Kickstarter, un pedal atascado a patadas

Podemos comparar a Kickstarter con una bicicleta, el pedal puede ir perfectamente y nos ayuda a avanzar o, por el contrario, le podemos dar patadas y que se acabará atascando hasta darnos un buen golpe.

La palabra “Kickstarter” ya te indica sobre la naturaleza de la plataforma. Algo así como “pedal”, aquello que necesita un pequeño empujón para poder arrancar y seguir solo. ¿Pero qué pasa si en vez de un empujón lo que le damos al pedal son patadas con mala sangre? Pues que la bicicleta se acaba atascando.

kickstarter videojuegos evolucion

Shovel Knight, The Banner Saga, Torment: Tides of Numenera, Shenmue 3, Bloodstained, Double Fine Adventure Son varios juegos, sagas incluso, que ya han salido o que tienen previsto su lanzamiento para dentro de no mucho. Hoy en día nadie reconoce los últimos años sin el valeroso caballero de la pala, The Banner Saga ya prepara su tercera entrega y Tides of Numenera se acaba de estrenar en consolas y se trabaja en nuevo contenido. Son varios títulos que, por seguir con la metáfora, hacen que esta bicicleta vaya tan deprisa.

El crowdfunding da posibilidades y amparo a todos esos proyectos que, de otra forma, quizá no veríamos. Es la oportunidad de oro de ver el renacer de viejas glorias, de nuevas esperanzas, ideas e historias. Surgió precisamente para los pequeños y valientes, y también dio herramientas para algún que otro conocido que quería volver a alzar el vuelo, como Tim Schafer. 

Guillermo Castilla, profesor que trata entre otras cosas el fenómeno de Kickstarter (entre otros medios similares, pero nosotros nos centramos en este), mantiene que este funciona, para el desarrollador, a tres niveles principales. El más evidente es, claro está, la financiación. El segundo es la publicidad ya que se busca que la kickstarter shenmue 3comunidad apoye los proyectos. Y el tercero es que permite libertad a la desarrolladora, ya que, de salir bien un proyecto, pueden evitar el trato con las editoras y solo se deben a lo que acuerden con los mecenas. En principio, todo se cuenta por ventajas si se cumple el objetivo que se propone. La bicicleta luce reluciente.

Pero se ha llevado tantos golpes que se ha atascado el pedal. Por ejemplo y pese a que Shenmue 3 logró cosechar una abrumadora cifra de recaudación (más de 6 millones de dólares, siendo el videojuego que más ha conseguido), a gran parte de la comunidad le sentó bastante mal que se presentara en medio de una conferencia del E3 de Sony.

Para abajo y sin frenos


Hoy en día los buenos números y la gran cantidad de proyectos financiados está decayendo poco a poco y, precisamente, por las buenas posibilidades que presentaba, si dejamos de lado otros factores externos. Es cierto que propuestas interesantes y atractivas hay a toneladas, pero, como señalaba Polygon en un artículo de hace unas semanas, ahora mismo no es el mejor momento para los videojuegos en Kickstarter. En 2016 el dinero invertido fue considerablemente menor que en 2015 (17.6 millones de dólares frente a 41.5) y estuvo distribuido en un mayor número de proyectos, en 388 frente a los 374 de 2015.

¿Qué es lo que está pasando entonces? ¿Hemos perdido la fe o la ilusión en la plataforma como el niño que deja de montar en bici a la semana de que se la hayan regalado?

darkest dungeon kickstarterÚltimamente estamos viendo trabajos que no solo no llegan al objetivo que se proponen sino
que, como el videojuego de Apocalypse Now, se pegan un leñazo de tres pares de botones. Cierto es que este caso específico tiene una explicación muy clara: es un juego que no ha pedido nadie y que, siendo francos, no tenía precisamente una muy buena pinta, por mucho Coppola que le pongas. Pero en absoluto ha dejado de haber grandes propuestas.

Pillars of Eternity, Yooka-Laylee, Wasteland 2, Divinity: Original Sin, Star Citizen, The Bard’s Tale IV, System Shock, Godus, Viernes 13, Shantae, Hyper Light Drifter, Darkest Dungeon… Son algunos de los juegos que aún no he nombrado y que se han lanzado o se lanzarán en no mucho tiempo. Unos más acertados que otros, desde luego, y otros con mejor pinta que los demás, también (ya son varias voces descontentas las que he oído con Yooka-Laylee), pero son todas propuestas, en cierta medida, interesantes. Y no hay que irse muy lejos: estos son solo unos pocos proyectos de los más de 10 000 que se han financiado.

1 2