo marca de la casa, la diversión y la locura no paraban.  Y es que matar zombis con unos guantes en los que cada dedo hay una escopeta no tiene precio. Al igual que subirse a un coche y comenzar a atropellar a cientos y cientos de zombis por el mero placer de cargarte no-muertos.

chief-thunder-killer-instinct-gal1

Por último tenemos a Killer Instinct, el tan criticado juego descargable que Microsoft tiene por buque insignia en lo que a lucha se refiere. En la demo que había, teníamos a nuestra disposición cuatro personajes distintos. El juego en si es complicado y mucho. Los movimientos no se hacen por mera combinación de los botones A, B X e Y, sino que con cada botón hay que hacer una serie de movimientos con los joysticks o la cruceta. De esta forma, si no sabes jugar, tu adversario te derrotará humillantemente, que es lo que me pasó a mí en todas las ocasiones que me dio por coger el mando. Aunque en mi defensa diré que no soy muy de juegos de lucha.

Por último, también tuvo lugar una pequeña presentación en la que los señores de Microsoft nos contaron más cosas de la consola y, además nos dejaron cogerla. Respecto al peso, la consola es “ligera”. Pesa lo mismo o menos que Xbox 360 pero ocupa bastante más, es decir, gran parte de la carcasa está vacía para que haya una mejor ventilación. Se nota que han puesto las medidas necesarias para que los sobrecalentamientos queden en el pasado.

Respecto a la consola, nos contaron cómo entienden en Microsot la nueva generación. Para ellos la nueva generación no son 1080p y 60 frames, aunque la consola es capaz de eso. Para ellos la nueva generación es crear nuevas experiencias y formas de jugar, muy en la línea de lo que lleva haciendo Nintendo unos años. Y no solo eso, sino que para ellos la nueva generación es su confirmación como la mejor plataforma para jugar online. Según nos contó Microsoft, para el lanzamiento tendrán preparados los 300.000 servidores que ya se anunciaron, pero ese número se irá incrementando cada año para lograr el mejor servicio posible.

xbox_kinect_one

Finalmente, nos hablaron de los otros dos periféricos que completan el conjunto Xbox One: Smartglass y Kinect. El primero viene diseñado específicamente para el juego asimétrico, para poder tener aparatos como nuestros móviles o tablets conectados a la consola para poder hacer cosas como jugar una partida de póker cada uno con su Smartphone o hacer compras digitales desde fuera de casa. En cuanto a Kinect, dejaron claro que no tiene nada que ver con el de 360, que es infinitamente más potente y que si se llama así es por puro márketing. Este nuevo Kinect, según nos contaron, permitirá hacer cosas como modificar la dificultad de juegos de terror en función de nuestro estado, ya que puede detectar los latidos de nuestro corazón. Así, si estamos muy en tensión, el juego podrá mandarnos a más enemigos, o si estamos relajados, el juego nos preparará un susto gordo. Otro de los ejemplos de Kinect viene por Below, uno de los primeros descargables de One. Al parecer, si jugamos con poca luz, Below se vuelve más difícil que si lo hacemos con mucha luz.

Desde luego, a cada paso Xbox One me va convenciendo más, pero ¿y a vosotros? ¿Os ha interesado la nueva propuesta o no?