Killer is Dead nos puntuará por tener la mirada sucia

El título no puede ser más claro y conciso. Killer is Dead, el nuevo título de Suda 51Grasshopper Manufacture, tendrá un sistema de puntos en ciertos momentos del juego, en el que se nos recompensará con puntos cuando dirijamos nuestra mirada a las partes íntimas de las amiguitas de Mondo Zappa.

 Killer is Dead destacada

A través de la agencia de calificación ESRB el juego nos detalla claramente que esta posibilidad existirá en las mecánicas jugables. Es de suponer que se llevará a cabo en el conocido Modo Gigoló, donde seduciremos a la correspondiente damisela. Como decimos, ESRB especifica al juego de la siguiente manera:

Este es un juego de acción en el que los jugadores asumen el papel de un cyborg que persigue a los criminales en un mundo futurista. Los jugadores utilizan una katana para apuñalar y cortar a varios enemigos (por ejemplo, seres humanos, robots y criaturas) en combates frenéticos. Contiene grandes efectos de salpicaduras de sangre que ocurren con frecuencia durante la batalla. Las decapitaciones y los desmembramiento de los enemigos también se representan. También contiene intensas escenas de violencia, incluyendo muertes y decapitaciones vistas en primera persona. Los jugadores también tienen la capacidad de recoger las partes del cuerpo del enemigo como botín de guerra (para aumentar las habilidades/capacidades del cyborg). Durante el transcurso del juego, los personajes a veces se involucran en comportamientos sugerentes/sexuales: una escena representa a un hombre y una mujer acariciando y frotándose uno contra otro (se pueden escuchar gemidos), en varios mini-juegos, los jugadores ganan puntos por mirar el escote y la entrepierna de la mujer, aunque no se representan desnudos.

Pero los que tienen experiencia en juegos de Suda estas cosas ya no le pillarán de sorpresa, pero para los demás jugadores que puede llegar a sorprenderles estas cosas, seguro que no son nada comparado con todo lo que podremos encontrarnos en Killer is Dead.

Fuente: ESRB