Microsoft sigue con su afán de traer juegos chachis de sus consolas pasadas. Ahora que la saga Crysis es retrocompatible, volveremos a ser Prophet y Nomad.

Los últimos juegos que los de Redmond nos traen a Xbox One y Xbox One X son nada menos que Crysis, Crysis 2 y Crysis 3. La trilogía cúspide de Crytek al palmo de la nueva generación, ya podremos decir que toda la saga Crysis es retrocompatible.

Si echamos la vista atrás, el primer Crysis se estrenó en Xbox 360 en 2011 con una versión reacondicionada de la del, por aquel entonces, moderno motor Cry Engine 2.0. El juego original debutó en PC en 2008 y supuso una explosión de cabeza con su panorama técnico, al día de hoy sigue siendo un juego que impresiona e incluso se hace de rogar en equipos exigentes.

Crysis 2 salió también en 2011 y se centró en ofrecer una experiencia más directa y centrada en la trama, con una consecución de escenarios más dirigidos y una acción más medida a la par que cuidada. El tercero ya fue harina de otro costal, viendo la luz en 2013 volvió a romper esquemas con su aspecto visual.

Crysis no es la única beneficiada de la retrocompatibilidad estos últimos meses, si tenéis interés podéis echar una visual a lista actual de juegos disponibles para correr en vuestras flamantes Xbox One.