Juego de Tronos 5x09 The dance of Dragons - Crítica

Como viene siendo habitual en las temporadas, el capítulo 9 siempre es algo que sobresale por encima de todos los demás y que nos deja con la boca abierta, incluso a los que sabemos lo que va a ocurrir tras haber leído los libros. Y este noveno episodio de la quinta temporada de Juego de Tronos no decepciona en absoluto. No como los siete primeros capítulos de la temporada.

Lo que nos ha alegrado mucho es que por fin, y después de mucho, mucho tiempo, hemos podido ver a Doran Martell hacer algo más que mirar al frente mientras está sentado en su sillita de ruedas. Los jardines del agua son el escenario del encuentro entre Jaime Lannister y el príncipe de Dorne después de unos acontecimientos más que discutibles que han cambiado completamente la historia del Matarreyes.

Si bien en las novelas Jaime evoluciona en el ámbito más personal hacia una persona completamente distinta a la que tira a Bran por la ventana en el primer episodio de la serie, aquí no podemos decir lo mismo. Jaime sigue siendo Jaime, y su escapada en busca de Myrcela lo demuestra. No es capaz de ver a Cersei como lo que es, ni de plantearse su papel en el mundo, sobre todo ahora que está bastante impedido. En lugar de eso, que es lo que nos muestra Martin en las novelas, los guionistas de la serie de la HBO nos siguen dando a un personaje algo carismático (admitamos que ha perdido mucho), pero con sus convicciones bastante intactas. Al menos por el momento.

juego de tronos 5x09

Sus negociaciones con el príncipe Doran acaban de manera bastante satisfactoria y, al menos por el momento, parece que ha cumplido su objetivo. Sin embargo, no tiene pinta de que el viaje de vuelta de Jaime acabe en Desembarco del Rey porque la capital no es un lugar seguro ahora mismo, ni para él, con Cersei encarcelada, y mucho menos para Myrcela. En cuanto nuestro caballero de dorada mano descubra lo que se cuece en la capital… y con algún que otro empujoncito de Brienne, cambiará de parecer. Voto por Roca Casterly.

Igualmente, esperamos ver algo de esta trama en el capítulo 10 ya que Doran tiene mucho que decir aún. Pero mucho. Y si no lo hace, es para meterles agujas de coser bajo las uñas a los guionistas, porque, a ver cómo arreglan ahora lo de su primogénito. Y lo de las Serpientes de Arena, que vuelven a tener una escena… bastante curiosa con Bronn.

Arya es otra de las protagonistas de las escenas “menores” de este capítulo. Ya se nos va preparando cómo va a acabar la historia de nuestra pequeña muchacha esta quinta temporada, y es la bendición de encontrarse con la comitiva de Desembarco del Rey. No hace falta ser muy listo para adivinar las intenciones de “la vendedora de ostras”. Por cierto. ¿No os parece que va a arrancar a cantar cada vez que anuncia sus ostras?

juego de tronos 5x09 2

Por último, Jon Nieve tiene también su ratito en el capítulo, aunque muy reducido, después de la media hora del de la pasada semana, en la que se llevó la primera gran parada cardíaca de la temporada. En esta ocasión vuelve a quedar patente el enfrentamiento entre el Lord Comandante de la Guardia de la Noche y Sir Alliser Thorne. Hay que reconocer que éste personaje, pese a ser muy odioso, cumple su papel a la perfección, no solo como enemigo de Nieve, sino como malo del muro. Aunque tampoco podríamos llamarlo así ya que su lógica, al fin y al cabo, tiene sentido. Es una pena que no ocurra lo mismo con Ellaria Arena, que da la sensación de sobreactuar demasiado.

Pero vamos a los dos grandes escenarios del capítulo. Ramsay y pese a que siempre intento no ser demasiado destripa capítulos, lo cierto y verdad es que, en esta ocasión, no me queda más remedio, así que cuidado que a partir de aquí puede haber spoilers.

Si bien la semana pasada Ramsay proponía una escaramuza para acabar con el ejército de Stannis, yo pensaba que eso desembocaría en algún tipo de combate entre ambos líderes. Sin embargo, el papel del bastardo de los Bolton ha sido completamente distinto. Su función era única y exclusivamente llevar al Baratheon al límite de sus posibilidades para que, al menos en su cabeza, hubiese solo una salida. En su estado actual, el ejército no podía avanzar hacia Invernalia, pero tampoco retroceder hasta el Castillo Negro ¿qué solución le queda al “monarca”? Pues, por desgracia, acudir a uno de los personajes más carismáticos y poderosos de la serie: Melisandre.

La sacerdotisa roja ya intentó la semana pasada convencer a Stannis de usar de nuevo la sangre de reyes para invocar el poder de R’hllor. Y la más cercana que tiene es la propia hija, Shireen. El embrujo de la mujer es poderoso porque, si con tan solo tres sanguijuelas con la sangre de un bastardo del difunot Rey Robert fue capaz de matar no a uno ni dos, sino a tres reyes entre la segunda y la tercera temporada, ¿qué no va a poder hacer con un sacrificio humano de tal magnitud?

Y es aquí donde viene el gran problema y la gran diferencia con la historia que conocemos. Si el Stannis que hemos visto en las novelas, mantiene a Shireen fuera de los locos planes de Melisandre y lejos del campo de batalla, en de la HBO es totalmente distinto ya que parece que es capaz de sacrificarlo todo por ascender al trono e imponer su justicia. Hasta a su propia hija.

juego de tronos 5x09 3

En efecto, Shireen arde viva ante los ojos atónitos de un ejército que ve cómo su rey es capaz de matar a la princesa por el poder y ante el sufrimiento de una madre que, pese a no querer ni respetar a su hija, implora por que la salven. Nos encontramos ante a rey que es de todo menos justo, un rey implacable y sediento de poder o de justicia, pero sea lo que sea, que está perdiendo el rumbo. ¿Significa esto que en los libros va a ocurrir lo mismo? ¿Shireen morirá a manos de su padre? ¿Comenzará Stannis a entrar en una espiral de locura?

En las novelas vemos a un personaje totalmente distinto. Serio, disciplinado, soso hasta decir basta, pero con unas líneas rojas que no piensa traspasar, y que confía poco en los tejemanejes de la sacerdotisa de R’hllor. Parecía imposible, pero hasta la cogíamos cariño al zopenco Baratheon éste. Pero ahora, lo que tenemos delante es otra cosa. Sí, es cierto que en las circunstancias en las que se encontraba solo cabía la muerte de Shireen, bien por el sacrificio o bien por el frío y la falta de provisiones. Pero llegar a estos extremos le ha quitado toda la legitimidad y credibilidad a un personaje que se distancia, al menos en el momento actual, mucho del original.

¿Veremos pues un combate la semana que viene? ¿Veremos el poder de Melisandre en un combate que enfrentaría, hipotéticamente, a Roose Bolton contra Stannis y a Brienne de Tarth contra Ramsay Bolton? Sería lo suyo, pero estos cafres capaces de dejarnos el final de la temporada con Stannis en las puertas de Invernalia… y hasta nuevo aviso.

La otra cara de la moneda se la lleva Daenerys que tiene el final apoteósico que todos estábamos deseando. Ya desde el momento en el que vemos las arenas de combate nos empezamos a oler algo, pero la aparición de nuestro mercenario favorito consigue distraernos un poco la atención. Pero nada más lejos de la realidad. Pronto se descubre la intención de los Hijos de la Arpía de intentar acabar con la alianza entre Daenerys y Hizdar y, aunque de una forma mucho más farrullera y poco creíble que en su versión original, asaltan el coliseo.

Es entonces cuando todos soltamos una risita y nos ponemos cómodos a esperar que aparezca el salvador de turno: Drogon. El dragoncito negro de Daenerys llega para cargarse a medio coliseo a base de mordiscos “cariñosos” y, por supuesto, quemaduras de muchos, muchos grados. Sin embargo, sigue sin ser un dragón hecho y derecho, y su tamaño le hace blanco fácil de lanzas, por lo que finalmente la reina tiene que montarlo y salir huyendo para salvar a ambos. Eso sí, dejando a todos los demás en la arena. A que se las apañen ellos solos. Viva la cooperación, Daenerys ¿eh?

juego de tronos 5x09 4

Esta escena nos deja con varias incógnitas. La primera, es si entonces no veremos a Quentin Martell como pinchito con patas de los otros dos dragones y la segunda es si Daenerys va a tener problemas con la psoriagrís ya que Jorah le da la mano a la Targaryen y, recordemos, el muchachote tenía un pequeño problema con esa enfermedad precisamente en ese brazo. Cierto es que no la toca con la piel infectada en ningún momento, pero la toca, al fin y al cabo. Miedo nos da esto. Miedo.

Como veis, culpables, la cosa se pone interesante para el décimo capítulo (y último) de la quinta temporada. Lástima que hayan tardado siete en hacer algo decente. Se han dejado por el camino tramas muy importantes como la de Aegon Targaryen, como la de Lady Corazón de Piedra, como la de Jaime en el Nido de Águilas, como la de Victarion (aunque parece que éste aparecerá la temporada que viene), o la del viaje de Sam hacia Antigua, por no citar la verdadera trama de las Serpientes de Arena y sus líos de conspiraciones, que los dornienses no son tan tontos como nos los pintan.

Pero todo apunta  a que, la semana que viene, nos centraremos en terminar Desembarco del Rey, con Cersei de protagonista, los acontecimientos finales en el muro, que si todo va como es debido nos dejarán con un nudo en la garganta, el final de Arya y, posiblemente, y espero que sí, una gran batalla final entre Stannis e Invernalia. Veremos a ver por donde salen los tiros pero, a partir de ahora, bienvenidos a la incertidumbre. Para bien… y para mal.