¿Tenéis ganas de construir y salvar el mundo? En Dragon Quest Builders 2 visitaremos la isla de Monzola para ayudar a sus habitantes: Chako y Bananzo.

Culpables, tenemos una jugosa novedad en Dragon Quest Builders 2. Se trata nada más y nada menos, que de la isla de Monzola y sus habitantes, llamados Chako y Bananzo que podremos conocer en esta esperada secuela del juego de aventuras y construcción. Tal como aparece en Gematsu.

Al parecer, Monzola se tratará de un terreno podrido y afectado por una plaga de misteriosas frutas: las Babango. Estas dichosas frutas no tienen otra cosa que hacer que ponerse a explotar para pudrir el suelo.

Pero, en esta ocasión tendremos que recuperar el verdor de la naturaleza de la isla, y sobre todo hacer sus frondosas cosechas, que han sido devastadas por las dichosas frutas de color rosa, vuelvan a crecer. Una vez más, tocará construir y deshacer el mal. ¡Como buenos constructores!

Nos tocará echar una mano a los habitantes Chako y Bananzo; Chako es una chica emperrada en devolver el esplendor a la isla para que vuelvan a crecer las cosecha, mientras que Bananzo es el típico anciano cascarrabias barbudo que parece haberse distraído bastante del deber de cuidar de los terrenos… Por culpa de la nueva doctrina.

Y es que, para fastidiar aún más la situación, resulta que los malos, conocidos como la Orden Hargon, va promulgando por el mundo la doctrina de que “construir es malo”, por lo que disuade a las personas de construír y pone trabas a los constructores. Y por supuesto, algunos enemigos emblemáticos procedentes de Dragon Quest II, harán acto de aparición aquí para ponernos las cosas un poco más difíciles.

La secuela del juego de construcción basado en Dragon Quest y desarrollado por Square-Enix, tiene prevista su salida en Japón para el 20 de Diciembre en PlayStation 4 y Switch.