La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

De tramposos va la cosa. Y es que ayer se produjo una nueva sesión de baneos por parte de Blizzard, consiguiendo que la oleada de expulsiones en Overwatch desate la ira de aquellos que han sido echados. El popular ‘hero shooter’ de vertiente cooperativa es una interminable fuente de noticias: tenemos personajes nuevos, los cómics, las zonas secretas que descubren los usuarios bugs mediante, nerfeos y mejoras… el título de acción no para quieto.

La noticia de hoy no es positiva pero sí divertida, a mi modo de ver, claro. Blizzard inició ayer una nueva oleada de baneos con la intención de quitarse tramposos de encima y mejorar la comunidad que, como cualquier otra, está mejor sin tramposos. Siempre y cuando las expulsiones estén justificadas y no se deban a un error con algún usuario inocente me carcajearé de las rabietas de los jugadores baneados. Siempre. Y es que de eso va este artículo, de las rabietas de unos -pese a desconocer su edad- niñatos.

Os pongo en situación: imaginad que entráis a una tienda de ropa y os ponéis a robar alguna que otra prenda -Winona Style (tenéis que ver Stranger Things)-, uno de los dependientes o el personal de seguridad os pilla haciéndolo y os echan de la tienda. Una gran parte de vosotros se iría, imagino, con cara de vergüenza y os platearíais volver por la tienda en el futuro por la humillación de veros metidos en una situación moralmente vejatoria. Otros, como es el caso de algunos de los expulsados de Overwatch o de algún alto cargo de un partido político, reaccionarían amenazando a la tienda por haberles pillado delinquiendo y argumentando que es injusto. Lo normal.

Lo normal si eres un gilipollas o, como decía, un niñato con la valentía propia de no tener que enfrentarse a las miradas de la gente a la que está robando. Y no tiene que hacerlo porque una pantalla y un teclado, internet y cientos de kilómetros actúan como frontera separatoria entre el tramposo y sus acusadores. A continuación os dejo una serie de mensajes en el foro de Blizzard por parte de algunos de los baneados que no se han tomado bien el resultado de hacer trampas. Hilarantes reacciones.

La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

Este me lo tomo con humor, el jugador sabe que ha sido derrotado y balbucea incoherencias sobre su ira.

La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

Aquí un usuario al que se le llena la boca con Anonymous, heraldo de aquellos que hacen trampa en un juego online, como todos sabemos. A su vez pregunta abiertamente cómo unirse, demostrando temple y madurez. Usuario calculador de los que ya no quedan.

La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

Aquí el jugador se justifica. ¿Por qué Blizzard? ¿Por qué? No estamos destruyendo el servidor, tan solo nos estamos cargando la comunidad con trampas que mejoran nuestra puntería alarmantemente. PD: Mi hermano -supongo yo que no tramposo- me va a matar.

La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

Aquí una muestra de hasta donde llega el jeto de algunos jugadores. Propone que lo que hace Blizzard es ilegal. ¿Cómo van a saber los creadores y responsables del mantenimiento del juego si hacemos trampas? Solución: que Anonymous desenmascare de una vez a una compañía tan desalmada que no te permite hacer trampas, lo que sea antes que aceptar que eres un triste tramposo que ya no podrá jugar más.

La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

Aquí tenemos a un hacker ex plus alpha revival & Knuckles que se ofrece a ayudar a destruir el servidor de Overwatch, ya que han expulsado al autoproclamado y tramposo “mejor jugador de Overwatch”. En su currículum tiene Minecraft y deja su canal de YouTube, clásica medida de los hacker, propia de su naturaleza que les hace permanecer ocultos y lejos de la vista de la gente. Os podéis suscribir si queréis.

La oleada de baneos en Overwatch desata la ira de los expulsados

Para terminar -aunque hay muchos más si queréis buscar- os dejo la guinda del pastel. El pobre usuario se alegra de no haber sido expulsado todavía, aunque si sospecha por algo será. El caso es que ROLFS y FUCCCCKKKKKKS aparte, el correo en el que se le comunicaba su expulsión estaba en la carpeta de spam. Una historia con final agridulce.

Mi consejo es que no hagáis trampas, os engañáis a vosotros mismos y os arriesgáis a dejar de jugar al juego. Esto es aplicable a todos los juegos online, salvo aquellos en los que sea imposible que os pillen. En ese caso adelante, haced trampas, pero iréis al infierno.

(Además, con que el otro equipo tenga un par de Anas que no tienen ni idea de cómo jugar ya lo tenéis todo ganado, si es el caso de vuestro equipo, mis condolencias.)