Firma Invitada: La columna de SluggerMaxman #1


Slugger no piensa lo mismo…

GAME, das risapena

Típico artículo de crítica con el típico título autoexplicativo. Supongo que a estas alturas de la película, todos estaréis ya al tanto de la peculiar tragicomedia por la que ha pasado la cadena de tiendas de videojuegos GAME, ¿no?

Básicamente, que estaban sin un puto duro, y perdiendo dinero por todos lados. “La crisis”, dirán algunos. Y en parte no les falta razón. La gente no está ni por asomo como hace unos años, hablando a nivel económico. En esta época de bonanza, en la que cualquier imberbe que cumpliese 16 añitos y sin ni siquiera haber terminado la ESO podía meterse perfectamente al noble gremio de la albañilería y estar cobrando perfectamente entre 1200 y 1500 €/mes. Y claro, aparte de en porros y demás mierdas, ¿en qué se gasta el dinero un niñatillo de esa edad? En videojuegos principalmente.

Pese a que los videojuegos han costado prácticamente lo mismo desde hace ya como veinte años (diez mil pesetacas antes y sesenta euretes ahora), nos hemos ido acostumbrando con el paso del tiempo a no sólo adquirirlos por situaciones especiales tipo cumpleaños, santos, regalitos de comunión o Reyes Magos. Llegamos a una época en la que no era raro tener entre dos o tres novedades al mes. Todos muy felices, con el dineral infinito, y venga despilfarro.

Después de esta breve retrospectiva no tan retro, vayamos al meollo del asunto. GAME ha fracasado estrepitosamente por diversas razones, siendo una de ellas y la principal a mi parecer el no saber adaptarse al mercado y a las necesidades del público. Es más que obvio que la cosa hoy día está jodida, y en GAME parecen no haberlo entendido del todo. Porque supongo que ellos, al igual que los bancos con las casitas que se quedaron de las inmobiliarias, son tan obtusos de mente que creen que no pueden registrar pérdidas y por eso tienen esos precios tan desorbitados.

O lo que es lo mismo; tienen unos precios de mierda, y aberrantes en comparación con la mayoría de tiendas de la competencia. Y teniendo en cuenta que en Reino Unido tenemos a esos dos leviatanes del envío a domicilio llamados Zavvi y Amazon, a precios realmente DE CHISTE… GAME noqueada, y con razón.

Por no hablar de esa magnífica sección de títulos seminuevos a no menos de 45 ó 50 eurazos si son novedad. O del hábito que tienen los dependientes de GAME, ellos siempre tan atentos, de darte siempre los juegos desprecintados. Todo ello haciéndote creer siempre que te lo dan desprecintado porque es el último que les queda. Porque esa es otra, la política de empresa que tiene esta cadena. Sencillamente, da asco.


En Inglaterra ya han chapado, ¿qué pasará aquí?

Parecen tener por norma el tratarte como a un borrego -algo que por otra parte veo “normal” porque el cliente medio que tú ves cuando vas a un guéim suele ser un cani quinceañero-, que si recordándote que hacen reservas y compran tus juegos, y que si te quieres hacer socio. Una vez se perdona, porque es su trabajo. Dos ya molesta, sobre todo si te atiende la misma persona dos veces en el mismo día. Y tres ya encabrona.

Son pequeños detalles que, como cliente, te hastían sobremanera. El hecho de que los empleadillos parezcan autómatas sin conciencia, ideas, o cualquier mínimo atisbo de subjetividad y que sólo esputen frases prefabricadas no creo que dé buena imagen exactamente. Sólo les faltaba ponerles la clásica bola con cadena atada a la pierna de los reos al más puro estilo Mortadelo y Filemón. De hecho, me he llegado incluso a plantear seriamente si los empleados de GAME viven todos hacinados en la trastienda.

Por otro lado, el perfil medio del empleado de GAME -ojo, no generalizo, hablo de los GAME que hay en Almería capital y cercanías- es el de inepto total. Sencillamente, que entienden poco o nada de videojuegos. Cuando fui a comprar Left 4 Dead 2 para mi ecsbocs three-sixty, le pedí amablemente a la dependienta un “Left 4 Dead 2 para Xbox 360”. Ella pegó un grito de choni, supongo que llamando a alguien en la trastienda y diciendo que le trajesen “el lefordéh dóh, ese nuevo de zómbih”.

Por lo que he leído en otros foros y sitios web, tampoco es la primera vez ni será la última que el cliente sabe más que el dependiente, pues si vas a comprar o a reservar según qué juego, y no es famosillo (entiéndase por famosillo al Biuty Col de turno) lo más normal es que no sepan de qué les estás hablando. Y bueno, aparte de esto también tenemos caras largas, pasotismo extremo… como si tuviesen resquemor por ir a trabajar. También tenemos la historia de los cinco centimitos -lean el artículo en El Píxel Ilustre, no tiene desperdicio, un saludo, Andrés- e incluso una más esperpéntica que les contaré a continuación.


Bienvenidos a la más mejor feria de videojuegos del mundo mundial

Probablemente piensen que es demagogia barata o que me lo estoy inventando; sinceramente, me da igual. En el GAME de la Avenida de la Estación en Almería capital lo que presencié es que se lleva la palma en cuanto a rastrerismo y perrería variada: los dependientes se estaban llevando varios Resident Evil: Operation Raccoon City desde la bandeja de los juegos seminuevos hacia la trastienda para -redoble de tambores- ponerlos a la venta de nuevo COMO NUEVOS. Lo mejor de todo es que lo estaban diciendo tan normal y ricamente, habiendo gente delante.

Sólo sigo yendo a GAME por las cutrepromociones que hace de vez en cuando de juegos decentillos pero que no han vendido una mierda, y que bajan de precio a la velocidad del rayo. Y ya.

Y así, el único nexo de unión que habrá entre gordopeceros y consolefags será el poder alzar los puños y decir con total impunidad: ¡GAME, das risapena!